UF:26.637,26 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:749,60 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:49,91 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.372,00

Te Deum Evangélico: La Moneda miente

Martes 12 de septiembre de 2017

Por Mario Desbordes, Secretario General RN.

El domingo pasado, como he hecho varias veces, asistí a la ceremonia de Acción de Gracias, que las Iglesias Evangélicas organizan en la Catedral de Alameda.

En un ambiente festivo, miles de evangélicos se congregaron para orar por Chile. A medida que las alocuciones iban avanzando, la incomodidad de los ministros y subsecretarios de estado y de la propia presidenta Bachelet era evidente. Cada persona que tomaba la palabra reiteraba un sentido mensaje de pena y malestar por la aprobación de la ley de aborto, y por el ingreso de la ley de matrimonio igualitario.

Cada persona que intervino, con firmeza y a veces en tono duro, pero siempre respetuoso, reclamaban con insistencia por estas leyes que, impulsadas por la presidenta Bachelet, “hieren el alma del Pueblo Evangélico” como se señaló varias veces.

A media ceremonia, las autoridades de gobierno hicieron amago de retirarse, al parecer incómodos con lo que oían. Sentado a pocos pasos, pude escuchar como varias autoridades estuvieron durante todo el acto reclamando y planteando abiertamente su molestia, en una actitud que al menos puede calificarse como inadecuada.

Nadie personalizó la crítica en la Presidenta o en algún ministro. Nadie uso descalificaciones para hacer dicho reclamo, simplemente reiteraron una y otra vez lo que las autoridades evangélicas vienen repitiendo por años.

Al salir y para mi sorpresa, la prensa me consultó por las palabras de los ministros que reclamaron por la “falta de respeto a la Presidenta durante el acto”. Contesté y me quedé tranquilo. Está todo grabado pensé, la acusación no se sostiene un minuto cuando alguien intente buscar las faltas de respeto.

Pero nada de eso ocurrió, la prensa sin tomarse la molestia de revisar nada, y lo que es peor aún, aumentando en cada nota la “gravedad de los hechos” fue repitiendo como disciplinado regimiento, el discurso que les dejó la vocera.

Hubo insultos fuera, que sin lugar a dudas deben ser condenados. Una sola persona entre miles dentro del Templo gritó contra Bachelet y fue sacado de inmediato. Pero decir que en los discursos se faltó el respeto a la jefa de estado es mentir descaradamente.

Lo que hubo esta semana es una mezcla de operación comunicacional propia de la izquierda, en la que se sigue el libreto antiguo de victimizar a la mandataria (como no recordar que en el primer gobierno no se le podía criticar sin ser acusado de misógino) en momentos de mala aprobación, con la absoluta intolerancia a la crítica, que demuestra que la libertad de expresión es solo cuando se habla a favor del gobierno, y por último, la profunda rabia que existe en algunos sectores de la izquierda contra el mundo evangélico, pues éste se ha alzado con fuerza para reclamar contra iniciativas que para los mal llamados “progresistas” son banderas de lucha en extremo sentidas.

Ver a periodistas (políticos o deportivos, da lo mismo) haciendo gárgaras contra la falta de respeto a la autoridad (nunca dijeron ni pío cuando al Presidente Piñera se le insultaba o escupía a la salida de un Templo) y contra la intolerancia de los evangélicos es patético. Patético por que no son capaces de mostrar una sola frase donde se ofenda a nadie, y patético porque son los mismos que aplauden de pie a las ONG que defienden esos proyectos, y que insultan gratuitamente a todo el que no los comparte.

Con el correr de las horas se ha orientado la crítica a que un “candidato a diputado intervino en la homilía”. Sepa usted estimado lector, que dicho candidato, que ostenta un cargo en el Concilio de Iglesias Evangélicas, fue ovacionado por los miles de asistentes durante y al final de su discurso, por lo que me da la idea de que sus palabras interpretaron fielmente el sentir de quienes repletaron la Catedral Evangélica.

¿Alguno de los tolerantes de palacio creyó que los discursos no iban a aludir el proyecto de aborto? ¿De verdad creyeron que en la ceremonia no iban a haber reclamos por este y otros proyectos que golpean el centro de la predica de sus pastores? Lo dudo, pues los discursos del domingo NO tienen nada de distinto a lo que hemos oído en homilías anteriores (recuerdo varias mucho más duras). No me extraña tampoco que el grupo de obispos cercanos a la Presidenta Bachelet, corran a apoyar la tesis que les impuso la vocera de Palacio.

En resumen, no hubo faltas de respeto ni en la ceremonia ni por parte de los miles de asistentes dentro del Templo. Es condenable la actitud del puñado de gente que gritó afuera, pero ellos no son responsabilidad de los pastores. Y lo más obvio, la Moneda miente: ¡NO se le faltó el respeto a nadie!

Mario Desbordes Jiménez

Secretario General de RN

 

           

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...