Alegatos en La Haya: las razones que podrían derivar en una solución salomónica de la Corte Internacional

0
572

Del 19 al 28 de marzo se realizará la segunda etapa de la fase de alegatos por la demanda marítima de Bolivia contra Chile ante  la Corte Internacional de Justicia, donde Evo Morales, prácticamente, se juega el todo por el todo, incluso, el poder que ha conseguido en su país. Hasta viajó a Holanda para marcar presencia y aprovechó de enviar un mensaje en su cuenta de Twitter: “En el año 1825, cuando se fundó Bolivia, nacimos con Antofagasta, una invasión nos arrebató todo nuestro litoral, no se puede tergiversar la verdad. El Tratado de 1904 fue impuesto por las armas, pero no vinimos por este tratado, sino por los compromisos incumplidos”.

Desde la vereda chilena, lo que se observa es más bien un ambiente de tranquilidad, amparado en que la historia le da la ventaja a nuestro país. En tal sentido, el ex Ministro de Relaciones Exteriores, Mario Fernández dijo a este diario electrónico que “como Bolivia está bajo una fuerte influencia megalomaníaca de Evo Morales, cualquier fallo va a tratar de intrumentalizarlo como un gran triunfo para Bolivia y como nosotros somos bastantes más austeros para expresarnos y somos más precisos que lo que ha sido nuestra contraparte boliviana, creo que nos vamos a encontrar con un fallo que no va a significar ningún acoso a la soberanía de Chile”.

Incluso, el Presidente Sebastián Piñera, en el marco de la primera jornada de alegatos de ayer, afirmó tajantemente que “el tratado de 1904 fue válidamente celebrado y está vigente y que Chile no tiene temas limítrofes pendientes con Bolivia y por lo tanto no tiene ninguna intención de negociar temas limítrofes”.

En conversación con EL MURO, el analista político, Patricio Gajardo, académico de la Universidad San Sebastián, señala que “Una cosa es el formato jurídico en el cual Chile plantea que no hay nada que discutir con Bolivia, porque los Tratados son intangibles y Bolivia lo que quiere hacer es, básicamente, decir que Chile ha marcado precedentes con anterioridad en que ha habido ofertas de negociación”.

Agrega que “el tema jurídico tiene un componente político, porque si uno examina lo que fue la decisión de Perú v/s Chile en el tema marítimo, fue claro que la Corte de La Haya no se adscribió, exclusivamente, al principio jurídico, sino que fue una decisión de alguna manera “salomónica”, por consiguiente, tenemos varios elementos que están presentes, entre ellos, la utilización del tema de La Haya para fortalecer o intentar fortalecer un liderazgo que está bastante disminuido”.

-¿Cómo se entiende que existiendo tratados internacionales, el Presidente Evo Morales insista en reclamar una soberanía soberana al mar?

Estoy totalmente de acuerdo en que no hay argumentos de carácter jurídico, pero hay una apuesta por parte de Bolivia.

La Haya consideró que había elementos en esta segunda fuente del derecho internacional que son los precedentes, la costumbre y que, por lo tanto, Chile había reconocido que Bolivia tenía un problema, que hubo intentos y ofertas de negociación.

 -¿Cuándo?

En el año 1975, 1976 el Acta de Charaña se consideró un intercambio territorial y un corredor para darle salida al mar a Bolivia, entonces, esta idea de Bolivia de que se había generado un derecho, una demanda efectiva y una obligación de negociación a partir de que Chile reconoce, implícitamente, a través de la costumbre las ofertas que ha hecho para negociar una salida al mar y que demostró buena voluntad para llegar a una negociación y esa solución no se pudo lograr.

Creo que va a ver una sentencia en derecho, no me cabe la menor duda, pero al declarar la Corte Internacional de La Haya que es competente para pronunciarse sobre este tema puede tomar en cuenta los precedentes, los antecedentes y elementos que son, de alguna manera, sensibles al debate en la opinión pública y, ahí sí que corremos un riesgo.

-Se dice que cuando hay litigios que llegan a La Haya siempre uno de los países afectados pierde… ¿Existe el peligro que Chile se vea obligado a negociar con Bolivia?

El tema de si pierde o gana va a depender de lo que considera Chile y la posición de nuestro país es que la sentencia no podría y no puede decir ¡acá, usted tiene que sentarse a negociar una salida al mar con soberanía!, claro que, eso no lo podría hacer, pero sí podría establecer la obligación de negociación, no necesariamente una determinada solución final de esa negociación.

– ¿Qué es lo que se considera derrota?

Por ejemplo, si efectivamente dice que no se puede determinar un resultado en la negociación, pero sí obliga a los dos países a negociar. Entonces, eso es muy probable que Bolivia le saque lustre políticamente. Más que si pierdo o gano, la posición chilena es legítima y ajustada a derecho y lo otro ha sido una construcción teórica, siempre hay elementos de comunicación para generar determinados efectos, en términos de lo que beneficia a unos u a otros.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here