El dilema Guillier: ¿Cómo gobernaría con la oposición de Chile Vamos y el Frente Amplio?

0
526

Luego de las elecciones del domingo 19 de noviembre el escenario político de Chile cambió completamente. De esta manera, el partido que tendrá más representación en la Cámara Baja será  Renovación Nacional con 36 diputados. Le seguirá la UDI con 30 parlamentarios, y el Partido Socialista con 18 representantes. Por su parte, la Democracia Cristiana tendrá 14 diputados y el Frente Amplio 20.

De esta manera, si Alejandro Guillier ganara la segunda vuelta presidencial, deberá gobernar con la oposición de gran parte del Congreso Nacional, lo que haría muy difícil aprobar los proyectos de ley y reformas planteadas en su programa para seguir en la misma línea de lo que ha hecho la Nueva Mayoría en estos cuatro años.

El analista de la Universidad del Desarrollo Eugenio Guzmán conversó con EL MURO y dijo que gobernar con la oposición de la Derecha y el Frente Amplio es un escenario bien adverso para cualquier candidato porque para que Guillier salga electo tendría que tener los votos del Frente Amplio y en ese sentido el FA operaría con una lógica de lavarse las manos, como ya lo hizo con Bachelet que tenía a Revolución Democrática dentro del ministerio de Educación.

Según Eugenio Guzmán ese sector juvenil que todavía no se constituía en partido en ese momento, hizo que de alguna manera esa convivencia fuera bastante compleja para el gobierno y también relativamente estratégica.

“Sería un gobierno complejo, no solamente por las demandas estudiantiles, si no porque no habría muchas posibilidades para aprobar determinadas políticas públicas en la línea reformista que pretende continuar Guillier. En el fondo tendría mucha presión para obtener los votos del sector que está muy radicalizado, o tendría que pedirlos en otros sectores como la centro derecha, lo que va a significar  muchas negociaciones que no siempre van a resultar”, precisó.

El cientista político explicó que en un eventual gobierno de Alejandro Guillier es importante el apoyo de Revolución Democrática que tiene cerca del 12 ó 13% de la Cámara. Ante eso se radicaliza o de frentón tendría que buscar apoyo en la derecha, ya que no queda otra alternativa.

“Por ejemplo, si quisiera continuar con el proyecto de gratuidad en la educación del gobierno que originalmente es hasta un 60%, lo más probable es que el Frente Amplio no esté dispuesto porque ellos quieren gratuidad total ahora, y eso significaría radicalizarse para obtener esos votos. Por otro lado, recibiría las críticas de la centro derecha, a no ser que tenga una moneda a cambio”, argumentó.

Eugenio Guzmán también destaca que Alejandro Guillier hasta el momento no ha sido partidario de acabar con las AFP completamente, pero el Frente Amplio no quiere un sistema de capitalización individual bajo ningún punto de vista. Por eso va a tener que ir negociando caso a caso y en algunos proyectos tendrá que hacerlo con la centro derecha, lo que tampoco será fácil.

Sobre esta especie de campaña del terror que anda circulando en algunas redes sociales donde se advierte la posibilidad de que Chile se convierta en una especie de Venezuela, Eugenio Guzmán aclaró que es una realidad lejana, pero que eso va a depender del tipo de proyectos que impulse el gobierno.

“En el caso de que Guillier llegue a la presidencia la situación sería mucho más tensa para él porque la distancia que hay entre la Democracia Cristiana y el Frente Amplio es casi inabordable desde un punto de vista programático”.

“Si se impulsa un programa masivo de eliminación de las AFP o que una parte esté controlada por el Estado, así el ahorro de los chilenos irá a parar a un fondo colectivo, no sería tan radical. Pero si se cae en un modelo populista impulsado por Revolución Democrática ahí estaremos en una situación más o menos crítica. Hasta el momento no sabemos en qué parada va a estar Guillier, probablemente no vamos a tener un programa, a menos que sea consensuado con el Frente Amplio”, detalló.

Mauricio Morales, analista político de la universidad Diego Portales considera que un gobierno de Alejandro Guillier que tenga como oposición al Frente Amplio y a la Derecha estaría sometido a un fuerte estrés legislativo, ya que el presidente tendría que negociar de manera bilateral porque no le bastaría con los votos de su coalición y tendría que acercarse a los otros conglomerados para poder aprobar sus proyectos de ley.

“En el caso de que Guillier llegue a la presidencia la situación sería mucho más tensa para él porque la distancia que hay entre la Democracia Cristiana y el Frente Amplio es casi inabordable desde un punto de vista programático. Por lo tanto, es muy probable que Guillier tenga el apoyo electoral, pero en el Congreso esto no se refleje y termine por producir una muerte muy temprana de esa coalición electoral que al transformarse en coalición legislativa pierde todo vínculo”, sentenció.

Para el cientista político lo más probable es que un gobierno así no pueda cumplir con la totalidad del programa que originalmente le ofreció a la ciudadanía, ya que en un Congreso de estas características los actores de veto van a pulular con mayor frecuencia en comparación a lo que sucedía con el sistema electoral binominal.

“Lo más probable es que tengamos ciertas mayorías circunstanciales para aprobar determinados proyectos de ley siempre y cuando Guillier tenga el apoyo del Frente Amplio y de la Democracia Cristiana, pero ese juego de piernas es muy complicado de realizar y todo va a depender en gran parte de los niveles de aprobación presidencial que tenga. A mayor nivel de aprobación, mayor podría ser la disciplina de los legisladores que no se van a querer mover de la foto frente a un presidente popular, pero si es impopular los legisladores van a  tener muchos incentivos para cruzar la línea y pasarse a la oposición” aseguró.

En cuanto a las campañas del terror que han estado circulando, Mauricio Morales, cree que hoy día tienen menos efecto en comparación a lo que sucedía en los 90. “De los dos lados resaltan sólo lo negativo. Parte del grupo de Piñera insinúa que Chile iría camino al derrotero de Venezuela, mientras que desde el comando de Guillier se dice que Piñera revertiría todos los derechos sociales que se ganaron durante este Gobierno”, enfatizó.

El analista político opina que ambos escenarios son escasamente probables que se produzcan, ya que hoy día los electores están más informados y por lo tanto no van a creer de buenas a primera discursos maximalistas de esta naturaleza.

“La misma gente no tiene muy claro cuál es la verdadera coalición de Guillier y en ese sentido se producen mayores niveles de incertidumbre hacia un eventual gobierno de Guillier que hacia un eventual gobierno de Piñera. Por último, en el caso de Piñera la gente sabe a que está jugando, quién lo apoya, cuánto tiene en el Congreso y cuán viable es el programa de Gobierno. No así con Guillier”, recalcó

Carola Oyarce/El Muro

Foto: Agencia Uno

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here