¿Fin del PS?: Ernesto Aguila advierte el ocaso del partido si no se inician cambios estructurales

0
293
Desayuno de Alejandro Guillier, José Miguel Insulza y Álvaro Elizalde

El académico vinculado a la colectividad afirma que la crisis de la tienda política es profunda, y que si no se termina con la lógica clientelar que predomina en su interior no habrá proceso de reconstrucción que sirva para salvarla del declive.

HACE TIEMPO que el Partido Socialista navega sin rumbo claro, con una disfuncional conducción de Alvaro Elizalde, y militantes de base que se sienten marginados por quienes manejan los lotes en la colectividad.

Son distintas las voces al interior de la tienda política que están conscientes de que el proceso por el que atraviesa el PS es crítico, en un contexto donde el estado actual de la ex Nueva Mayoría hace más ruinoso el escenario.

En conversación con EL MURO, el analista político y académico, Ernesto Aguila, sostiene que dentro de la crisis general que hoy existe en la centroizquierda, las dificultades del Partido Socialista tienen que ver con que la elección presidencial de diciembre cerró un ciclo a partir del cual es difícil reconstituir una oposición de izquierda, en un proceso de alianza que se agotó después de la presidencial del año pasado.

Según el analista, el PS ya no tiene retorno a formas de pacto como fue la Concertación o la Nueva Mayoría, y por lo tanto, el sistema de alianza que tiene que buscar, lo debe hacer primero definiendo el perfil de su proyecto, que a su juicio está en cero en este momento.

Problema estructural

Ernesto Aguila plantea que el PS también tiene que resolver un tema de estructura interna. En este sentido, el académico afirma que la colectividad “tiene que tomar la idea de un partido de militantes y separar de su vida y funcionamiento interno todo aquello vinculado a la organización clientelar, y volver a ser un partido donde sus militantes definan su estructura y futuro”.

Agrega que “existe un desafío orgánico, programático, y como dije, no tiene formas de alianza como las que que tuvo desde los 90 hasta ahora, y además carece de liderazgos de envergadura nacional para proyectarse en las próximas elecciones. Es un momento bien fundacional, con problemas de identidad, programa, liderazgos, alianzas. Es bastante cercano a lo que podemos llamar `un nuevo comienzo´.

Aguila advierte que “si estos desafíos no son resueltos de manera satisfactoria, efectivamente el Partido Socialista tiene el riesgo de declinación histórica, y no ajeno a lo que ha ocurrido con otros partidos socialistas en el mundo”.

Según el analista, hay que entender que “el clientelismo ha sido uno de los factores político-orgánico más negativo en el desarrollo del PS, porque el clientelismo despolitiza y lo que construye es un partido que no debate, y que a su vez es un partido virtual que le resta poder a la base militante. Hay una conferencia de organizaciones en este momento, luego viene un Congreso, y considero que una de las grandes batallas de este proceso es definir la concepción de partido, en el sentido de si será un partido de militantes o si va a seguir predominando este partido ficha clientelar. Es una disputa de poder, finalmente”.

Respecto a la conducción del senador Alvaro Elizalde y la forma en que ha dirigido la colectividad, sostiene que “hace mucho tiempo en el Partido Socialista no se conversa ni se debate de política, existe un conjunto de tendencias que los militantes llaman lotes, y los llaman así porque en realidad se dan cuenta que están vacíos de contenidos ideológicos y políticos, y más bien han sido grupos de poder estructurados en torno a ocupar espacios en las instituciones estatales”.

Ernesto Aguila concluye señalando que “habrá que ver de qué lado de la mesa estará Álvaro Elizalde, si de aquellos que detienen un proceso de construcción, o si de quienes imponen un proceso de cambio”.

Por: Daisy Castillo Triviños/EL MURO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here