Choque de trenes en Chile Vamos: UDI y RN le rayan la cancha a Evópoli

1
723
Primer Comite Politico con presidentes de partido de Chile Vamos

En los principales partidos de la coalición tomaron nota de que la estrategia de sus socios de pacto para crecer política y electoralmente apunta a diferenciarse y expandirse a costa de ellos.

DESDE SU creación en 2015, el conglomerado de centroderecha ha destacado como dos de sus principales sellos la diversidad y unidad, haciendo una clara distinción con lo que había sido el bloque desde el retorno a la democracia, marcada por su carácter monolítico y las constantes divergencias entre el duopolio UDI y RN.

La institucionalización de Chile Vamos ha permitido hasta acá que las diferencias naturales existentes al interior de la coalición sean manejadas de manera prudente, sin que desborden ni escalen a nivel de crisis.

En los cuatro partidos del sector coinciden en que la toma de conciencia de que la diversidad es fundamental para la proyección y sobrevivencia del conglomerado ha sido la pieza clave para mantenerse unidos durante todo este tiempo, permitiendo con ello llegar al poder nuevamente.

Se trata de un frágil equilibrio que hasta aquí los partidos han podido gestionar con relativo éxito, pero que está constantemente amenazado por el choque de intereses entre ellos. Así, los partidos más grandes buscan mantener su posición dominante en Chile Vamos, mientras que los más chicos intentan crecer para alcanzar mayores grados de poder e influencia.

Son trenes que van en direcciones opuestas, los que a un mes y medio de transcurrido el gobierno del Presidente Piñera comienzan a situarse en punto de colisión. Esto, porque desde la UDI y RN advierten que Evópoli tiene afanes expansionistas, y la lectura que hacen en las principales fuerzas políticas de Chile Vamos, es que la estrategia para continuar creciendo es diferenciarse de los partidos tradicionales y del gobierno cuando sea necesario, incluso si ello implica tensionar las relaciones y debilitar la unidad.

La postura de Evópoli frente al tema de la identidad de género y la posibilidad de que menores puedan hacer cambio registral de sexo fue la primera señal que recibieron con inquietud en las sedes de calle Suecia y Antonio Varas.

Cuando las aguas recién comenzaban a aquietarse tras ese episodio, el anuncio del partido liderado por Felipe Kast de que ingresaría un proyecto de ley para regular la contratación de familiares y parientes en el Estado, en momentos que el Mandatario era fuertemente fustigado por la oposición al nombrar a su hermano Pablo como embajador en Argentina, acusándolo de nepotismo, fue considerado como una movida oportunista por las dirigencias de la UDI y RN, acrecentando el malestar con sus socios de pacto.

En ambas colectividades han señalado de forma interna que no están dispuestos a tolerar este tipo de situaciones por dos razones: porque generan ruido interno que alterna el normal despliegue del Ejecutivo en esta primera etapa de instalación; y porque no pretenden cederle un centímetro de espacio a Evópoli para que crezca a costa de ellos, y menos que lo pretendan hacer afectando la unidad de la coalición.

Y es que en la UDI y RN aún resuenan las palabras del Presidente Piñera durante el quinto aniversario de Evópoli en diciembre pasado, cuando señaló que “aquí veo a tres cuartas partes del futuro gobierno”, mostrando un claro favoritismo hacia esa tienda política.

Y es que los partidos grandes no quieren ser encasillados como los “malos de la película” en cada discusión de política pública en la que haya divergencias, mientras Evópoli usa esas diferencias para aparecer como el príncipe del cuento yendo a contracorriente de las posturas mayoritarias del bloque.

Frente a los cuestionamientos que en paralelo surgieron contra Evópoli por el episodio del proyecto de ley para cercar el nepotismo, en esa colectividad lejos de amilanarse, salieron a confrontar las críticas y a defender su accionar, con Felipe Kast afirmando que ambos partidos “caen en la mala política”.

En RN y la UDI coinciden en indicar que no se puede pretender crecer como partido instalándose como una suerte de oposición dentro del bloque oficialista, porque ese diseño, aseguran, en algún momento terminará haciendo agua, y provocará roces a mayor escala.

Por eso es que desde ambas colectividades piden a Evópoli que actúe con la responsabilidad que le cabe como partido miembro de la coalición oficialista, evitando darse gustitos que le pueden salir muy caro al gobierno y Chile Vamos.

Por: Carlos Cuadrado S./EL MURO

1 comentario

  1. Ya era hora que le hicieran el parelè a Evòpolis y a Feli-pillo el promotor del proyecto ….oportunista y populista como èl .

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here