UF:26.617,26 UTM:46.647,00 Dolar:666,53 Euro:753,98 Cobre US$/Libra:2,57 Petróleo WTI US$/Barril:50,73 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:20.894,83

Putin, la nueva Rusia y el mundo

Ricardo Israel

Martes 27 de diciembre de 2016

En verdad, la nueva Rusia de Putin es antigua. Es la Rusia histórica, la de los zares y la Iglesia ortodoxa. La que siempre fue potencia en Asia y Europa.

El gran error de Occidente ha sido pensar que Putin quiere reestablecer la Unión Soviética, y aunque califique su desaparición como “catástrofe”, sabe que está bien enterrada.

Es la vieja Rusia la que inspira sus acciones, la que lo llevó a re-ocupar Crimea, que siempre se expandió hacia el Este, pero fue invadida desde el Occidente. Esa es su brújula geopolítica.

La revista Forbes lo declaró la persona más poderosa del mundo el 2016 y por cuarto año consecutivo.  Pero, esa es parte de la película, ya que es un personaje complejo. Tanto que Benedicto XVI, ha dicho que es “un hombre ávido de poder”, pero que está “de algún modo convencido de la necesidad de la fe”.

Su popularidad ronda el 80% en Rusia. No goza de buena prensa en muchos países que cometen con él, el error de revivir la fenecida Guerra Fría, empezando por la CNN, el New York Times y otra prensa de prestigio. No es ningún ejemplo de democracia liberal, pero en Rusia tiene tal apoyo, porque en él ven estabilidad y progreso, ya que, asumió las riendas de un ex imperio que estaba destruido económica, política, socialmente y en manos de mafias. Les devolvió el sentido de orgullo perdido, lo que explica que, mientras más lo critican, más sube su apoyo interno.

Ha ganado, una tras otra, las acciones que ha emprendido, ya que su visión es estratégica, determinada por la historia y la geopolítica, por lo que sanciones económicas no lo van a desviar de su ruta: devolverle a Rusia el estatus de potencia que tuvo, no el de superpotencia, pero tampoco el de un jugador menor, al que se le pueden dar órdenes.

EE.UU. se ha equivocado con él y el desprecio que parece expresar Obama no ha ayudado. No es un libertario, pero si uno mira la historia rusa, a pesar de todo, incluyendo la represión a sus adversarios políticos, hay mayores grados de libertad que en otras épocas. Parece insólito, pero es la verdad de los hechos, ya que Rusia debe ser comparada consigo mismo y no con Suecia. Tampoco con el período de Yeltsin, que fue uno de anarquía y caos.

El de hoy, es uno de estabilidad que es lo que le reconoce su gente y, por lo tanto, están las condiciones para un acuerdo global que lo ha buscado Rusia, pero le ha sido negado, lo que se hace difícil de entender, toda vez que se dio uno con Irán.

Es el aliado que se necesita para derrotar a la verdadera amenaza global, que es el Yihadismo. Rusia tiene la voluntad política y la disposición de lucha. Lo ha demostrado en Siria, donde EE.UU., va a tener que reconocer una realidad que no le gusta, que Al Assad no sólo no perdió, sino que está en la mejor situación en años, por lo que van a tener que negociar con él y, por lo tanto, con Rusia.

¿Qué pide Putin? Un acuerdo global que le reconozca intereses legítimos de seguridad, su poderío militar y que la OTAN no busque acercarse territorialmente a Rusia, incorporando países vecinos.  Hoy, la ciudad de Moscú está a tiro de artillería de sus antiguos enemigos. Y eso, hay que tenerlo en cuenta.

Si Rusia combate en Siria no es sólo, porque allí tiene salida al mediterráneo, a través de una base militar, también porque jóvenes rusos han sido atraídos a combatir por ISIS en una, aún mayor, proporción que europeos y, además, ya pasaron la etapa de luchar contra un proto-califato en Chechenia, donde en el período pre Torres Gemelas Rusia era culpada, pero, desde entonces, saben que toda solución comienza por la derrota militar del terrorismo.

Que no se comprende a Putin lo demuestran acusaciones que no han aportado pruebas de que intervino en la elección estadounidense. Evidentemente, quien escribe estas líneas no tiene forma de saber si los hackers fueron o no rusos (ojalá lo clarifique una investigación independiente en EE.UU.), pero no le cabe la menor duda que no fue Putin quien estuvo detrás de ello, porque si ha logrado tantos éxitos en la arena internacional es, precisamente, porque está muy lejos de ser un aventurero, sino que actúa con racionalidad y no iba a arriesgarse a algo así.

¿Será Trump la persona para llegar a ese acuerdo? La verdad es que no lo sabemos, dada su forma de ser y la facilidad con la que cambia de opinión.

Por lo demás, si EE.UU. llegó a uno con China que cambió al mundo el siglo pasado, ahora uno con Rusia le puede ayudar a enfrentar los nuevos desafíos del  siglo XXI, que incluyen a la propia China.

Ricardo Israel,

Abogado, analista político.

 

 

El "meme" del día

Las inversiones del PS ...

Las inversiones del PS ...