UF:26.340,32 UTM:46.229,00 Dolar:658,05 Euro:700,81 Cobre US$/Libra:2,59 Petróleo WTI US$/Barril:51,08 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:19.804,72
Mañalich y deuda hospitalaria: “Equivale a 2 grandes hospitales. Son 2 hospitales Barros Luco”

Mañalich y deuda hospitalaria: “Equivale a 2 grandes hospitales. Son 2 hospitales Barros Luco”

Viernes 6 de enero de 2017

El ex ministro de Salud señala que “La irresponsabilidad es máxima. Todo por culpa de la ideología que ha terminado por dejar de lado cualquier sensatez en la administración del Estado.”

En un pozo sin final se ha convertido la deuda hospitalaria del país. De hecho, en septiembre de 2016 se registró la suma más alta de la historia, cuando la deuda hospitalaria de los servicios de salud con sus proveedores llegó a los 306.719 millones de pesos.

Nada ha sido suficiente para detener la hemorragia. En este sentido, y pese a las inyecciones de recursos realizadas por el Ministerio de Hacienda en abril pasado -y que alcanzó los 131.000 mil millones-, apenas logró que en mayo el sobregasto se mantuviera en 150.000 mil millones de pesos, pero cuatro meses después ese déficit prácticamente se ha duplicado.

En medio de esta crisis, en octubre pasado el Ministerio de Salud (Minsal) reconoció una segunda amortización. Esta vez se trató de un anticipo de presupuesto corriente de la cartera de $ 100.000 millones de pesos, lo que llevó a que la deuda a octubre se ubicara en los $ 255.575 millones

Para hacerse una idea del descalabro, un informe de la Dirección de Presupuestos de Hacienda concluyó que entre 2008 y 2015 la deuda se incrementó a una tasa del 18%.

Las razones de la crisis. ¿La principal? El sobregasto operacional, entre los que destaca el gasto en bienes y servicios y de personal. En este último aspecto, se visualizó un incremento de remuneraciones y de la dotación autorizada y un sobreuso de la modalidad de contratación a honorarios, donde “el último aspecto se considera el más crítico, ya que las diferencias entre lo presupuestado y el gasto efectivo son de más de un 100%, alcanzando valores de casi 240%”, dice el informe.

De acuerdo con información publicada hace pocos días en La Tercera, varios expertos prevén que a fines de 2016 la deuda alcanzará niveles cercanos a los 450.000 millones.

-¿Le sorprende este nivel histórico de deuda hospitalaria?

-No es sorpresa, ya que el informe trimestral que ha entregado la Dirección de Presupuesto a la comisión mixta del Congreso la tendencia era clara. Lo que se proyecta como nivel de deuda para el 2016 es de unos 450.000 millones de pesos. Lo que ha existido, además, han sido maniobras estéticas, adelantando plata para que no se viera tan mal la deuda en los gráficos.

-Lo que no se entiende es la deuda si se considera el aumento que ha tenido el presupuesto en Salud...

-Efectivamente, el presupuesto en Salud ha tenido un crecimiento muy vigoroso en estos últimos años. En palabras simples, el ministerio de Salud dispone de más dinero y, a pesar de ello, no es responsable con su gasto. Y lo excede en el marco obligatorio que le exige la Ley de Presupuesto. A ver, para tener una idea de los montos adeudados, estamos hablando de la mitad del dinero destinado al rescate de Codelco. Otro ejemplo: la deuda equivale a dos grandísimos hospitales. Son dos hospitales Barros Luco.

-Llama la atención estas suertes de “suples” que se le entregan a Salud a fin de maquillar a deuda y hacer que no parezca tan grave...

-Por supuesto. Y desde el punto de vista formal lo que hay un grave abandono de responsabilidades. Los ministerios deben administrar los recursos de todos los chilenos y deben atenerse al filtro de una comisión mixta en el Congreso al momento de elaborarse el presupuesto. Los ministerios deben atenerse a un marco presupuestario. Al final lo que se está produciendo es un engaño a los propios parlamentarios y a la ciudadanía con estos niveles de discrecionalidad ya que no es lo que se les ha autorizado para gastar. Es evidente que los dineros que se le están entregando al ministerio se están sacando de otras partidas. De alguna parte se está dejando de gastar, en educación, obras públicas o seguridad.

Salud y el paraíso de los operadores políticos

-¿Por qué el mundo político no se ha encargado de denunciar más fuertemente lo que está sucediendo con esta deuda en Salud?

-Porque hay una complicidad.

-¿Complicidad en qué sentido?

-Bueno, porque el Ministerio de Salud sirve mucho para maquillar las cifras de desempleo. Hay que tener en cuenta de que la mitad de los funcionarios del Estado en Chile están vinculados al ministerio de Salud. Es evidente que existe un exceso de contrataciones a honorarios que tiene por objeto aliviar la situación de desempleo que enfrenta el país. Y también, para decirlo derechamente, para contratar una cantidad importante de operadores políticos.

-¿Así de simple?

-Así de simple.

-El asunto es que el nivel de deuda no hace más que agravarse…

-Lo grave es que estamos llegando a endeudamientos que nunca se habían visto. Hasta se está poniendo en riesgo la clasificación crediticia del país. Y solo por un actuar irresponsable por parte del Fisco.

-¿Visualiza alguna medida que debiera adoptarse con tal de revertir la situación?

-Que termine el gobierno, ya que no tiene ningún sustento político que le permita apretar el cinturón. Con la compleja situación que enfrentaremos el 2017 la verdad es que el gobierno no tiene espaldas para tomar decisiones importantes. Por eso es que el próximo gobierno enfrentará una situación fiscal muy, pero muy deteriorada. Casi está condenado a solo administrar el déficit que recibirá. La irresponsabilidad es máxima. Todo por culpa de la ideología que ha terminado por dejar de lado cualquier sensatez en la administración del Estado.

-Es decir, la próxima administración está condenada, en Salud y otras áreas, a una suerte de economía de guerra...

-Salvo que ocurran situaciones muy espectaculares, el próximo gobierno enfrentará una situación de economía de guerra. Esto es mucho peor de lo que ocurrió con el terremoto y tsumami del 2010. Y mejor no hablemos de que la naturaleza nos castigue de nuevo.

-En medio de este panorama, ¿cómo visualiza la tarea de la ministra de Salud?

-Ella está ausente, no tiene una conversación con Fonasa, no hay gobierno sobre los servicios de salud que hacen lo que se les ocurre. Y todo empezó con Helia Molina, cuyo primer año de gestión resultó ser trágico. Como le decía: es el resultado de cuando la ideología termina por mandar todo. Estamos empezando a pagar las consecuencias de la borrachera ideológica.

EL MURO

Foto: Agencia Uno

Relacionados

El "meme" del día

Firme compañero ....

Firme compañero ....