Alejandro Guillier y Partido Comunista: ¿Más cerca o más lejos?

0
819

Durante la primera etapa de la campaña presidencial del candidato Alejandro Guillier, respaldado por el PR, PPD, PS y el PC, el senador por Antofagasta, bajo las presiones ejercidas al interior de los sectores oficialistas que lo apoyan, se vio  obligado, sin tener mayor campo de acción, de incluir en su equipo a militantes del PC, particularmente, en su vocería como fue el caso de la candidata, Karol Cariola, la misma que, después de unos meses, de la primera línea pasó a la segunda, o más bien, a la tercera, debido a su cuestionado desempeño al no tener mayor trayectoria política, ni el bagaje suficiente para ser la voz de una campaña con miras a La Moneda.

Y en el retroceso que experimentó la diputada, Karol Cariola, en su calidad de jefa de campaña, otro de sus “compañeros”, Juan Andrés Lagos, como se acostumbran llamar los comunistas entre sí, fue reemplazado de su cargo de Jefe de Comunicaciones. Esto, porque advierten fuentes cercanas al abanderado, en conversación con EL MURO, los dirigentes que estaban a cargo, no consiguieron  los frutos esperados y los resultados de las recientes elecciones, del pasado 19 de noviembre, aunque Guillier pasó a segunda vuelta para competir con el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, tampoco los ha dejado contentos y mucho menos seguros de lograr la victoria el próximo 17 de diciembre y evitar que el abanderado de la derecha llegue por segunda vez a la Presidencia.

A ese panorama se suma otro antecedente: el Partido Comunista dentro de la Nueva Mayoría es visto como una suerte de estigma, como un peso, más que un aliado amigo y, por lo tanto, más que conseguir adherentes para Alejandro Guillier, los termina alejando, asustando y a muchos les incomoda el rol protagónico que, en esta segunda administración de Michelle Bachelet, se le otorgó a la colectividad.

¿Y qué fue lo último que ocurrió tras los recientes comicios? Una vez más, el equipo de trabajo comunista que tenía Alejandro Guillier fue removido, sacado de cuajo, los que, simplemente, fueron desplazados, asumiendo la primera fila el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde -electo senador por El Maule- y la electa senadora, actual diputada de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste.

Es decir, en las negociaciones realizadas por el Partido Socialista y la Democracia Cristiana consiguieron quitarle poder a los comunistas en el equipo del abanderado de la Nueva Mayoría. No hay que olvidar que hasta la ahora ex candidata presidencial de la DC, la senadora, Carolina Goic, quien fue una de las más perjudicadas en las recientes elecciones y renunció a seguir siendo timonel del partido, aseguró, en algún momento cuando todavía era abanderada, que no era viable gobernar con el Partido Comunista.

Al parecer, el candidato, Alejandro Guillier, ha entendido que si quiere conquistar los votos de la DC para que lo apoyen en su aspiración de suceder en La Moneda a Michelle Bachelet, tiene sí o sí que darle algunas señales y guiños al partido de la flecha roja. Y, precisamente, uno de esos guiños es ir, poco a poco, dejando fuera, al margen de la toma de decisiones, al Partido Comunista, mientras más lejos mantenerlos, mejor para el PR, el PPD, el PS y la DC que lo respaldan y que están empeñados en que Piñera no gane.

Sin embargo, dentro del oficialismo hay algunos que niegan que el PC haya sido desplazado del comando de Alejandro Guillier. Y, al respecto, señalan que “de alguna manera, Karol Cariola fue reemplazada, porque era una persona incumbente, era candidata a la reelección como diputada en el mismo distrito donde estaba el presidente del PPD (Gonzalo Navarrete) y lo que habíamos acordado nosotros, mucho antes, es que los incumbentes no tenían que tener privilegios frente a otros candidatos”. Añaden que “es posible, a veces, que las formas se pasen de largo (en referencia a no informarle directamente a Cariola y a Juan Andrés Lagos de su salida del equipo), pero no se ha sacado al PC, es parte del comando, tiene representantes en el comando, ayer ingresó Camila Vallejo y me imagino que en la medida que esto se vaya ordenando van a seguir existiendo militantes de todos los partidos”.

Este nuevo recambio en el equipo de trabajo del candidato Alejandro Guillier, según altas fuentes de la alianza oficialista, obedece a una razón concreta: es una estrategia electoral que busca demostrar con una señal concreta que el comando no ha sido capturado por el Partido Comunista.

¡Adiós a la captura del PC!

Los ánimos al interior del Partido Comunista no son de los mejores, en estas últimas horas y las declaraciones en la prensa de la diputada, Karol Cariola dejan en evidencia que, ni siquiera, se les notificó de que serían reemplazados en sus   cargos. La chica de rojo afirmó: “Por parte del coordinador, a través de los medios de comunicación me entero que he sido excluida del comando”, usando casi las mismas palabras de la Presidenta, Michelle Bachelet cuando dijo, tras hacerse público el escándalo del llamado caso Caval, en el que está involucrado su hijo y nuera (Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon) que se enteró por la  prensa.

Hasta Cariola no se complicó en decir que Guillier tendrá que dar explicaciones de su decisión, lo que revela que no están de acuerdo con la determinación de sacarlos del comando, aunque algunos como el propio, Álvaro Elizalde, diga que nadie está fuera. ¿Será cierto eso de que nadie está fuera del comando de Guillier, ni siquiera los comunistas?, ¿no estarán conscientes de que como han hecho las cosas, sin mayor planificación y notificando las decisiones por la prensa, precisamente, lo que hacen es acrecentar la fractura interna que vive la Nueva Mayoría?

Este nuevo recambio en el equipo de trabajo del candidato Alejandro Guillier, según altas fuentes de la alianza oficialista, obedece a una razón concreta: es una estrategia electoral que busca demostrar con una señal concreta que el comando no ha sido capturado por el Partido Comunista.

En este sentido, un dirigente de la Nueva Mayoría y cercano al senador por Antofagasta, plantea a este diario digital que “si en algún momento el Partido Comunista logró capturar y, de alguna manera, controlar el trabajo del comando, hoy, estamos dando señales de que el rol del PC se va a minimizar, porque dentro de la Nueva Mayoría son varios los que miran a ese partido con desconfianza y recelo, al pretender imponer su ideología y sus ideas, las que no todos compartimos”.

Agrega que “nadie puede negar que el Partido Comunista ha intentado estar en la primera línea del comando de Guillier y, con eso, sacar réditos políticos, pero si queremos ganar la segunda vuelta presidencial, tenemos que abrirnos a los  diferentes sectores y no permitir más que un grupo quiera hacerse del poder y perpetuarse en un espacio que (Michelle) Bachelet les cedió, sin consultarle a nadie, fue una decisión de la Mandataria, la que muchos no comparten desde que asumió el gobierno y que se ha mantenido, hasta ahora”.

Otra fuente consultada plantea que “armar comandos de campaña con vetos a determinados partidos no tiene ningún sentido, porque la política se hace sobre la base de entendimientos, sobre las ideas. Habrá algunas personas que son más adecuadas que otras, pero, en general, es sobre ideas. Lo que nos une es que somos una alianza de carácter programático, donde todos los partidos cooperamos para que parte de nuestras propuestas se incorporen en un programa y aceptamos las de otros, por lo tanto, aquí no hay guiños a nadie. Hay algunas cosas que pueden ser más eficaces que otras, pero no hay exclusión de nadie”.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here