UF:26.637,26 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:749,60 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:49,91 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.372,00
Programa Felipe Kast 2017: Grandes novedades, pero también lista de supermercado

Programa Felipe Kast 2017: Grandes novedades, pero también lista de supermercado

Viernes 5 de mayo de 2017

EL MURO continúa con el análisis de los programas de gobierno de los distintos candidatos para las presidenciales 2017. Ahora le corresponde el turno al representante de Evópli, el diputado Felipe Kast.

“130 propuestas de gobierno para un Chile libre, justo e incluso” es el título del programa de gobierno del candidato de Evópoli, Felipe Kast y que fuera presentado el 18 enero de este año.

El documento -elaborado por el Centro de Estudios Horizontal- se inicia con un relato sobre el desprestigio que hoy vive la política en nuestro país, ante lo cual, y sin caer en el lugar común de mostrarse como personas “fuera de la política” y sumarse a las críticas desde un supuesto trono de superioridad moral (muy típico en la historia de la centroderecha), el programa se hace cargo  y “reivindica la importancia de la política y de la sociedad civil como motor de lo público”, asegurando que  “sin política, sin buena política, no hay posibilidad de tener una democracia que permita construir un país mejor”.

Sin duda un punto de vista novedoso dentro de la tradición de la centroderecha chilena, acostumbrada a invocar la supuesta supremacía absoluta de lo técnico por sobre lo político, reconociendo, por fin, la importancia de la legitimidad política de las propuestas públicas y el hecho que en una democracia de verdad, las formas y el cómo se construyen estas, son tan importantes como su contenido. Sin legitimidad política y social hasta la mejor de las soluciones está condenada al fracaso.

El segundo punto destacable del programa es que, al igual que el del ex presidente  Piñera (que ya analizamos en una nota anterior), Felipe Kast toma una postura clara en favor del modelo de desarrollo chileno de los últimos 30 años, reconociendo los grandes avances producidos en el país y rechazando así la lógica refundacional expresada por un sector de la izquierda.

En este punto, también es digno de destacar que esta visión del pasado va más allá del análisis que se realizó en el programa de Piñera, pues Felipe Kast reconoce que, a pesar de dichos avances, sí ha existido una gran deficiencia en nuestro modelo de desarrollo: la Política.

Así, el documento critica la visión excesivamente economista de la derecha tradicional, señalando que dicho sector político:

“Confiaba en un sistema económico que parecía operar con piloto automático. Minimizó la importancia de las ideas y de la necesidad de construir un proyecto político de largo plazo con noción de justicia clara, con un sueño más allá de los 20 mil dólares per cápita. Una derecha que, por lo mismo, reivindicó muchas veces una versión empobrecida de la subsidiariedad, centrándola en el tamaño del Estado más que en su efectividad y robustez para cumplir con su innegable rol regulatorio y social: Una derecha que también ha sido tímida respecto del de la sociedad civil y sus cuerpos intermedios como motor de público”.

En esta primera parte, sin duda que el documento de Evópoli destaca con creces.

Principios inspiradores

En el capítulo denominado “Principios que inspiran las propuestas”, el programa de gobierno señala como eje fundamental una “concepción general de justicia”, y aunque no profundiza mayormente en ella, sí menciona algunas características de como esta se plasmaría.

Así proponen una sociedad donde el mérito y el esfuerzo sean los motores del desarrollo, y donde una sociedad civil, que valore la diversidad y la inclusión, sea la protagonista de la democracia.

Por último, reafirma la importancia fundamental del crecimiento económico, el cual debe ser vigoroso y de largo plazo, y que el verdadero problema no es la desigualdad a secas que plantea la izquierda, sino que la “desigualdad injusta”, para lo cual adhiere fuertemente el principio de la focalización de las políticas públicas.

La lista de supermercado

Sin embargo, después de este interesante relato político, el programa cae también, al igual que el de Piñera, en la famosa “lista de supermercado” y que en este caso es casi el doble de extensa que la del ex mandatario, llegando nada menos que a 130 medidas.

Pero, a pesar de lo anterior y del hecho de que más de la mitad de las 130 propuestas nada dicen de un programa distintivo de centroderecha, si cabe destacar que contienen un importante número de medidas destacables.

Lo destacable y lo nuevo

Entre las propuestas que se destacan se encuentra especialmente las referidas al tema tributario, en donde se propone “volver a un sistema integrado, reparando los estímulos a la inversión y el ahorro”, los que se habrían visto enormemente perjudicados por la reforma tributaria de Bachelet.

Además, se postula una tasa única del 27% tanto para personas como empresas y una rebaja del IVA a 17%, eliminando al mismo tiempo, todas las exenciones de dicho impuesto. A lo anterior se suma la eliminación sistema de renta presunta y la igualación de los actuales impuestos a los combustibles.

Medidas tributarias muy en consonancia con la última propuesta del partido republicano (y Donald Trump) conocida recientemente, y que tiende a rebajar la carga impositiva, simplificar el sistema, eliminar exenciones y mantenerla recaudación fiscal.

Otro tema novedoso para la centroderecha, es la propuesta de Igualdad de derechos para diversidad sexual, en donde se propone: matrimonio igualitario, reconocimiento de la identidad de género y fortalecer el marco regulatorio antidiscriminación.

Sin embargo, a pesar de lo novedoso de la propuesta, estos temas son todavía muy discutidos entre los partidos de Chile Vamos, y así queda ver si Felipe Kast hará de estos puntos un factor de división o privilegiará los acuerdos dentro de la centroderecha. Por último, resulta inexplicable en este punto, la ausencia de una postura clara frente al aborto en general y en particular, sobre el proyecto de tres casuales que actualmente se tramite en el congreso.

Otro punto interesante y novedoso, es su propuesta de reestructuración y agrupación de ministerios, reduciéndolos a 13, lo que implica, una cirugía mayor y muy saludable, a nuestra deficiente organización estatal.

Destacable es también la propuesta de una “Constitución mínima para una democracia máxima”, y que pretende una constitución que se base en los llamados “esenciales constitucionales”, y que por tanto  “busque consagrar los órganos básicos de nuestra institucionalidad, sus límites y contrapesos”, evitando así el exceso de principios meramente programáticos que hacen que la Constitución parezca más un programa de gobierno en campaña que la ley fundamental de la república.

A la vez, propone disminuir el actual “hiperpresidencialismo” y lograr un sano equilibrio entre el Ejecutivo y el Congreso, a la vez que aboga -y en este punto se compra el discurso de la izquierda-, por una atenuación de los llamados mecanismos constitucionales contramayoritarios.

Por último, aseguran que mantendrán la gratuidad para el 50% de los estudiantes más vulnerables en Educación Superior y perfeccionarán el CAE. Sin embargo, no se pronuncian sobre la reforma a la Educación Superior en su conjunto, lo cual es una omisión grave.

En conclusión …

El programa de gobierno de Felipe Kast aporta una visión y unas ideas novedosas para lo que ha sido la traición de la centroderecha, ampliando así el ámbito electoral de Chile Vamos, ayudando a construir una alianza política más amplia y diversa en el sector.

Sin embargo, queda la duda si esa misma diversidad se utilizará para ampliar la centroderecha o para dividirla. La tentación de agudizar las diferencias con el resto de la centroderecha para posicionarse de mejor manera de cara a las primarias, si bien sería una ganancia en el corto plazo, podría provocar un grave daño para la proyección en el tiempo de Chile Vamos. Solo con el tiempo se verá si prima la generosidad de la visión amplia o el aprovechamiento de las necesidades urgentes.

Por último, y como punto débil del programa, está la caída en la vieja práctica de la “lista de supermercado.” Un interminable conteo de propuestas, entre la que sin duda hay muchas destacables, pero que en realidad no ayudan mucho a un mensaje político profundo, pero a la vez sencillo y eficaz, y que es lo propio de una campaña política.

EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...