El día que Yasna Provoste respaldó a termoeléctrica que utiliza peligroso residuo para la salud

0
1358

25 de mayo de 1999, 17:30 horas. Ese fue el día en que la entonces Gobernadora de la Provincia de Huasco, Yasna Provoste, ahora diputada y candidata a senadora de la Democracia Cristiana (DC) por Atacama, asistió a la reunión extraordinaria de la Comisión Regional de Medio Ambiente (COREMA) y entregó su voto a favor del proyecto “Uso de mezclas de carbón y Petcoke (este último peligroso combustible para la salud) en la Central Termoeléctrica Guacolda”.

En esa oportunidad, el director regional de la CONAMA, Daniel Álvarez –según se indica de manera textual en el acta de la sesión a la que EL MURO tuvo acceso- recordó que “en el caso del proyecto “Uso de mezclas de carbón y Petcoke en la Central Termoeléctrica Guacolda”, el plazo se encuentra suspendido hasta el sábado 27 de mayo de 2000. Agrega que el titular del proyecto contestó a las dos preguntas que el Director de CONAMA le realizó por instrucciones del Sr. Intendente. Indica que la carta fue distribuida a todos los miembros de la COREMA, por lo que la respuesta es conocida por todos los asistentes. Las preguntas eran si la empresa está dispuesta a incorporar tecnología de abatimiento de azufre y si estaba dispuesta a ampliar la red de monitoreo de calidad del aire”.

La CONAMA se mostró en contra de la iniciativa, al punto que Daniel Álvarez, en la misma sesión, votó en contra de la iniciativa, recordando a los asistentes, la postura del servicio. Al respecto, se incluyó en el acta, el documento con las razones de la CONAMA para no pronunciarse a favor, planteándose por escrito lo siguiente:

“El último documento emitido por el Titular del proyecto en respuesta a las consultas de la COREMA Atacama, en el sentido de si está o no dispuesta a incorporar tecnología de abatimiento de azufre y de ampliar la red de monitoreo de la calidad del aire contiene las siguientes novedades respecto del proyecto original. A) El Titular no está dispuesto a incorporar tecnología de abatimiento de azufre. B) El Titular sólo estaría dispuesto a ampliar la red de monitoreo a 6 estaciones y a instalar un anemómetro para medir velocidad y dirección del viento a la entrada del valle (de Huasco)”.

Se agrega que “la no inclusión de la tecnología de abatimiento de azufre convierte al proyecto en inviable de acuerdo al criterio de la Comisión Nacional de Energía… El quemar Petcoke, sin abatimiento de azufre, implica una carga adicional de contaminantes que podría sobresaturar el valle, esta vez con SO 2, con los consiguientes riesgos para la salud humana, sin considerar que no se ha evaluado la posibilidad de ocurrencia de lluvia ácida, que ha sido reconocida por el Titular en declaraciones de prensa. Además, se debe agregar la introducción de contaminantes nuevos como vanadio y níquel, sin medidas adicionales de mitigación, respecto de la situación actual y las emisiones de óxido de nitrógeno que están presentes en el área”.

Y en cuanto a las razones de política ambiental –en contra del proyecto- la COREMA, según recordó Daniel Álvarez, “se podría objetar una aprobación del proyecto, por razones de política ambiental, ya que ello iría en contra del principio preventivo de la política ambiental nacional, en contra del principio “el que contamina paga” y contra todos los esfuerzos que el Gobierno está realizando para introducir tecnologías limpias y descontaminar los sectores afectados por emisiones a la atmósfera.

Ello, considerando que el proyecto en evaluación no incorpora ninguna inversión para abatir azufre, mientras que las fundiciones estatales de Atacama han invertido alrededor de 300 millones de dólares para alcanzar niveles de emisión tolerables. Guacolda, en el mejor de los casos emitiría 70 Ton/día de SO 2 a la atmósfera, mientras que Paipote y Ventanas, ubicadas en zonas latentes y saturadas, respectivamente, emiten sólo 60 Ton/día”.

Los votos a favor y en contra

A pesar de esta evidencia, la entonces Gobernadora de Huasco, Yasna Provoste y otros 9 asistentes a la sesión extraordinaria de la COREMA votaron a favor del proyecto (acuerdo Nº 01491), mientras otras siete autoridades lo rechazaron. Quienes respaldaron la iniciativa fueron: Armando Arancibia Calderón –Intendente de la Región de Atacama-, Ramón Osorio Guerra –Consejero Regional-, Germán Marín Cabrera –Consejero Regional-, Guillermo Hormazábal Salas –Consejero Regional-;  Maglio Ciccardini Neyra –Consejero Regional-; Carlos De Labarra González –Seremi (s) de Obras Públicas-;  Miguel Vargas Correa –Seremi de Economía-; Antonino Pardo Castro –Seremi de Minería-; y Héctor Mella Farías –Seremi de Bienes Nacionales-.

En tanto, en contra del proyecto votaron: Francisco Donoso Carrasco –Gobernador Provincial de Copiapó-, Juan Carlos Torres Bustamante –Seremi de SERPLAC-, Juan Claudio Rodríguez Acuña -Seremi de Agricultura-; Samuel Kong Urbina –Seremi de Salud-; Plácido Ávila Castro –Seremi MINVU-; Raúl Illanes Rojas –Seremi de Transportes y Telecomunicaciones-, y Daniel Álvarez Pardo -Director Regional de la CONAMA-.

¿Qué habrá dicho la, entonces, Gobernadora de la Provincia del Huasco, Yasna Provoste en la reunión extraordinaria –en 1999-? Aseguró, según consta textualmente en el acta del encuentro, que “en el futuro se debieran agilizar los procesos para la evaluación de proyectos…En el futuro debieran evitarse comparaciones innecesarias entre proyectos del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental…Se debe establecer en la Resolución que el proyecto no le es aplicable ningún permiso ambiental”.

Cabe mencionar un antecedente relevante: en la empresa Guacolda, el ex presidente del directorio fue Jorge “Tobi” Rodríguez Grossi, demócrata cristiana, amigo de Yasna Provoste y actual Ministro de Economía en esta segunda administración de Michelle Bachelet.

Los riesgos del uso de Petcoke

Si bien el Petcoke es un combustible más económico que el gas natural -20% más barato-, el problema es que acarrea serios riesgos para la salud. En 2005, Paola Vasconi –estando en ese momento a cargo como Coordinadora del Programa de Medio Ambiente de la Fundación Terram-, escribió una columna en la que afirmó: “El Petcoke llegó a Chile hace aproximadamente 20 años. Entró sin grandes obstáculos, ya que los estándares de regulación ambiental en Chile no sólo son menos estrictos que en los países desarrollados, sino que, además, no se cumplen…Mientras muchos empresarios consideran el Petcoke un combustible, dada sus ventajas competitivas, gran parte de la comunidad científica y organizaciones ambientales nacionales y extranjeras, en cambio, lo catalogamos como un residuo peligroso por el ser resultado del proceso de extracción de todos los productos livianos del petróleo, tales como las gasolinas y el diésel”.

Agregó en el mismo texto que “el Petcoke es un sólido poroso que contiene altas cantidades de azufre y metales pesados, como níquel y vanadio, peligrosos para la salud de la población y el medio ambiente… Su nivel de impureza y grado de toxicidad está relacionado con la naturaleza del petróleo origen”. Según indicó Paola Vasconi, “mientras la exposición de seres humanos al níquel puede provocar asma, cáncer nasal y broncopulmonar, la exposición de vanadio provoca tos, bronquitis, neumonía, carcinoma broncopulmonar, alteración de los procesos metabólico, entre otros”.

Asimismo, el toxicólogo, Andrés Tchernitchin aseguró en El Mercurio de Valparaíso (en 2001) que el Petcoke “se trata de un producto absolutamente incompatible para una vida sana en el país y que dañará la salud de las futuras generaciones…”, mencionando, al mismo tiempo, que el anhrídrido sulfuroso deriva en la producción de sulfato, partícula tóxica para la salud, al igual que los hidrocarburos, relacionados con daños inmunológicos y la generación de potentes cancerígenos.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here