La “espina” que se quiere sacar el Ministro de Defensa con su postergada candidatura presidencial

0
395
Presidente de la republica junto autoridades Argentinas escuchan concierto de orquestas juveniles

Alberto Espina es el único miembro de la otrora patrulla juvenil (integrada también por Sebastián Piñera, Andrés Allamand y Evelyn Matthei), que no ha podido concretar sus aspiraciones de postular a La Moneda, para lo cual ve una oportunidad desde la cartera ministerial que hoy dirige.

EL EX senador por La Araucanía asomaba como una de las probables cartas de Renovación Nacional para competir en la interna del partido para representar a la colectividad en la primaria presidencial de Chile Vamos que se realizó el año pasado, y que tuvo como ganador al actual Presidente de la República.

“Tengo la disposición y las ganas de competir en la primaria de RN” fue la declaración que hizo en ese entonces el ministro Alberto Espina, mostrando -como en ocasiones anteriores- su alto interés de competir por la primera magistratura del país.

Sin embargo, y al igual que como viene ocurriendo desde la década de los 90, cuando estaba en pleno despegue su carrera política, el ex congresista decidió postergar sus planes, dado que tenía escasas chances políticas de poder triunfar frente a Sebastián Piñera en la interna de la centroderecha.

En el partido en el que milita reconocen que esa es hasta hoy su gran “espina”, ya que por alguna u otra razón, afirman desde la sede de Antonio Varas, nunca ha podido concretar su mayor anhelo: optar a disputar la banda presidencial.

Y la frustración ha sido doble al ver cómo sus compañeros de generación en aquel prometedor grupo de la denominada patrulla juvenil de RN que se formó en los inicios del retorno a la democracia, si han podido consumar el mismo sueño de competir por el sillón de La Moneda, por más que sólo Piñera haya logrado el objetivo de instalarse en la sede de palacio como Jefe de Estado.

Andrés Allamand pudo competir en una reñida contienda con Pablo Longueira en la primaria presidencial del sector en 2013, en la que triunfó el representante de la UDI, quien luego de bajarse de la carrera por problemas de salud le cedió el espacio a Evelyn Matthei.

Espina ha comenzado a ponderar que su postergado sueño político se vuelve cada vez más complejo en la medida que pasa el tiempo y no puede alzarse como una figura presidenciable dentro del bloque oficialista. Y asume su actual rol de Ministro de Defensa como una de las últimas oportunidades para intentar levantar esa alternativa, aunque teniendo claridad, de que como en ocasiones anteriores, no maneja mucha de las variables que inciden para que un dirigente político pueda finalmente ser candidato.

En su partido reconocen que Espina siempre ha mantenido una “estampa” de postulante presidencial, pero que ha sido incapaz de salir de la banca y saltar a la cancha. Hay quienes atribuyen esto a su deseo de querer postular sobre seguro, ojalá como candidato único o preferente de la centroderecha. Algo que hoy en la colectividad ven muy difícil que ocurra, tanto porque han comenzado a asomar dirigentes de otras generaciones que también tienen aspiraciones presidenciales, como es el caso del senador Manuel José Ossandón y Francisco Chahuán, quienes ya compitieron en la primaria pasada de Chile Vamos, y al hecho de que le falta perfilarse con mayor nitidez como carta presidencial.

De hecho, el ex senador hizo propio el tema de la seguridad ciudadana y la violencia en La Araucanía como dos de los principales caballitos de batalla para proyectar su carrera política, lo cual en su momento le dio visibilidad y mayor espesor político. Sin embargo, en las encuestas de opinión nunca ha marcado lo suficiente como para posicionarse como un candidato presidencial con reales opciones en la centroderecha.

Hasta aquí solo ha sido una eterna promesa, pero en su partido no descartan que ahora como ministro de una repartición relativamente importante se pueda instalar en la “pole position” y arrancar de una buena vez. Ello dependerá en gran medida, afirman en la colectividad, de la voluntad que tenga para diseñar un esquema que le permita lucirse en términos de gestión y aparecer como uno de los ministros mejor evaluados.

Esto, considerando que hay otros miembros de RN en el gabinete que también tienen aspiraciones presidenciales. Es el caso de ex presidente de la colectividad, Cristián Monckeberg, quien tras su gestión cuenta con una gran adhesión interna, y es muy cercano al actual timonel del partido, Mario Desbordes.

Este último, previendo que serán varias las cartas de RN que en la próxima pasada buscarán levantar una opción presidencial, señaló a EL MURO en una reciente entrevista, que se va a encargar de garantizar cancha equilibrada para todos los integrantes de RN que quieran competir por el sillón de O´Higgins el 2021.

Enfoque ministerial

Aunque se fue a un ministerio no social –que son de los que más garantizan cercanía con la ciudadanía, y por lo tanto oportunidades de generar adhesión-, el Ministro Espina pretende desplegar una agenda institucional y de transparencia en el mundo de la Defensa que le otorguen tribuna a su gestión, sobre todo para enfrentar los focos de corrupción que se han instalado en las filas de las Fuerzas Armas y de Orden.

En sus primeras apariciones ya dio algunas señales en ese sentido, marcando con claridad la pauta que quiere seguir, enfrentando algunos temas complejos, como el modernizar a las instituciones castrenses y revisar el sistema de financiamiento de las mismas.

Como afirman en su entorno, el ministro cuenta con un alto piso de conocimiento a nivel nacional, alcanzado a lo largo de su trayectoria, y particularmente en los temas de seguridad que siempre se involucró. Clave será en su intento por levantar una candidatura presidencial la capacidad de movimiento que le dé Piñera a su gabinete para que quienes tienen una agenda presidencial propia, puedan desplegarla en forma paralela a su rol como ministros.

En RN coinciden en que si desde ahora los ministros presidenciables no logran moverse por las bandas y desbordar, hasta llegar al área chica, les será muy difícil instalarse como postulantes a La Moneda más adelante.

Ese es el desafío que tiene por delante el Ministro Espina si es que definitivamente quiere dar el salto a la cumbre.

Por: Carlos Cuadrado S./EL MURO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here