El chantaje a lo “Cosa Nostra” del Frente Amplio al candidato Alejandro Guillier

0
630

Aprovechando que el candidato de la Nueva Mayoría necesita de un gran porcentaje de los votos de quienes en primera vuelta se inclinaron por Beatriz Sánchez, el Frente Amplio comenzó una puja por obtener concesiones del senador por Antofagasta de cara al balotaje.

Si bien en un principio el abanderado de izquierda se resistió a este jaloneo, y al intento del bloque liderado por Boric y Jackson para que corra el cerco de sus propuestas programáticas, el periodista ha comenzado a ceder en algunos temas, como la condonación de una parte del CAE y la propuesta de un plebiscito para establecer una nueva Constitución.

Así y todo, el Frente Amplio ha insistido que se trata de medidas tibias, a medio camino, y continúan manteniendo en trance el respaldo de ese sector al representante del oficialismo. Presión que seguramente se irá incrementando a medida que se acerca la elección, aun cuando hoy el conglomerado se reunirá para definir su línea de acción.

La pregunta es hasta qué punto Alejandro Guillier podrá seguir resistiendo este jaloneo, y qué margen tiene para hacer otras concesiones, dado que si bien tiene que atraer a ese electorado de izquierda, no puede tampoco descuidar a los grupos más moderados del sector que están en una disyuntiva para la segunda vuelta.

Porque además en el entorno del ex rostro de televisión saben que todas las promesas que comprometa al Frente Amplio durante la campaña, son una factura a cobrar si es que resulta electo Presidente de la República.

EL MURO consultó la opinión de dos analistas frente a este tema, y cómo debiese resolver el candidato de la Nueva Mayoría el dilema en el que se encuentra, considerando que requiere conquistar un alto número de votos si quiere vencer a Sebastián Piñera.

El cientista político José Miguel Izquierdo indica que la centroizquierda está en una situación en la que se requiere un liderazgo con mucha habilidad para sortear este trance. “El problema es que Guillier no es un líder ni tiene habilidad política”, lo que a su juicio se ha notado bastante.

El ex asesor de Sebastián Piñera hace la distinción entre la cúpula y el electorado. Para el analista, la cúpula es más de ruptura hacia la elite completa y hacia el sistema. “Y esa opción por la ruptura tiene una sola conclusión coherente, que es mantenerse como oposición”.

Señala que la diferencia con las bases está en que esos grupos no son tan claros. “Aunque esas bases se hayan inclinado por la misma opción de ruptura, no necesariamente prefiere que gane la derecha y mantenerse en la oposición, sino que tal vez hay una mezcla”.

Izquierdo pone el acento en un aspecto que para él es relevante: la falta de control del referéndum del Frente Amplio, “ya que nadie conoce cuál es el proceso de consulta a las bases, o cómo es esa mecánica. Curiosamente nadie le ha preguntado al Frente Amplio cómo está consultando, porque eso que están haciendo es la definición del populismo, ya que van a decidir lo que quieran en relación a un pueblo que no sabemos cuál es”.

El experto electoral considera que la conducta de la cúpula del Frente Amplio será definirse por la ruptura, “pero apelando a que la decisión recaiga en un grupo que no sabemos cuál es”.

El personero reconoce que no es fácil leer al Frente Amplio, porque según él es un movimiento indefinido y poco claro. “Entre Tomás Hirsch y Maite Orsini hay varios kilómetros de distancia”.

El analista remata afirmando que “el principal error de Guillier es haber caído en el juego de que el apoyo del Frente Amplio es lo que define la elección. Y eso lo hace entregando puntos programáticos”.

El experto recuerda que el Frente Amplio ya anunció que será oposición a todo evento. “Ese es un dato que Guillier está teniendo en cuenta, y por eso está tomando ciertos resguardos, evitando entregar una carta blanca a todas las demandas que está haciendo el bloque de izquierda”.

Entre la elección y el gobierno

Para Marco Moreno, decano de Ciencias Políticas de la Universidad Central, Guillier está obligado a hacer algunos guiños al Frente Amplio, pero no tanto a las cúpulas, sino que más bien al electorado que se inclinó por Beatriz Sánchez en primera vuelta.

“Si logra entre el 60% a 70% del millón 300 mil votos de ese sector, Guillier puede obtener el triunfo en segunda vuelta. Esto, teniendo en cuenta que también debe conseguir los votos que optaron por Marco Enríquez y Carolina Goic, tarea que se asume más fácil, y que vayan a votar por él los mismos que lo hicieron el 19 de noviembre pasado”.

El académico dice que esto forma parte de los tiempos electorales, y que luego vendrá el momento de gobernar. Afirma que en esta etapa los candidatos tienden a flexibilizar sus posturas, como su propuesta de eliminar el CAE para el 40% más pobre, o establecer un sistema de pensiones tripartito.

“De alguna manera, está planteando algunos matices que le van a permitir salvaguardar la cobranza de cuentas que le pueden hacer si sale electo”. El analista remarca, eso sí, que la tarea de gobernar será difícil para cualquiera de los dos que asuma la presidencia, debido a la fragmentación del Congreso.

El experto recuerda que el Frente Amplio ya anunció que será oposición a todo evento. “Ese es un dato que Guillier está teniendo en cuenta, y por eso está tomando ciertos resguardos, evitando entregar una carta blanca a todas las demandas que está haciendo el bloque de izquierda”.

Agrega que el senador no solo debe pensar en el momento electoral, sino que también en el tiempo de gobernar, y entre más compromisos asuma, más complejo le será la gobernabilidad. “Las sobre expectativas solo le pueden traer dificultades”, apunta Moreno.

Según el decano, Guillier tiene la convicción de que por lo mismo no puede ceder en todo, y por eso hasta hace unos días no había sucumbido a la lógica de los ofertones, salvo los anuncios que realizó el lunes. En este sentido, plantea que la entrevista que dio en Pulso y que se publicó ese día, provocó una presión mayor del Frente Amplio, que lo obligó a hacer algunos anuncios en la tarde.

Puntualiza que Guillier ha intentado poner el punto de la responsabilidad para gobernar, como una especie de dique para resistir a las presiones a las que está siendo sometido desde la izquierda.

Carlos Cuadrado s./El Muro

Foto: Agencia Uno

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here