Los negros días de la CUT y la escasa convocatoria para la marcha del 1 de mayo

0
53

¡En el pasado!, así pareciera que habrían quedado las imágenes de las multitudinarias marchas convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para el 1 de mayo, donde miles de trabajadores se plegaban en las calles del país, con pancartas, megáfonos y banderas, peleando por la reivindicación de sus derechos.

Y es que la convocatoria que los dirigentes de la CUT están realizando para el próximo lunes, ya anticipa una baja participación de trabajadores, no porque no estén dispuestos a seguir reclamando por condiciones más dignas y justas de trabajo, sino porque no se sienten representados por Bárbara Figueroa, timonel de la multi-sindical.

Esta situación se arrastra desde hace tiempo, pero cuando las aguas, definitivamente se separaron al interior de la Central Unitaria de Trabajadores fue con las elecciones del año pasado, marcadas por una seguidilla de irregularidades y bajo un sistema de elección que poco favorece la democracia, ya que, finalmente, un reducido grupo de afiliados termina eligiendo casi a dedo a quienes dirigen el movimiento.

La CUT no tiene un sistema electoral de voto universal, sino que se trata de una elección indirecta donde cada organización tiene una ponderación distinta a partir del número de afiliados. Este modelo se intentó modificar para implementar el voto universal, pero el esfuerzo fue infructuoso. En abril de 2011, en el marco del 9° Congreso de la CUT, se rechazó la idea del voto universal por 715 votos en contra y 32 a favor.

Las denuncias divulgadas en el marco del último proceso eleccionario fueron delicadas, al punto que provocaron el quiebre en la CUT: aparición de sindicatos fantasmas, el crecimiento explosivo de afiliados en algunos sindicatos y menos en otros, lo que llevó a suspender el proceso y formar una mesa tripartita a cargo de Bárbara Figueroa y del Demócrata Cristiano, Nolberto Díaz.

A ese panorama nada de auspicioso se suma el hecho de que la Comisión Investigadora en la Cámara de Diputados, encargada de analizar el eventual fraude en los comicios, concluyó, de acuerdo a lo manifestado por el diputado (UDI), Patricio Melero a EL MURO -31 de marzo de 2017– que “la elección de la CUT estuvo plagada de graves irregularidades y de situaciones fraudulentas que dejaron el proceso eleccionario muy cuestionado y tergiversaron el procedimiento. La Comisión recomendó que la CUT avance a un proceso de elecciones democráticas de un trabajador sindicalizado un voto y no lleve adelante estos procesos indirectos que son los que, justamente, han facilitado que se generen las irregularidades y los fraudes”.

La comisión, indicó el parlamentario, respetando la independencia de la dirigencia sindical, “recomendó que la Dirección del Trabajo se involucre más en el proceso de certificación y acreditación de las directivas que participan en los procesos eleccionarios, porque fue, justamente, esa falta de fiscalización  la que permitió que se generaran fraudes en la elección pasada. En esa materia, la comisión recomienda algunos cambios para que la Dirección del Trabajo ejerza de mejor forma ese rol, resguardando, eso sí, la independencia de las organizaciones sindicales”.

Cabe señalar que la semana pasada la CUT decidió re-programar las nuevas elecciones que estaban fijadas para el 20 de abril. Esto, porque el Colegio Electoral Nacional (CEN) de la CUT, a través de un comunicado público, se pronunció respecto de la medida cautelar del Primer Tribunal Electoral de la Región Metropolitana en orden a que se suspendieran los comicios de este 20 de abril mientras no falle sobre si hubo o no irregularidades en las elecciones de agosto del año pasado.

Sobre esta decisión, Bárbara Figueroa aseguró: “No obstante teniendo las condiciones para desarrollar estas elecciones del 20 de abril, porque ha sido un proceso que se ha desarrollado de manera impecable y con total normalidad, respaldamos la decisión que ha tomado el Colegio Electoral respecto de suspender y reprogramarla. Y en esa perspectiva,  lo que haremos es generar todas las condiciones -que es lo que nos ha solicitado el Colegio- para resguardar que tengamos lo antes posible un pronunciamiento del Tribunal sobre el fallo y, por lo tanto podamos reprogramar en una fecha próxima la elección”.

Un 1 de mayo en soledad

Bajo el eslogan “Chile necesita un pueblo unido”, la CUT está convocando a la movilización que todos los años se realiza el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo. En la página web del gremio (www.cut.cl) se indica en un párrafo de manera textual que “La Central, está de lleno preparando la jornada coordinándose las  37 CUT provinciales establecidas a lo largo del país y las cinco CUT zonales de la Región Metropolitana. Más de diez consejeros nacionales conforman la Comisión 1° de Mayo, a cargo de Marcos Canales, José Hermosilla y David Acuña. Todos trabajando al alero de la Secretaría de Comunicaciones de la CUT, encabezada por el también consejero nacional Eric Campos”.

En el mismo sitio web se consigna una declaración del dirigente, Eric Campos, quien explica por qué la convocatoria de la próxima semana tiene como lema “Chile necesita un pueblo unido”. Al respecto, dice: “Nos parece que, dado los desafíos que nos hemos planteado, estratégicamente, en el movimiento de los trabajadores, estos son momentos para que el  pueblo esté unido y, por eso, la frase. La frase no es casual ni pretende generar nostalgia, respecto como si fuera una pieza de vintage de los 70, sino que el pueblo unido es un concepto que, en nuestra opinión, está  vigente a propósito de los desafíos que tenemos”. Agrega que “no es posible cambiar una Constitución si el pueblo no está unido. No es posible cambiar el sistema de pensiones, si el pueblo no está unido. Queremos re-significar y reposicionar la categoría pueblo. Es una categoría que ha querido ser desechada por algunos grupos políticos, pero creemos que el pueblo, y sobre todo en Chile,  la construcción política de la categoría pueblo tiene una historia que está más vigente que nunca”.

Cabe preguntarse más allá de los preparativos de la convocatoria del próximo lunes, en los que están abocados los integrantes de la CUT, ¿los dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores han olvidado que cada vez están más solos?, ¿no les importa que el Colegio de Profesores, que los trabajadores de la salud municipalizada y la agrupación nacional de empleados fiscales no estén mirando con buenos ojos a la multi-sindical y, en cualquier minuto, dejan de pertenecer al gremio?, ¿la distancia que los otros sectores han establecido con la CUT no es, acaso, una señal de alerta?

Una alta fuente de la disidencia de la Central Unitaria de Trabajadores señala a EL MURO que “lo que está sucediendo con la CUT no es más que el reflejo de lo deteriorado que está el movimiento, de cómo ha sido y sigue siendo cooptado por la Nueva Mayoría. Aquí, los mismos que participaron en las elecciones pasadas, en ese proceso trucho, quieren volver a competir y mantenerse en las cúpulas de poder”. Agrega que “estamos frente al peor escenario de la CUT y, seguramente, en la movilización del lunes veremos al grupito de amigos de siempre en la primera fila, pero estamos muy divididos y, eso, los dirigentes apernados no pueden negar”.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here