Francisco Undurraga (Evópoli): “Piñera va a tener que golpear la mesa”

0
78

Con plazo de por medio (próximo lunes), las colectividades de la coalición opositora continúan sin ponerse de acuerdo en la nómina de candidatos al Congreso, luego que la UDI presentara una propuesta que no cayó nada de bien en Evópoli, dado que no satisfacía las aspiraciones del partido liderado por Felipe Kast.

Existe una contrapropuesta de esta tienda política, pero que desde el PRI y la UDI la consideran nuevamente “con el tejo pasado”, ya que a juicio de ambas colectividades, sus socios no tienen nombres potentes en las zonas donde aspiran a tener candidatos adicionales a los que plantea el gremialismo.

Esto ha llevado a que algunos dirigentes se enfrenten por la prensa y se dé un ultimátum para lograr un acuerdo que permita a la centroderecha presentarse con lista única en noviembre. Pero como nadie quiere ceder en sus posiciones, se ha planteado la opción de que sea el abanderado del sector quien dirima aquellos lugares que son controversiales.

En las cúpulas de los partidos aseguran que esperan no tener que llegar a esa instancia porque sería exponer innecesariamente el ex Mandatario, al obligarlo entrar al área chica de la negociación, con los costos que ello pueda suponer. Entre otros, la molestia que se podría generar en quienes se sientan perjudicados con la mediación.

La presidenta del PRI, Alejandra Bravo, habló con EL MURO y señaló que existe un problema de origen, ya que a su juicio, desde un comienzo Evópoli partió negociando con el “tejo demasiado pasado”. Indica que ellos como partido partieron pidiendo 17 cupos, mientras que sus socios cerca de 50, lo cual no corresponde según su apreciación, porque El partido de Kast es más pequeño electoralmente que el PRI.

“A pesar de que tenemos mayor peso electoral, nos situamos en un contexto realista. Nosotros bajamos nuestras aspiraciones primero a 13 cupos, después a 10, y ahora quedamos en 7, entendiendo que tenemos que sobrevivir jurídicamente”.

La dirigente agrega que esperaron las primarias para ver si efectivamente Evópoli podía aspirar a más, según el resultado electoral que obtuviera Felipe Kast. Pero como eso no ocurrió, puntualiza Bravo, ya que Kast salió tercero, no pueden pretender seguir pidiendo lo mismo.

“La pregunta es por qué Evópoli tendría que tener más cupos que el PRI. Si nosotros pedíamos 10, ellos debiesen haber solicitado 8. Ahora nosotros vamos en 7”.

La presidenta de los regionalistas cuestiona qué sentido tiene ocupar espacios que los otros partidos necesitan, si la colectividad de Kast no va a ganar en esas zonas. Además, añade que ahora hay que cumplir con la cuota de género, lo que supone un desafío adicional.

Bravo opina que solo algunas figuras de Evópoli tienen chances, como es el caso –descontando a Kast- de Francisco Undurraga en Las Condes, del secretario general Andrés Molina, y de Luciano Cruz Coke, pese a que ninguno se ha medido electoralmente.

Enfatiza que pese a tener diferencias con la UDI, en esta oportunidad apoyan la propuesta que presentó el gremialismo y que provocó la molestia de Evópoli. “Nosotros decidimos omitirnos en los lugares donde se va a presentar Evópoli, pero ese gesto no lo han tenido ellos hacia nosotros, ya que se metieron en Los Ríos y en Maipú”, remarca la dirigente.

Bravo pone énfasis en que no quieren que el ex presidente tenga que mediar, ya que para ella es responsabilidad de los partidos. También advierte que hacer eso sería exponer demasiado a Piñera, y de manera innecesaria.

Sin alternativa

En respuesta a los emplazamientos que han recibido como partido, el actual presidente de Evópoli, Francisco Undurraga, no se queda atrás, y es tajante en señalar que la inflexibilidad de la UDI en la negociación va a obligar a que Piñera intervenga.

Reconoce que aquello es exponer mucho al candidato presidencial, “pero lo otro es llevar una lista solo para beneficio de la UDI, y los dos partidos chicos vamos de arroz graneado”.

Dice que con esto va a volver a pasar lo de 2010, donde van a entrar solo dos partidos a La Moneda. Y aclara que no porque vayan a ser oposición, sino porque no tendrán representatividad.

El timonel de Evópoli dice no comprender cuál es el negocio que está haciendo el PRI. Porque si de sobrevivir se trata, el que Alejandra Bravo compita contra Joaquín Lavín y Patricio Melero en Maipú, en una lista con tres cupos que no marca dos dígitos, lo interpreta como una derrota de la dirigente regionalista.

Lo mismo proyecta en Valdivia con Eduardo Salas, ya que a su juicio no tiene posibilidades un ariqueño que vive en Paine, y que no lo conoce nadie en Valdivia. ¿Por qué no postuló por Arica y Alejandra por Copiapó, donde podían tener más posibilidades?, se pregunta el candidato del distrito 11.

Undurraga ratifica que las prioridades del partido hoy son entrar formalmente al comando de Piñera -como ya lo anunciaron-, y la batalla por las ideas.

Afirma que por intransigencia de la UDI están estancados hace un mes y medio en las negociaciones, ya que el gremialismo no baja de 76 cupos. En contraste, señala que RN ha realizado esfuerzos por alcanzar un acuerdo, haciendo concesiones.

El presidente de Evópoli indica que todo es discordia en este momento con relación a la lista parlamentaria. “Lo que no estaba solucionado se empeoró. Teníamos cerrada la Quinta Interior con tres, tres y tres, y ahora ellos piden 4 o 5 cupos”. El dirigente cierra afirmando que “Sebastián Piñera va a tener que golpear la mesa”, salvo que de aquí al domingo la UDI cambie de actitud.

Intervención puntual

Para Aldo Cassinelli, director ejecutivo del Instituto Libertad, la negociación está prácticamente zanjada, y si queda algo por definir, son casos puntuales. Esto, apunta, en un contexto que le permita al bloque tener a los mejores candidatos en un distrito determinado.

“Cuando un líder de cualquier organización tiene que resolver algo, lo debe hacer en pos del beneficio general, y poniendo a los mejores competidores para conformar una lista competitiva. No sé si hay más de 5 o 6 lugares donde queden dificultades”.

El analista dice que no ve problema en que el líder de la coalición intervenga en esta situación, siempre que esta sea para definir casos puntuales y no la lista completa. “Lo importante es hacer más competitiva la lista del conglomerado”.

De acuerdo al investigador, Evópoli no tiene el ánimo de infringir un daño a Chile Vamos, ni a ellos mismo, como ocurriría si no negocian correctamente. “Ellos saben que la mejor condición para sus aspiraciones es estar dentro de la coalición”.

Pero Cassinelli considera que son los partidos los que deben resolver de forma autónoma la negociación, afirmando que eso sería una muestra de madurez que favorece al sector. De lo contrario, concluye, la intervención de Piñera debe ser muy acotada.

Carlos Cuadrado S./El Muro

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here