Experto asegura que inmigración haitiana se debe a participación de Chile en las fuerzas de paz de Naciones Unidas en Haití (2004)

0
1096

Se ha montado una polémica en torno a la llegada de migrantes haitianos a Chile, incluso, en las redes sociales, no faltan quienes han publicado imágenes de estos ciudadanos, las que sólo fomentan el odio y el racismo, lejos de contribuir a un ambiente de tranquilidad, porque según han señalado los expertos, no estamos en presencia de una “invasión”, sino de un proceso que también se ha dado en el caso de gente de otros países como Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador.

Hay que recordar que la Ley de Migraciones chilena es la más antigua de América Latina -Decreto Ley N° 1.094 de 1975-, y desde entonces, uno se podría preguntar: ¿quién, realmente se ha preocupado de que el país cuente con una legislación moderna y adecuada a los nuevos tiempos y a las necesidades de la nación? Ahora, desde distintos sectores se responsabilizan unos a otros, se culpan mutuamente de no haber hecho nada, ¿una preocupación genuina?

En las últimas horas y tras cinco días retenidos en el aeropuerto de Santiago, un total de 167 haitianos fueron devueltos a su país de origen, medida ante la cual el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) está evaluando presentar un recurso de amparo, con la finalidad de que este tipo de actos no vuelvan a suceder.

La Ley de Migración que tenemos es de 1975 y no responde, claramente, a las necesidades actuales de un país que tiene que salir, de una vez por todas, del subdesarrollo.

Rodrigo Sandoval, abogado y académico de la Facultad de Derecho y Gobierno de la Universidad San Sebastián, en entrevista con EL MURO, plantea que lo primero que  hay que señalar en cuanto a la migración haitiana es que “se trata de una de las migraciones en las que resulta más simple o más fácil poder determinar el origen de la misma y, en consecuencia, cuáles son las causas más directas que la provocan. Esto, tiene que ver con la decisión del Estado de Chile (en 2004) de ser parte de las fuerzas de paz de Naciones Unidas con presencia en Puerto Príncipe. Hay una evidente, directa e inmediata relación entre la participación de Chile, en ese ejercicio, con lo que es el crecimiento, el crecimiento de la población haitiana”.

Agrega que “cuando uno observa la correlación de los permisos de residencia se da cuenta que a partir de ahí y, luego, por distintos episodios que han tenido lugar en Haití y muchos de los cuales, Chile ha tenido participación, hay una correspondencia directa entre lo que pasa en Puerto Príncipe y lo que, finalmente, termina pasando en términos de migración haitiana. Quiero decir con todo esto, que la migración haitiana es lo que es, se da cómo se da no por los haitianos, sino, principalmente, por decisiones del Estado de Chile”.

-Se dice que la migración haitiana ha sido explosiva, ¿es un error pensar eso?

Tienes razón, porque la migración haitiana no es mayor que la migración venezolana, no es mayor que la migración colombiana y no es mayor que la migración peruana. Sin embargo, se ha producido en términos de intensidad con un crecimiento sólo comparable con la migración venezolana que es mucho más explosiva en cuanto a crecimiento y es de mucho mayor valor absoluto y, eso, en el caso de la migración venezolana hay una cifra escondida que tiene que ver con todas aquellas personas que vienen de Venezuela, pero que tienen nacionalidad chilena, porque son descendientes de chilenos que estuvieron allá, principalmente, por el tema del exilio.

-¿Qué se puede decir, entonces, en el caso de la migración haitiana?

Lo primero es decir que la migración, insisto, es lo que es por las decisiones del Estado de Chile y que no tiene la expansión que se le atribuye, por lo menos, con la migración venezolana.

Ahora, respecto de cómo se ha ido dando y cómo los criterios raciales son los que están determinando la relación es evidente. Aquí, nosotros observamos que existe una mirada equivocada, parcial y bastante prejuiciosa respecto de lo que los haitianos son, porque se equipara la migración haitiana con personas no calificadas, con pobreza, con migración asociada a un costo social. Y no hay nada más lejano a la realidad, hay una cantidad no menor, superior al 20%, quizás 30%, de los migrantes haitianos que tienen calificación profesional, pero el problema está en que Chile adolece de las herramientas institucionales para poder reconocer esa expertiz profesional y técnica y poder darles una entrada en la economía dentro de esas áreas, por eso, es que tenemos tantos abogados, ingenieros y educadores desempeñando funciones básicas y primarias de la economía, cuando, perfectamente, podrían estar contribuyendo a roles más vinculados a su expertiz.

-¿Es verdad que la migración haitiana puede significar un impacto en los cupos de trabajados para los chilenos?

Está absolutamente acreditado que los espacios laborales que están ocupando los haitianos no son espacios que estén disputando con la mano de obra nacional, sino que, a lo más, con otra mano de obra extranjera. Por lo tanto, habiéndose despejado que no son cierto los mitos que se dicen en torno a los migrantes haitianos, uno tiene que preguntarse, ¿por qué está instalada esta idea de que los migrantes haitianos son una especie de invasión y de plaga?

-¿Y cuál es la respuesta que usted da a su propia pregunta?

Esto se relaciona también con las distintas versiones, historias y mitos que han surgido en las últimas semanas vinculadas a la migración haitiana. Estamos hablando de fotografías de haitianos supuestamente defecando en un mall, de videos de una supuesta llegada de haitianos sin control migratorio.

Lo que uno constata y esto es una opinión personal, que eso responde a la intencionalidad de ciertos sectores políticamente interesados en ello y por qué no decirlo de ciertos sectores económicamente interesados, desde el punto de vista de las organizaciones criminales que lucran con la irregularidad migratoria en términos de condicionar al futuro gobierno en una determinada actitud, respecto al tema migratorio.

-¿Por qué lo plantea?

Porque no es casualidad que justo ante la entrada del nuevo gobierno haya empezado a surgir todo esto. Y la respuesta y la demostración de que esto resulta está en la respuesta que dio el Ministro del Interior entrante (Andrés Chadwick), porque cuando se pregunta por el tema migratorio todas sus respuestas tranquilizadoras fueron en relación al tema del control y no respecto al tema de la cooperación o al tema de la integración.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here