Teodoro Ribera, ex ministro de Justicia: “El ministro Jaime Campos no engañó a nadie y tampoco fue desleal”

0
655

Teodoro Ribera, ex ministro de Justicia en el primer período de Sebastián Piñera defendió el actuar de Jaime Campos por no firmar el decreto que permitía el cierre de Punto Peuco el último día hábil del gobierno de Michelle Bachelet.

En conversación con EL MURO, el ex secretario de Estado dijo que la mandataria no le pidió la renuncia al ministro porque sabía desde antes la postura de Campos al respecto, y de haberlo hecho la situación se habría transformado en un escándalo de proporciones mayores justo antes de dejar el cargo, dejando una sensación de inestabilidad interna y quiebre de confianzas.

¿Qué opina de la polémica que se ha generado por el decreto para cerrar Punta Peuco que el ex ministro de Justicia Jaime Campos se negó a firmar?

Estamos hablando sobre supuestos donde los actores que podrían haber participado en él no han develado realmente la información, por lo tanto, esto pasará a los anales de la historia por saber si efectivamente existió o no la disposición de impulsar esta iniciativa y el freno por parte de otros.

El ministro Campos dice que a él no le llegó ningún decreto, sin embargo, la subsecretaria Lorena Fries vio los papeles con la firma de la presidenta que estaban en la mesa del ministro.

Normalmente los subsecretarios no andan hurgueteando lo que hay en las mesas de los ministros. Además, el ministro Jaime Campos se caracterizó desde su nombramiento como una persona con una alta independencia en la irradiación de sus opiniones. En múltiples oportunidades señaló la inconveniencia de cerrar Punta Peuco y es probable que ese sea un elemento que se haya tenido a la vista para no enviar el decreto respectivo.

¿Por qué cree que el ministro Campos no firmó el decreto?

La situación más real en Chile es que hay una crisis carcelaria con un hacinamiento importante en muchos penales. Más allá de la decisión que el gobierno pasado hubiese optado por Punta Peuco, el traslado de personas de mucha edad y de las condiciones que invisten hubiera obligado igual a destinarlos a penales segregados para resguardar adecuadamente su salud y su seguridad.

Por lo tanto, el cierre de Punta Peuco más allá del simbolismo que ello podría haber implicado, no habría modificado sustancialmente las condiciones de la población penal que ahí está porque esas condiciones se deben a hechos objetivos, es decir, la edad y el riesgo que corren dado los roles que jugaron en el pasado.

¿Por qué cree que la presidenta Bachelet dejó este trámite para última hora?

El gobierno de la Presidenta Bachelet realizó muchas acciones más bien testimoniales políticas, en vez de acciones que tenían por objeto generar un efecto realmente jurídico. Hubo presentación de reformas constitucionales y proyectos de ley que se sabía que no tenían destino, pero se recurrió a ello desde el punto de vista testimonial.

Es probable que sabiendo que el ministro Campos tenía una opinión distinta, había un hecho objetivo que habría implicado o que el ministro Campos pidiera días administrativos o vacaciones para poder proceder con un ministro que lo subrogara, o derechamente el acto mismo no se podía realizar.

Cuando se creó Punta Peuco una situación similar se vivió con el entonces ministro Ricardo Lagos que se negó a firmar un decreto que estaba siendo impulsado por el Presidente de la República Eduardo Frei.

¿Qué se hizo en esa situación?

Hubo una adecuación administrativa que permitió salvar el problema. Pero realizar acciones como estas al final de un período sabiendo además que las autoridades entrantes tienen una opinión distinta respecto al futuro de Punta Peuco y que podían retirar el Decreto Supremo de Contraloría antes de la toma de razón, era nuevamente un acto simbólico y testimonial sabiendo que no tenía viabilidad de convertirse en norma jurídica.

¿Considera esta acción del ministro Campos como una especie de boicot contra la Presidenta?

El ministro Campos en innumerables ocasiones dio a conocer su opinión y lo hizo “urbi et orbi”. Se sabía lo que él pensaba, lo dijo, lo reiteró y por lo tanto el gobierno sabía que esta era una situación difícil, y al aceptar esto tenía que hacerse cargo de las consecuencias.

El ministro Campos no engañó a nadie con su opinión. Hay un dicho español que dice “el que avisa no es traidor”, el ministro Campos avisó reiteradamente cuál era su opinión, por lo tanto él no tuvo un acto de deslealtad hacia el gobierno, ni hacia la presidenta.

Tampoco firmó el decreto que autoriza el indulto al ex frentista Jorge Mateluna.

El ministro Campos es una persona que tiene un alto nivel de independencia, es un abogado penalista que tiene un estudio jurídico solvente, que tiene un pasado académico aprobado, ha hecho una larga carrera política y que en el pasado también ha tenido actos de independencia significativos.

Yo me acuerdo de una acusación constitucional contra un ministro de la Corte Suprema donde el ministro Campos fue el único que en la Sala señaló que un ministro de la Corte Suprema acusado constitucionalmente en ese momento era el prototipo del juez venal, estamos hablando de principios de los 90.

El ministro Campos se caracteriza por tener independencia intelectual y por manifestar eso con vehemencia. Eso es una fortaleza indudable y también puede ser una debilidad desde el punto de vista de la unidad de un gobierno, de hecho, Campos siempre ha tenido esa independencia.

¿La Presidenta le podría haber pedido la renuncia?

La Presidenta siempre pudo haber pedido la renuncia, y haber nombrado a otro ministro, pero eso hubiese sido una situación sumamente incómoda al final de un gobierno.

¿Hubiese sido un escándalo de proporciones mayores?

Por lo menos una situación de inestabilidad interna y de quiebre de confianzas grandes. El ministro Campos estaba ahí sabiéndose como pensaba, él nunca ocultó lo que pensó. Desde el comienzo manifestó claridad al respecto. Si el gobierno en su oportunidad dejó a Campos en ejercicio del cargo sabiendo lo que pensaba, tenía que aceptar las consecuencias. El ministro campos no engañó a nadie, fue leal consigo mismo y transparente en sus opiniones.

Carola Oyarce/El Muro

Foto: Agencia Uno

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here