Nuevo – No hay dos lecturas: El Gobierno se dejó chantajear, se humilló y se rindió ante la presión

0
735

Molestos, así reaccionaron algunos parlamentarios de centroderecha tras conocer la medida adoptada por el Gobierno, quien solicitó a la justicia modificar la prisión preventiva de los comuneros mapuches que se encuentran en huelga de hambre desde hace 113 días.

La petición se debe a que uno de ellos, Alfredo Tralcal, que fue acusado de participar en un ataque incendiario a un templo evangélico en la comuna de Padre Las Casas el 2016, fue internado en el hospital regional de Temuco al sufrir una hemorragia estomacal por no consumir alimentos ni líquidos.

Ante esta situación, el senador se Renovación Nacional, Alberto Espina, calificó la medida como un acto de debilidad del Gobierno frente al terrorismo, dijo que no tiene ninguna justificación y que es una conducta contradictoria porque en esta causa es querellante y acusó a los actuales presos por la quema de una iglesia evangélica.

“Había niños en su interior y sus madres se salvaron milagrosamente, por lo tanto, el Gobierno actúa en defensa de las víctimas y si acusó es porque tiene la convicción de que cometieron un delito.  Cómo se justifica que asuma el rol de defensor al pedir que se rebaje una medida cautelar de prisión preventiva que en diez oportunidades ha mantenido la Corte de Apelaciones de Temuco por considerar que los detenidos son un peligro para la sociedad. En esta materia el Gobierno ha demostrado debilidad como lo ha hecho siempre para defender a las víctimas de la violencia, particularmente en los actos de terrorismo que ocurren en La Araucanía”, precisó.

Para el parlamentario, la huelga de hambre no tiene ninguna justificación y según su punto de vista eso se hace en países en que no existe un estado de derecho como Venezuela o Cuba y donde los opositores son encarcelados por razones políticas, no son juzgados por tribunales imparciales y tampoco tienen derecho a una adecuada defensa.

“Chile es un país que tiene tribunales autónomos e independientes, los acusados tienen defensa y por lo tanto no hay ninguna razón ni explicación para que exista una huelga de hambre, ya que su juicio se lleva adelante respetando las normas con el debido proceso”, aseguró.

Alberto Espina aclaró que el pueblo mapuche es un pueblo pacífico que rechaza la violencia y que reivindica sus derechos con justicia, pero dentro del marco de la ley. “Aquí es evidente que el Gobierno se dejó presionar por los violentistas y cedió a estas presiones. Además se produce una gran contradicción porque por un lado el subsecretario Aleuy demostraba convicción y firmeza para investigar a fondo los delitos de terrorismo en La Araucanía y por otro, el ministro del Interior debilita la acción de Aleuy cuando de ser querellante pasa a ser defensor de los imputados”, puntualizó.

El ex director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Gonzalo Yuseff, calificó el hecho como una mala señal y una decisión política que tendrá consecuencias. “A lo mejor esa acción le significa al Gobierno terminar un problema que es la huelga de hambre, pero genera un precedente muy malo, porque quiere decir que cualquier condenado a un delito grave va a hacer una huelga de hambre. En el sistema penitenciario chileno hay cientos de personas que están en huelga, pero nadie le da mayor atención. Por qué esta gente tiene que tener un trato distinto me parece que el Gobierno debería justificar por qué”, afirmó.

Gonzalo Yuseff explicó que el Gobierno por un lado se deja chantajear, pero por otro lado evita que se muera un comunero, sin embargo, precisó que no ha habido ninguno que se haya desestabilizado tanto porque hay normas que obligarían al estado a pedir un recurso de amparo para obligarlo a alimentarse vía sonda.

“Ese debería haber sido el camino, alimentarlos a la fuerza si es que no querían comer a través de los métodos autorizados por los tribunales, pero no se puede dejar a la gente morir y tampoco se le puede permitir que se mejore su situación procesal por eso mismo”, destacó.

El diputado José Manuel Edwards manifestó que el Gobierno al hacer eso cede a las presiones que le están ejerciendo, “es como ponerse de rodillas a lo que ellos están exigiendo. Yo estoy totalmente en contra de la petición que hizo el Gobierno. Es debilidad y también ambigüedad, falta de firmeza en el sentido de enviar señales claras de voluntad de perseguir el delito y defender a las comunidades que sufren por los ataques, me refiero a parceleros, agricultores, camioneros y en particular las comunidades evangélicas, mapuches y católicas que han visto afectadas y quemadas sus iglesias”, recalcó.

“Recordemos que estos comuneros fueron acusados a plena luz del día por entrar a una iglesia, romper los vidrios, a culatazos sacar a  la gente, rociaron la iglesia con acelerantes y  después la incendiaron. Es un delito evidentemente terrorista y la medida precautoria de prisión preventiva a mi juicio es lo mínimo que puedan tener”, señaló.

Según el parlamentario, es evidente que el Gobierno está cediendo a las presiones, no sólo por las medidas precautorias, sino porque está planteando toda una modificación para eliminar la ley antiterrorista y pasarla al código penal.

“Yo le anuncio que muchos de nosotros vamos a rechazar cualquier modificación que signifique un traje a la medida de los propios terroristas. Si hay alguien que no puede opinar en la modificación de esta ley son los violentistas y nosotros vamos a rechazar que el Gobierno haga un traje a la medida para ellos”, sentenció.

José Manuel Edwards dijo que lo ideal hubiera sido que el Gobierno reaccionara defendiendo a las víctimas cuando son ellas las que esperan que los procesos se apuren, como el caso de la familia Luchsinger Mackay.

“Cuántos años llevan esperando por un juicio y cuánto se han demorado. Cuáles han sido las maniobras dilatorias que todos los procesados en su juicio y muchos otros han utilizado, por lo tanto, estamos de acuerdo con apurarnos y agilizar los trámites, pero me hubiese gustado que el Gobierno protegiera a las víctimas y no atendiera un requerimiento de personas que están siendo acusadas, sobre todo cuando a una de ellas se le cayó lo que estaba usando para taparse la cara y fue vista, por ende la prueba de que es uno de los autores es bastante contundente”, aseveró.

Carola Oyarce/El Muro

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here