El Frente Amplio logró lo imposible: Ser más tibios y ambiguos que la Democracia Cristiana

0
565

“¡Uno espera en política que la gente tenga posiciones definidas: estás o no estás o te abstienes!” Con esta frase, el candidato presidencial Alejandro Guillier –apoyado por el PR, PPD, PS, PC y la DC-, se refirió a la decisión del Frente Amplio (FA) de no respaldarlo de manera explícita y dejar en libertad de acción a sus militantes y adherentes, para que voten en conciencia.

El que esta tercera fuerza de izquierda no llamara a que la ciudadanía vote por el parlamentario que representa a Antofagasta, sin duda, fue otro golpe hacia no sólo el ego de Guillier, sino a quienes forman parte de su comando y a los partidos que están detrás de su campaña, los mismos que levantaron a Michelle Bachelet, por segunda vez, en el gobierno, con una cuestionada administración.

A un par de semanas de la segunda vuelta presidencial, o balotaje, el camino para el abanderado, Alejandro Guillier, no es nada de fácil y, algunos analistas con los que EL MURO conversó hablan de que, al final de cuentas, el contrincante del senador no es el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, sino, el propio gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Una lectura en la que, hasta ahora, no se ha reparado y que vale la pena desmenuzar para entender el contexto en que se darán los comicios del próximo 17 de diciembre.

Frente Amplio: ¡El monumento a la ambigüedad!

Ricardo Israel, abogado y analista político, -quien también fue candidato presidencial en 2013 por el Partido de los Regionalistas Independientes-, en entrevista con este diario digital, sostiene que “la segunda vuelta va a ser muy apretada, voto a voto, pero lo que se observa es que la primera posibilidad la sigue teniendo (Sebastián) Piñera. Creo que para reforzar la alternativa de ganar, Piñera debiera marcar más el debate en torno a sus temas y no a los temas que pone el gobierno, porque el gobierno ante la falta de programa de (Alejandro) Guillier, sigue siendo el gran contrincante que tiene Piñera y, por lo mismo, plantear en el día de la votación como lo que es, efectivamente, un verdadero plebiscito frente a dos visiones de Chile”.

Dos expertos, Ricardo Israel y Patricio Navia, desmenuzan el escenario ad portas de la segunda vuelta del próximo 17 de diciembre. Y advierten que al Frente Amplio que no respaldó explícitamente al abanderado oficialista, le falta liderazgo y asumir una postura concreta, no mirar desde la otra vereda.

Agrega que “Piñera debiera reforzar los temas que son privativos de él como el de la tercera edad, del crecimiento de la población, de la infancia y, sobre todo, de la democracia de los acuerdos y la clase media”.

-A su juicio, ¿la candidatura de Alejandro Guillier está siendo superada por el  propio gobierno, en el sentido de que esto tiene que ver más con la candidatura de Sebastián Piñera versus la actual administración de Bachelet?

Exactamente. Ésa es la disyuntiva, porque no hay duda de que esto no se había planteado antes, en el sentido de que la democracia de los acuerdos de la Concertación conformó el gobierno anterior de Piñera en uno muy parecido a los anteriores, tanto que reivindica a Patricio Aylwin como uno de sus mentores.

-¿Y qué opinión le merece que el Frente Amplio decidiera no respaldar en forma explícita a Alejandro Guillier?

Guillier, en ese sentido tiene razón, porque lo que uno espera de los movimientos políticos son definiciones y que sean claras: apoya, no lo hacen o se abstienen. Por lo menos, que haya una orientación.

-Pero, lo que el Frente Amplio ha cuestionado respecto del presidenciable Guillier es su ambigüedad, con un compendio de programa, no un programa como tal y, ahora, el candidato incorpora temas que son las banderas del FA como la condonación del Crédito con Aval del Estado (CAE), la eliminación del sistema de AFP y la Asamblea Constituyente. Desde los dos frentes se acusan de ser ambiguos…

La declaración del Frente Amplio es un monumento a la ambigüedad, logró algo en política chilena que es bastante difícil que es superar la ambigüedad de las declaraciones de la Democracia Cristiana.

A los políticos no hay que pedirles cosas distintas en una democracia que a la gente, eso se dio en el caso de las boletas, por ejemplo. A la gente se le pide que vaya a votar para expresar una preferencia, que vayan a votar aunque sea nulo o blanco, incluso, no ir a votar es una opción política de la gente.

Si el Frente Amplio fue a pedirle el voto a la gente, obviamente, tienen que tomar una opción y las opciones son abstenerse, dar libertad de acción, votar a favor o en contra. Si les parece ambiguo el programa de Guillier, que lo es, debieran tener una definición clara. Alejandro Guillier está haciendo propuestas que, difícilmente, las va a aplicar y quiere buscar votos de la gente del Frente Amplio.

-En ese sentido, el candidato Guillier está incorporando temas que levantaron como bandera de lucha los del Frente Amplio, pero tenemos a una ciudadanía bastante más empoderada, más o menos informada y menos ingenua y se puede pensar que el incluir las demandas del FA no tiene que ver con que se realicen y lo que les interesa es ganar más votos y que no gane Sebastián Piñera.

Esos temas no son definitorios (CAE y el sistema de AFP) en el Chile de hoy. El tema número uno es la salud, es una materia muy relevante, como el envejecimiento de la población, los niños y la delincuencia.

¡La falta de liderazgo y responsabilidad política del FA!

Por su parte, el cientista político, Patricio Navia, en entrevista con EL MURO plantea sobre lo que ha ocurrido con el Frente Amplio y su idea de no respaldar, explícitamente, al candidato, Alejandro Guillier que:

“Están cometiendo un error parecido al de Marco Enríquez Ominami (MEO) en 2009, porque las elecciones no se trata de votar por el que te convence más, sino por el que está más cerca de tus posiciones y, claramente, para el Frente Amplio, Alejandro Guiilier está más cerca de sus posiciones que Sebastián Piñera. Creo que el Frente Amplio está diciendo, igual que Marco Enríquez Ominami en 2009, cuando dijo que hay que votar por el candidato del 29%. El Frente Amplio está diciendo, ¡tenemos que votar para que no salga Piñera!, pero la forma de decirlo no muestra ni liderazgo, ni responsabilidad política.

-A su juicio, ¿el Frente Amplio está, cómodamente, mirando la segunda vuelta presidencial desde la vereda del frente?

Al Frente Amplio le fue, relativamente, bien en las elecciones pasadas, Beatriz Sánchez sacó un 20%, eso es admirable, pero, ahora, hay una elección entre Guillier y Sebastián Piñera y, aunque no estén del todo satisfechos con todas las opciones, tienen que fijar una posición, porque, probablemente, hay uno de los dos candidatos que al Frente Amplio le parece más aceptable o, si quieres, incluso, menos indeseable, pero no pueden, simplemente, decir que no les importa y tienen que llamar a votar por un candidato, más que decir, vamos a dejar en libertad de acción, eso es un poquitito infantil.

-¿Eso tiene que ver con la falta de trayectoria política del Frente Amplio o no hacerse responsables de que, eventualmente, gane Sebastián Piñera en la segunda vuelta presidencial y que nadie los acuse de no haber apoyado al candidato oficialista?

Ellos (en relación al Frente Amplio) tienen seguidores, tienen cierta fuerza electoral y, por lo tanto, no se pueden mantener al margen de lo que está pasando. Esa actitud que, alguna vez tuvo el Partido Comunista (PC) tras el plebiscito, que era decir ¡no vamos a participar! al final tuvieron que hacerlo, porque no eran las mejores condiciones, no era el mundo ideal para ellos, pero era, claramente, mejor que la alternativa de seguir en dictadura.

Hay distintas lecturas de lo que está en juego, algunos dicen que el rival es Piñera, otros dicen que es Piñera versus Bachelet, pero, en esencia, al final del día, lo que se elige el 17 de diciembre es quién va a liderar el país por los próximos cuatro años. Y las opciones que hay en la mesa son Piñera y Guillier, no hay más opciones.

-El candidato, Alejandro Guillier, declaró en las últimas horas que el Frente Amplio ha tenido una postura ambigua respecto de su campaña. Pero, desde el FA también han utilizado el mismo adjetivo en contra del abanderado, por incluir, sólo ahora, los temas que levantó esta tercera fuerza de izquierda.

Ambas cosas son ciertas, pero si el Frente Amplio se pone a pelear con Alejandro Guillier, entonces, van a llegar a que Sebastián Piñera sea el próximo presidente. Efectivamente, hay suficientes razones para acusarse mutuamente y decirse ¡tú no hiciste lo que había que hacer!, ¡cuándo lo tenías que hacer!, pero las elecciones son, ahora, o votas por Guillier o votas por Piñera para que sea el próximo Presidente.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here