Cristóbal Bellolio y deuda Bachelet: “No haber sido capaz de dar a Chile una coalición de centroizquierda con proyección. Bachelet se echó dos coaliciones”

0
647
FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

A la polémica por enviar el proyecto de ley de una nueva Constitución para Chile, a menos de una semana de dejar el gobierno, se suman las declaraciones que la presidenta Michelle Bachelet hizo en el programa de canal 13 “Las caras de La Moneda”, donde fue consultada por el posible cierre de Punta Peuco, ante lo cual la mandataria respondió: “quedan cinco días y no anuncio nada por la prensa, ahí se verá”.

Esto causó preocupación en los militares condenados por delitos de  violación a los derechos humanos y sus familiares. Sin embargo, el analista político de la Universidad Adolfo Ibáñez, Cristóbal Bellolio, cree que no va  pasar mucho porque se va el domingo. En su opinión, cerrarlo a última hora es una especie de desafío y provocación, algo que según él no es muy propio de la decencia política.

En conversación con EL MURO, Cristóbal Bellolio, dijo que Michelle Bachelet será recordada por realizar una serie de cambios progresistas en el país como la despenalización del aborto en tres causales, el acuerdo de unión civil, voto en el extranjero, y por poner fin al binominal. En cambio, una de sus grandes deudas fue el crecimiento económico.

¿Qué le parece que la presidenta Michelle Bachelet haya dicho que ahí verá lo que va a pasar con Punta Peuco?

Eso significa que ya no va a pasar nada, se va el domingo. A estas alturas qué va a hacer… nada. Por mucho que uno diga que va a gobernar hasta el final, me parece poco serio tomar decisiones que generalmente uno las tiene que hacer en períodos, me imagino, de reflexión más extenso. Que se tomen el último día es como entregar un trabajo a última hora. Me da mala espina, no digo que sea necesariamente equivocado, algunas cosas seguramente si se van a poder seguir haciendo hasta el último día, pero lo de la Constitución me avergüenza y que diga que no sabe lo que va a pasar, eso lo entiendo, pero si lo va a decidir en las próximas horas, eso me parece más problemático. Es mejor a estas alturas que las decisiones de esa envergadura se las deje al gobierno democráticamente electo que va a asumir en unos días más.

¿Ud. cree que va a seguir funcionando Punta Peuco?

Efectivamente el gobierno de Piñera dice que si lo cierra Bachelet ellos lo van a reabrir. Me parece que si están diciendo que lo quieren mantener abierto, cerrarlo a última hora es como una especie de desafío, de provocación. Si tú te vas a ir y el otro gobierno manifiesta su posición en determinado sentido y haces exactamente todo lo contrario, no es muy propio de la decencia política hacer eso. Si Bachelet hubiera cerrado Punta Peuco hace dos años no estaríamos hablando de esto, pero hacerlo al final sólo para causar un problema al gobierno siguiente no es la manera correcta de hacer política y si ella reconoce que todavía no sabe lo que va a hacer significa que no va a hacer nada.

¿Por qué crees que presentó el proyecto de la nueva Constitución a días de irse y no antes?

Para decir que cumplió . Ella hizo tres grandes promesas el 2013: una Reforma Educacional, una Reforma Tributaria y un nueva Constitución. Eso era parte de sus promesas, por lo tanto, ella se va diciendo “las cumplí todas”.  Es evidente que esa nueva Constitución adolece de una serie de problemas que no subsanan los defectos que tiene la actual en el sentido de que le falta legitimidad porque no tenemos idea quien la hizo, quien la redactó y como la sistematizó.

Con suerte conocimos el contenido hace un par de días, y hacer las cosas de esta manera no soluciona el tema de la legitimidad. Pareciera que lo único que quiere la presidenta, un poco presa de la ansiedad de la Nueva Mayoría por pasar a la historia, es que el texto tenga su firma y punto. Ella sabe que el gobierno de Piñera no va a asumir esta Constitución como propia, no va a pedalear en ese sentido, y los movimientos más de izquierda tampoco. Si yo fuera el Frente Amplio tampoco pescaría ni un metro de esta Constitución.

Según su punto de vista, ¿Cuál es legado que va a dejar Michelle Bachelet?

Creo que es muy luego para saberlo, esas cosas generalmente se ven más en perspectiva. Creo que los legados muchas veces no son necesariamente leyes particulares, sino también procesos culturales e históricos que se generaron junto con esos gobiernos. Me gustaría pensar más bien en el legado de Michelle Bachelet no solamente pensando en este segundo gobierno, sino también en general lo que ella significó para Chile.

Hay una serie de causas progresistas que se venían madurando desde hace mucho tiempo y que finalmente terminaron por cristalizar y ver la luz con Bachelet II, me refiero al tema del aborto, al voto chileno en el exterior, al fin del binominal, y el acuerdo de vida en pareja. Es decir, todas esas materias por un lado de profundización de la democracia y por otro lado de libertades individuales o derechos civiles como le llaman, y ella va a quedar en la historia como alguien que hizo avanzar ambas agendas. Nadie la va a recordar en su segundo mandato por el crecimiento evidentemente, ahora si puede que la historia la recuerde como una presidenta que terminó dándole una importancia especial al medio ambiente por ejemplo. En materia indígena no hay ningún legado. En materia de inmigración este país cambió, pero sin que este gobierno y la izquierda hicieran algo, pasó casi como una fuerza subterránea que nadie se percató hasta que estaba acá. Sin embargo, el hecho que Bachelet sea una presidenta mujer ya es una especie de legado.

¿Cuál sería la gran deuda de Michelle Bachelet?

Ella tiene una deuda claramente en materia de crecimiento y lamentablemente sin crecimiento es difícil redistribuir exitosamente, por lo tanto, no estoy tan seguro de que ella haya pasado a la historia como la mujer que derrotó la pobreza o superó la desigualdad. Si bien alguna de las cosas que ella hizo apuntaron en esa dirección no me queda enteramente claro que eso haya ocurrido.

Pienso que también es una deuda no haber sido capaz de darle a Chile una coalición de centro izquierda con continuidad y proyección, dicho en buen chileno, Michelle Bachelet, se echó dos coaliciones porque la Concertación terminó destartalada luego de su primer gobierno, mientras ella se fue feliz con el 80% de aprobación a Estados Unidos, pero su coalición estaba en estado moribundo , incluso al rato murió. Ahora se formó una nueva coalición para acompañarla a ella en su segundo mandato que también terminó muriendo. Le va a haber pasado dos veces la banda a su archi enemigo y eso te habla de que liderando coaliciones ella no es particularmente buena, nunca fue capaz de parir un sucesor.

Carola Oyarce/El Muro

Foto: Agencia Uno

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here