UF:26.657,27 UTM:46.786,00 Dolar:624,53 Euro:738,80 Cobre US$/Libra:3,16 Petróleo WTI US$/Barril:51,88 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:23.157,80

Sin Niños No Hay Votos

Edison Gallardo

Viernes 29 de septiembre de 2017

Siempre en época de campaña vemos como proliferan las promesas y propuestas de palabra, estamos acostumbrados a ver pocas propuestas serias y trabajos por escrito. Sin ir más lejos, la Presidenta Bachelet ganó la elección pasada sin un plan de trabajo, sólo realizó promesas de campaña, las cuales según la Fundación Ciudadano Inteligente ha cumplido en un 58% a la fecha. Un centenar de candidatos, un centenar de promesas y propuestas varias en donde puedes ver ideas como educarse por internet, como propuso una candidata UDI, o  como la idea de  multar a aquel que viaja a exceso de velocidad, lo cual ya existe en la Ley de Tránsito Nº 18.290.

Algunos han vociferado y hasta llorado en plena sesión de la cámara, ejemplo claro es el llanto de la diputada Camila Vallejo al saber del listado de 1.313 personas fallecidas a manos de la tutela del Estado (865 de ellos eran niños), así como también por la situación actual que afecta a mas de 6.000 niños, niñas y adolecentes que se encuentran en residencias de alguna OCA (Residencia Colaboradora del Servicio Nacional de Menores),  los que ya es sabido: una vez apagada la luz, muchas cosas escalofriantes pasarán y no es que lo diga yo, son los cientos de testimonios que así lo acreditan, testimonios que se juntan al mío, ya conocido.

La visión de hoy es que los niños y adolescentes son un sector pasivo de la población, no cuentan con, absolutamente, ningún mecanismo de defensa, no tienen ninguna capacidad productiva y tampoco cuentan con derecho a sufragio, no cuentan con ningún espacio de representatividad. Los derechos del niño no son considerados como derechos humanos.

 Incluso en nuestra televisión chilena, ¿ha visto programas infantiles en nuestra parrilla programática?, ¿qué pasó con Los Bochincheros, Cachureos, Nube luz, el mundo del profesor rosa?, ¿qué paso con aquella época en donde cada domingo la niñez tenía un espacio? Cómo, entonces, pensar e imaginar siquiera que la prensa ayudaría a combatir el flagelo lacerante que ocurre con nuestros niños, si hasta ellos mismos, en pos de mantener una audiencia, han olvidado principios tan básicos como informar una realidad tan ausente como presente.

¿Por qué ausente?, porque gracias a que no se informa lo ocurrido al interior de las residencias,  estos hechos siguen repitiéndose cada vez con más continuidad.

¿Por qué hablo de esto? Pues existe una campaña de la cual tengo el honor de formar parte en su difusión,  gracias a ella, me he dado cuenta que no más de siete candidatos, a la fecha, entre Consejeros Regionales y diputados han querido sumarse.

La Campaña “Sin Niños No Hay Votos”, está enfocada en el compromiso, interés e importancia que los candidatos (CORE, diputados, senadores, Presidente) tengan con respecto a la protección de los niños y adolescentes que viven en tierras chilenas, el punto que más urge sabido por todos es el Sename. Sin embargo, esto no deja fuera a la maternidad, bebés, escolares y la familia en su conjunto.

El objetivo es que en año de elecciones, la ciudadanía vote consciente de los programas, ideas y posturas que su candidato tiene, específicamente, en materia de niñez, tiene plan / no tiene plan – es bueno / es malo y, así, tener a una ciudadanía informada.

La Fundación Infancia lleva tiempo luchando por lograr cambiar un modelo de protección obsoleto. La actual institucionalidad tiene un enfoque tutelar y sólo se centra en los niños con situaciones de vulneración de sus derechos, en su mayoría, niños de escasos recursos. Pero, la Convención de los Derechos del Niño fue realizada para TODOS los niños y no un grupo específico. El Estado de Chile tiene un trabajo centrado en la caridad, careciendo de una visión sistémica en Derechos Humanos y tanto al niño como su familia se les entrega un trato de sujetos pasivos, no entregándoles herramientas para su desarrollo, no se mira a la familia como un coadyuvante.

La Constitución de Chile consagrara a la familia llamándola el “núcleo de la sociedad”, por otra parte, la misma Constitución dice que “Es deber del Estado resguardar la seguridad nacional, dar protección a la población y a la familia, propender al fortalecimiento de ésta”. Ya vemos que ésto no se realiza.

Sin duda, es preocupante que en el centenar de candidatos que esperan ocupar un escaño en los próximos 4 años, sólo un puñado de no más de siete, haya dimensionado lo importante que logra ser esta campaña.

 Quienes por convicción y no por promoción, no se hicieron esperar, esto viene a reafirmar que  la invisibilidad aún se tiene con la infancia, en un país que se dice ser el más fraterno, el más solidario, en toda Latinoamérica, tomando como argumento la Teletón, fundación que organiza cada  año su colecta y que todo el país se sumerge en la catarsis solidaria, pero que sin duda, dentro de su consciencia, sabe que hay niños que durante los 365 días del año, están siendo abusados, golpeados, mal alimentados, torturados, descalificados verbalmente e inhabilitándolos emocionalmente.

¿Puede un país entero decirse solidario, si sabiendo lo que ocurre nada hace? Por las marchas no más AFP, más de 15.000 personas asistieron, por el aborto en  tres causales más de 20.000 personas marcharon, por la Ley Emilia, Ley Zamudio, nuestra Alameda era, realmente, un símbolo de la libertad de expresión y de derechos, todos gritando consignas y apoyando su determinada causa. Pero, por los 1.313 niños fallecidos, a la primera marcha acudieron 120 personas, a la segunda 1.200, a la tercera sólo 7.000, en su mayoría, organizaciones de la Sociedad Civil, las cuales sufren una desarticulación, en este sentido, con respecto al Estado, el que no incentiva la participación de ésta, la misma que puede aportar con fiscalización, investigación, propuestas y voluntariado al interior de las residencias.

Por ese motivo, campañas como las creadas por la Fundación Infancia, deben ser difundidas y valoradas, ya que sólo así sabremos quiénes son los comprometidos, renovar la clase política es tarea de cada chileno con derecho a voto, cambiar y mejorar la dignidad de cada niño debería ser el ideal de todos los adultos, cambiar la cruda realidad de los niños que pisan esta noble tierra, esta tierra formada por campos de flores bordados que, sin duda, se han teñido de sangre, sangre inocente.

Esperemos que, algún día, los culpables de todo lo ocurrido al interior de las casas de menores,  tengan rostro,  aunque en un programa de televisión al que fui invitado logré preguntarle a una candidata a la presidencia de la República y presidenta  de su partido político, la Democracia Cristiana, ¿si estaba dispuesta a asumir la responsabilidad de su partido, que es el principal responsable de la deplorable situación del Servicio Nacional de Menores? Obviamente, ella, olímpicamente, desvirtuó la respuesta sin asco, desviando la atención. Por lo que queda claro que la sociedad es quien tendrá la última palabra en las urnas para las próximas elecciones, esperando que vote con convicción y no por familiaridad o simpatía, pues demás está decir que la simpatía es la que ha dañado al país, desde sus cimientos.

Agradezco la oportunidad a Nathalie Oyarce, públicamente, directora de la Fundación Infancia por arriesgar todo para poner en el tapete, diariamente, a los niños, un esfuerzo casi inimaginable, más sabiendo que es esposa, madre, trabajadora y cada dia no sólo se preocupa de la familia, casa y trabajo, sino también, de cada  niño, niña y adolecente de Chile,  que esperan en esta sociedad una sola cosa: justicia, dignidad y amor.

Edison Gallardo. Autor del libro Mi Infierno en Sename. Director ejecutivo Red Infancia Chile ONG.

 

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...