Diputado Francisco Eguiguren (RN): “Chile está muy centralizado y eso es dañino”

0
295
Francisco Eguiguren

Es uno de los fundadores de la colectividad y se acaba de estrenar en el Congreso como representante del distrito 5, en la región de Coquimbo. Este administrador de empresas se muestra abierto al diálogo con la oposición y descarta que su colectividad vaya a actuar de manera hegemónica en Chile Vamos.

ES PARTE de la bancada de diputados más grande del Congreso, pero se ha insertado de manera rápida con sus pares de RN en la sede del legislativo. Y es que Francisco Eguiguren tiene una larga trayectoria en el partido, al formar parte de la colectividad desde sus inicios.

Dice sentirse cómodo y motivado en los desafíos que tiene el oficialismo y el gobierno los próximos cuatro años, calificando la unidad como uno de los pilares para garantizar el éxito de la segunda administración de Piñera en La Moneda.

En esta entrevista con EL MURO plantea cuáles serán sus prioridades como congresista y el rol de su partido en estos cuatro años de gestión gubernamental.

Considerando que hoy RN es el partido con la bancada de diputados más grande del sector, ¿cómo evalúas el rol que está asumiendo la colectividad? ¿Con una actitud hegemónica o unitaria?

Renovación Nacional, con la bancada más grande, no se equivoca en esto: debemos trabajar por el éxito del gobierno del Presidente Sebastián Piñera, y eso exige actuar con unidad y sentido de equipo. Cualquier soberbia o actitud negativa es absurda y se paga caro en política. Por eso el gobierno tiene en nosotros un respaldo decidido y los partidos de Chile Vamos cuentan con un aliado leal. Y más importante todavía, los chilenos saben que Renovación es un partido comprometido con nuestro país, que está convencido que podemos ser desarrollados y que todos pueden beneficiarse del progreso.

Frente al gobierno, ¿qué papel piensan desempeñar en el Congreso respecto a las propuestas del Ejecutivo? ¿Tendrán una postura activa o pasiva frente a las iniciativas de ley que proponga La Moneda?

Nuestra tarea y la del gobierno es trabajar en forma coordinada y leal, para cumplir un programa de gobierno que apoyó el 55% de los ciudadanos en diciembre. Esto exige un buen trabajo pre legislativo, una coordinación muy fina entre el Ejecutivo y los parlamentarios, y sobretodo, un sentido de urgencia compartido en la solución de los problemas sociales.

Apoyaremos los proyectos del gobierno, pero los diputados tenemos que ser muy activos en nuestras propias iniciativas, siendo capaces de poner temas, ver las realidades locales y enfatizar otras cosas. En ese sentido, comprendemos nuestra labor con el Ejecutivo como un trabajo en equipo y en una misma dirección.

¿Cómo piensan manejar la bancada de diputados que tiene RN, considerando la diversidad de corrientes y opiniones que se expresan en ella? De hecho, en un mes ya ha habido divergencias en algunos temas como la pena de muerte y la Ley de Identidad de Género.

RN tiene un marco común, pero también hay temas donde tenemos legítimas diferencias, como ocurre en los distintos partidos más pequeños. Esa diversidad, en nuestro caso, nos potencia, nos ayuda a crecer a lo largo de Chile y llegar a ambientes distintos. Sin embargo, es clave mantener esas diferencias en un marco de respeto, así como conservar ciertas orientaciones básicas y compartidas en común: la primacía de la persona, el emprendimiento, una economía libre y al servicio de todos, la valoración de la democracia y la promoción de la sociedad civil.

¿Este mayor número de congresistas acentúa las dos almas (conservadores y liberales) que siempre han existido en RN? ¿Qué riesgos implica ello para el partido?

Renovación Nacional es heredero de las diversas tradiciones de la centroderecha chilena, que tiene raíces conservadoras y liberales, socialcristianas y nacionales. Todo eso tiene vitalidad y confluirán la mayoría de las veces, y tendrán diferencias, dependiendo de los temas y énfasis. Pero quienes valoramos el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, o la familia, nos sentimos muy cómodos en RN y creemos qué hay muchos que piensan como nosotros en nuestro país.

¿Cómo ha sido la relación con Gonzalo Blumel en este primer mes de gestión?

Muy buena. Es un ministro joven, talentoso y abierto. He tenido la oportunidad de estar varias veces con él, me he reunido con gente de su equipo en La Moneda y lo hemos tenido en el Congreso, y siempre ha mostrado una actitud positiva y de futuro.

Tiene mucho trabajo por delante, y me atrevería a decirle que mantenga su estilo propio, las puertas abiertas y que no nos perdamos en los grandes objetivos que tenemos como gobierno: prioridad para lo esencial, las urgencias sociales de los chilenos.

Un Piñera más maduro

¿Observas más contenido al Presidente Piñera en su segunda administración? ¿Qué diferencias ves entre el Piñera del primer y segundo mandato?

El Presidente Piñera tiene cuatro años de experiencia en La Moneda, que se notan. Ha comprendido que el éxito del gobierno parte por una buena gestión de progreso económico y social, pero también requiere fortaleza en el discurso y la acción política. Además, por el bien de Chile, debemos darle continuidad a nuestro proyecto y elegir una figura de Chile Vamos para el próximo período.

Se nota decisión y liderazgo en su gestión, al tomar rápidamente el mando en algunos temas que no se resolvían: así lo muestra la situación de Carabineros o la inmigración, por mencionar sólo dos. En la Cumbre de las Américas se le vio muy sólido, destacando por sus conocimientos y visión de futuro.

¿Consideras posible que Chile Vamos mantenga la unidad estos cuatro años dada las divergencias que se observaron el primer mes de gobierno en temas valóricos?

Podemos y debemos mantener nuestro proyecto político unitario y de futuro, con las diferencias existentes en algunos temas, los matices o énfasis que pueda haber en otros. Pero no tenemos dudas de que los chilenos merecen una alternativa de progreso y debemos trabajar estos cuatro años para darles un buen gobierno, que permita recuperar el crecimiento económico y lograr el progreso social. Solo así seguiremos siendo una alternativa al socialismo y procuraremos un desarrollo integral de Chile.

La clave está en tener muy claros los objetivos y ciertos factores fundamentales de nuestra unidad, respetando nuestra diversidad partidista y los estilos personales. Pero no nos perdamos en los objetivos: que los chilenos vivan mejor y lograr un desarrollo integral del país.

Siendo un diputado de región, ¿ves al gobierno comprometido con la regionalización y descentralización?, ya que esto no forma parte de los cinco grandes acuerdos que se impuso el Ejecutivo.

Lo veo comprometido, sin dudas, pero estoy convencido que debemos hacer más como sociedad. Chile está muy centralizado y eso es dañino. Yo quiero que mi gobierno tome algunas banderas que estoy impulsando y que estoy seguro harán un gran bien. Por ejemplo, potenciar las universidades regionales, lo que exige recursos, ideas y gestión. Esta es una urgencia que no se nota entre tanta discusión ideológica, pero que debe ser prioritaria si pensamos en el futuro.

En cualquier caso, creo que debemos tener una discusión amplia y urgente que ponga metas claras de regionalización para los próximos años y décadas.

Siendo uno de los fundadores del partido, ¿como evalúas la posición de RN en la actualidad? ¿Fue la mesa de Cristián Monckeberg la mejor directiva que ha tenido la colectividad desde su formación?

RN cumplió 30 años el 2017, con dos grandes regalos: convertirse en el primer partido de Chile y lograr el gobierno con el Presidente Sebastián Piñera. En esta tarea Cristián Monckeberg ejerció un liderazgo claro y positivo. Con esto se ha consolidado el trabajo iniciado hace décadas por Ricardo Rivadeneira, y que hoy Mario Desbordes debe llevar a su consolidación, como un presidente en terreno, dentro del Congreso, con un buen gobierno y con la bancada más numerosa.

Tenemos algunos desafíos que asumir de manera más decidida, como la generación de liderazgos jóvenes, que permitan una renovación generacional de nuestro partido y que sean alternativa a la izquierda del Frente Amplio. También debemos lograr una mayor fortaleza doctrinal, un trabajo sistemático en el plano de las ideas.

Desde el Congreso, ¿ves a la oposición dispuesta a llegar a acuerdos con el oficialismo dada su alta fragmentación?

Hay varias oposiciones: unas más generosas, otras más intransigentes; algunas con sentido de país y otras más ideologizadas; unas más abiertas al futuro y otras luchando con sus fantasmas y sin capacidad de cerrar su derrota del 2017. No es un tema de partidos o conglomerados, sino de personas y actitudes, como hemos visto en las comisiones presidenciales, donde algunos opositores han optado por dialogar y buscar acuerdos, y otros lamentablemente se han restado.

Sin embargo, el tema de fondo no es cómo son algunos opositores, sino lo que espera Chile de nosotros. Estoy convencido de que en diciembre Los chilenos eligieron una política con más acuerdos y menos ideología, especialmente en los temas que más nos importan como sociedad: los niños, la educación, las pensiones y las regiones, entre otros. Ese es el desafío; lograr los grandes acuerdos. Me atrevería a decir que de esa manera no defraudaremos a los millones de chilenos que sueñan con una política al servicio de las personas, para así dejar atrás el triste espectáculo de los últimos años.

Por: Carlos Cuadrado S./EL MURO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here