El tiroteo en la izquierda que dificulta un acuerdo en segunda vuelta

0
292

No se dan tregua. La recta final de la contienda presidencial se ha transformado en un verdadero campo de batalla en el mundo de la izquierda, con candidatos que a diario se atacan en duros términos para marcar diferencias e intentar captar el electorado por el cual todos ellos compiten.

Desde Eduardo Artés, que le pone fecha de vencimiento al Frente Amplio, pasando por Beatriz Sánchez que expresa que no se puede ganar una elección haciendo campaña del terror, que se suma a los dardos provenientes del comando de Alejandro Guillier para contrarrestar la ofensiva de Marco Enríquez contra el senador, hasta Carolina Goic que anuncia que es difícil pactar sobre definiciones programáticas inexistentes.

“Analistas coinciden en que aun cuando las cúpulas puedan alcanzar algún tipo de pacto, el nivel de virulencia que ha alcanzado la contienda en el sector hace poco creíble a ojos del electorado cualquier acuerdo que se logre finalmente.”

Así, cada vez se debilitan más los llamados de algunos dirigentes para generar las condiciones que faciliten un acuerdo entre las distintas fuerzas políticas de cara al balotaje, considerando que la disputa no es solo de forma, sino que de fondo, respecto a cuál proyecto de izquierda se termina imponiendo.

A su vez está el agregado de que en caso de salir derrotados en la presidencial, el actual oficialismo deberá evaluar cómo se reestructura para cumplir el rol de oposición los próximos cuatro años, por lo que los acuerdos que deben tomar para una probable segunda vuelta son más bien de largo alcance.

Diatribas que no solo tienen un impacto directo en la tensa relación que existe en el bloque de izquierda, sino que también incide en la disposición que pueda llegar a tener el electorado afín al sector de participar en la segunda vuelta si es que sus candidatos quedan en el camino.

Al respecto, Aldo Cassinelli, director ejecutivo del Instituto Libertad, afirma que recorriendo la región de Arica estos últimos días, ve muy complejo que la izquierda alcance un acuerdo para la segunda vuelta por una cuestión de contenido y práctico.

“Es muy difícil, porque los candidatos, que debiesen estar motivando una alianza, han sido tan agresivos entre ellos, que después cómo le explicarán a sus seguidores que estas pugnas eran asuntos de campaña de primera vuelta, o una suerte de primaria, pero que en realidad son todos amigos”.

El analista dice que eso es posible en una primaria, donde hay tiempo suficiente para recomponer relaciones, y cuando el electorado distingue que los candidatos del mismo sector se deben diferenciar. No obstante, argumenta que cuando se está en una elección definitiva, con el nivel de agresión que se registra en la izquierda, con MEO disparando con todo a Guillier, y Carolina Goic tomando absoluta distancia del Partido Comunista, no ve por dónde se pueda arribar a un acuerdo.

“Ni siquiera veo opción de un acuerdo programático que le podría dar sentido a la unidad de la izquierda en Chile, donde un programa tan light puede terminar en lo mismo que ocurrió con el programa de Michelle Bachelet, que fue la biblia durante el primer año, y de pronto nos dimos cuenta que nadie se lo había leído, y que en realidad importaba obtener el poder”.

Agrega que no se puede constituir una coalición cuando hay dirigentes a los cuales les resulta muy difícil pactar con el Partido Comunista. Esto es particularmente complejo cuando los datos indican que la transferencia de votos de un oponente a otro no superaría el 70%. “Esto se da precisamente porque hay una enemistad cívica muy profunda, y eso, en cuatro semanas, entre la primera y segunda vuelta, no va a cambiar”.

Cassinelli plantea que este tipo de situaciones muestra la disonancia que existe entre los dirigentes políticos y el electorado, especialmente de aquellos que no dependen de la dirigencia ni del aparataje del Estado.

El representante del think tank puntualiza que la dirigencia puede que se ponga de acuerdo, pero indica que es difícil explicar eso hacia abajo para que sea creíble. “El acuerdo puede ser cupular, pero con muy poca efectividad a nivel del votante general”.

El experto finaliza planteando que las personas se van a abstener, porque cuando vean que su candidato de izquierda, entre las varias izquierdas que hay actualmente, no pase a segunda vuelta, y tengan que optar por un postulante que es irrelevante, probablemente no votarán.

Para Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, cuando se dan estos altos niveles de virulencia en las campañas es porque surgen diferencias ideológicas importantes, pero que tienen que ver más con una estrategia que busca quitarle votos al resto de los candidatos mediante la diferenciación.

A partir de esto, el académico se pregunta qué tan creíble es que en una segunda vuelta, a un electorado que durante meses ha estado en una sintonía, se le cambie el foco de un momento a otro. “Resulta complejo”, enfatiza.

“Lo que queda en la retina del electorado son formas, y esas formas las atribuye a tal o cual contenido. Pero no logra visualizar los elementos más de fondo. Desde ese punto de vista, resulta contradictorio que en una segunda vuelta se le pida al electorado que cambie de opinión cuando se ha dicho muchas cosas respecto al candidato que continúa en carrera”.

Guzmán insiste que los temas programáticos no son tan relevantes en términos de la discusión que se da, ya que los ataques se refieren más a otro tipo de situaciones, como si Guillier consiguió firmas de narcotraficantes, o si dice la verdad, aspectos que nada tienen que ver con el contenido.

“Si a las personas las polarizan o las llevan a un extremo, es eso lo que dificulta en segunda vuelta que vayan a votar, más allá de que después se hagan llamados a apoyar a un determinado candidato”.

El académico termina indicando que este tipo de conflictos puede que no desmovilice a mucho electorado, pero basta que desmovilice a un porcentaje menor en una carrera tan estrecha, para que ese porcentaje pueda significar la derrota.

Carlos Cuadrado S./El Muro

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here