Competencia o lista de consenso: el dilema de Evópoli ante la elección de directiva

0
400

El novel partido de Chile Vamos renovará la dirección de la colectividad el próximo 5 de mayo con una clara hoja de ruta respecto al rumbo que debe seguir la tienda política, pero sin la certeza de quién es el más idóneo para liderar esta nueva etapa.

EN UN completo hermetismo se han transformado las elecciones al interior de Evópoli, ya que recién el viernes pasado se abrieron las inscripciones -vía página web- para las listas que quieran participar del proceso, y cuyo plazo culmina este viernes. Recién ahí se conocerá oficialmente qué listas se presentarán para dirigir la colectividad, y si habrá competencia.

De los nombres que podrían dirigir Evópoli se ha mencionado a Hernán Larraín Matte, quien prefirió omitir su opinión hasta que haya claridad de lo que se resuelva internamente en el partido.

Francisco Undurraga, actual timonel de Evópoli, señaló que no tiene definido si se va a presentar como candidato, y que ello depende en gran medida del tiempo que le demande su trabajo parlamentario, de situaciones personales y de cómo logran construir una mesa con gente que esté más dedicada al desarrollo del partido.

El analista político de la Universidad Adolfo Ibáñez, Cristóbal Bellolio, considera que los fundadores de la colectividad, como Felipe Kast, todavía ejercen una influencia incontrarrestable al interior del partido, por lo que estima que será una sucesión más o menos concertada.

“La decisión estratégica es si quieren hacer una lista parlamentaria o una que se dedique a fortalecer la orgánica partidaria. Con la primera se puede ganar más en la configuración del trabajo parlamentario, pero no necesariamente vas a estar construyendo partido.  La gracia de las listas no partidarias es que le permiten al presidente y al secretario general dedicarse a construir partido, lo que significa recorrer Chile sin las urgencias del trabajo legislativo”.

El académico considera que a Evópoli le conviene tratar de rentabilizar el buen nombre y esta especie de expectativa de derecha liberal que existe en el ambiente, y salir a consolidarlo en terreno recorriendo universidades, haciendo trabajo formativo, y atrayendo jóvenes que estén dispuestos a ponerle el hombro a lo que es fundamental para construir un músculo territorial.

“Me parecería muy inteligente que se optara por una lista que en vez de darle más protagonismo a los parlamentarios, se inclinen por conformar una directiva que se encargue de fortalecer el trabajo territorial y formativo. Para eso se necesita dedicación completa. Un poco parecido a lo que hizo Andrés Allamand en los primeros años de los 90 con la famosa patrulla juvenil. La pregunta es quién va a jugar ese rol en Evópolí”, puntualiza el analista.

Según Bellolio, una carta para cumplir ese objetivo puede ser Hernán Larraín Matte por varias razones: no está en el Congreso, tiene un perfil público relativamente alto, es uno de los fundadores del partido, y tiene línea directa con prácticamente todos los parlamentarios.

“La generación de Hernán Larraín Matte, Felipe Kast y compañía siempre ha soñado con un espacio propio dentro de la derecha chilena. Ese espacio propio demoró en salir, porque quizás les hubiese gustado desde que ellos tenían 30, pero se logró forjar más cerca de sus 40. Finalmente logró cuajar, y nadie duda que la lealtad política y generacional de Hernán está con ese proyecto”.

El columnista calificó a Hernán Larraín como una de las figuras más liberales que tiene la centroderecha, y eso lo perciben los militantes de Evópoli.“Es un tipo que no tiene ninguna duda respecto de las grandes batallas valóricas. Y si en la derecha suelen distinguir entre conservadores y liberales, él claramente está en el último grupo”.

Una lista acordada

Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca, plantea que Evópoli necesita una lista de consenso, ya que a su juicio, los partidos pequeños y emergentes progresan sobre la base de la unidad.  “No tendría sentido organizar elecciones internas si recién se está instalando como partido miembro de la coalición de gobierno. Es cierto que las elecciones internas permiten movilizar a las bases electorales del partido, pero eso aplica más para partidos grandes y consolidados, y no necesariamente para partidos emergentes”, precisó el académico.

Morales afirma que una vez resuelto el camino del consenso, Evópoli debería incluir mujeres en su directiva, ya que la bancada de diputados es 100% masculina, sin perjuicio de que tenga una senadora. Por eso mismo, considera que Evópoli debe saltarse toda clase de conflictos y avanzar en la consolidación partidaria.

“Esa unidad es lo que puede hacer la diferencia en comparación con sus socios de pacto. Es evidente que Evópoli pretende ir por la Presidencia de la República nuevamente de la mano de Felipe Kast, reeditando también su éxito en la reciente elección legislativa. Para eso requiere de unidad y consensos necesarios que permitan desplegar una buena negociación en las elecciones municipales y de gobernadores regionales en dos años más”, concluyó el analista político.

Por: Carola Oyarce/EL MURO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here