Programa de Piñera 2017: Un “mix” entre posturas claras y lista de supermercado

0
137

Titulado como “Tiempos mejores” y caracterizado como “Bases del Programa de Gobierno del ex presidente de la República Sebastián Piñera. Principales acciones, iniciativas y proyectos”, se presentó el primer programa de gobierno del expresidente Sebastián Piñera.

Y aunque siempre se dice que nadie lee los programas, EL MURO pretende realizar un análisis de los documentos programáticos de cada uno de los candidatos a la presidencia 2017, comenzando con el de Sebastián Piñera.

Partamos por señalar que la parte conceptual del programa, contenido en sus primeras páginas, es tal vez lo más llamativo de las propuestas del exmandatario. En este punto, Sebastián Piñera toma una postura clara y definida ante los cuestionamientos al sistema político y económico de los últimos 30 años en Chile.

Posturas de fondo claras y contundentes

En tal sentido, el documento de Sebastián Piñera enumera los éxitos del actual sistema, el que a su juicio, habría permitido en los últimos 30 que:

–          Chile se convirtiera en la nación de mayor ingreso per cápita, con mayor expectativa de vida y con la mejor cobertura de educación y salud de toda América Latina.

–          Se redujera la pobreza a la cuarta parte.

–        Surgiera una amplia y diversa clase media, que ha generado un profundo cambio social y cultural en el país.

–          Recobrar la democracia en forma pacífica y ejemplar.

Sin embargo, agrega el programa, en los últimos años se ha perdido el rumbo y el país se ha estancado por culpa del actual gobierno de la Nueva Mayoría. El Estado de derecho se ha debilitado y también la confianza y optimismo de los chilenos.

Un cambio de rumbo claro

En dicho escenario, es destacable que el documento también sea claro en comprometerse con un cambio de rumbo.

No más cultura de la retroexcavadora y volver a la política del diálogo y los acuerdos y combate a la demagogia, la improvisación y el populismo, serían los elementos que caracterizan a esta nueva dirección de los asuntos públicos.

Una toma de postura clara y contundente y sin duda, uno de los puntos fuertes del programa presentado por el exmandatario.

Contenido vacío

Sin embargo, no tiene la misma claridad, la declaración de que en su gobierno se buscara promover y compatibilizar cuatro principios fundamentales: La Libertad, la Justicia, el Progreso y la Solidaridad.

Y no la tiene, porque una formulación tan general es casi lo mismo que decir “encontraremos la cuadratura del círculo”, más todavía cuando se dan unas vagas directrices de cómo se alcanzaría lo anterior, lo cual hace que la siguiente declaración de intenciones del programa de Piñera y que se resumen en la frase:

“La visión que nos guía es la de un Chile que progresa unido,

más libre, más justo, más solidario y en paz”

Sea una idea más bien vacía y sin contenido práctico alguno. Declaración que por lo demás, podría estar contenida perfectamente en cualquiera de los programas de gobierno de los actuales candidatos presidencial, desde José Antonio Kast hasta Beatriz Sánchez.

Sin embargo, y a pesar de la vacía declaración anterior, el programa vuelve a tomar una postura clara en uno de sus ámbitos, y que está relacionado con la primera parte del mismo. El programa se la juega comprometiéndose a duplicar el crecimiento económico actual y sentar las bases para que dentro de los próximos 8 años, Chile sea uno de los 30 países con mayor desarrollo humano del mundo.

Claramente se ve aquí una decisión de privilegiar el crecimiento económico como llave maestra para el desarrollo futuro del país, en clara y saludable oposición a la idea dominante de los últimos años, que ponía el énfasis en redistribuir antes que en el crecimiento. Mismo ánimo que se ve cuando se enumeran las 5 prioridades del próximo gobierno, donde en el lugar número uno aparece precisamente “más crecimiento económico”.

La lista de supermercado

De ahí, sin embargo, el programa cae en la siempre tentadora “lista de supermercado”, con una eterna enumeración de supuestas medidas concretas que se tomaran durante el gobierno, y que en el caso del programa de Piñera, llegan a 62, de las cuales al menos 50 podrían estar contenidas también en cualquiera otro programa presidencial de los actuales candidatos a la presidencia, por lo que en realidad solo destacan como propias e innovadoras, un puñado de ellas, las que sin embargo, no por eso dejan de ser muy interesantes.

Una primera categoría del puñado de propuestas destacables, dicen relación con la postura a tomar ante las 4 principales reformas impulsadas por el Gobierno de Michell Bachelet:

–          Nuevo sistema solidario de acceso a la educación superior, lo cual implica detener la actual reforma a la educación superior tal como la entiende la Nueva Mayoría.

–          Nuevo sistema tributario pro crecimiento, lo cual necesariamente implica modificar la última reforma tributaria de Bachelet.

–          Revisión de la última reforma laboral.

–          Aumento cotización de 10% a 14% de cargo el empleador y que ese aumento pase directo a la cuenta individual y sea heredable, lo cual está también en clara contradicción con la última propuesta del gobierno.

Después viene un listado más misceláneo, pero que sí se puede catalogar de medidas propias e innovadoras, tales como:

–          Crear 300 liceos bicentenarios de excelencia.

–          Incorporar el principio de responsabilidad fiscal en la Constitución.

–          Plan de austeridad fiscal. Congelar nuevas contrataciones en el sector público y reducción del 10% en asesores a honorarios.

–          Erradicación de los campamentos para el 2026.

–       Red “Clase Media Tranquila”. Esquema de seguros sociales para proteger a las familias chilenas de las vulnerabilidades más relevantes durante la vida.

–          Revisión del periodo presidencial.

–          Reducir los parlamentarios a 120 diputados y 40 senadores.

–          Fin del Transantiago en un plazo de 8 años.

En conclusión …

En conclusión, podemos afirmar que siendo en lo sustancial una propuesta bien articulada (no es el programa definitivo), el documento del expresidente Sebastián Piñera es un “mix” entre posturas claras sobre el modelo de desarrollo chileno y una lista de supermercado de 62 medidas, de las cuales al menos 50 no dicen nada sobre lo “distintivo” de un futuro gobierno de centroderecha. Sin perjuicio de lo anterior, el puñado restante contiene importantes méritos que no se deben subestimar, ya que son coherentes con las principales posturas asumidas en la parte conceptual del programa y por tanto, un aporte serio al debate presidencial 2017.

EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

 

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here