“Juventud, Rebeldía y Revolución” (Centro de Estudios Bicentenario, 2017. 274 pp.)

0
3311

“Juventud, Rebeldía y Revolución. La FEUC, el reformismo y la toma de la Universidad Católica de Chile”, es el título del último libro del historiador Alejandro San Francisco, publicado en agosto 2017 por el Centro de Estudios Bicentenario.

Obra que gira en torno a “una de las expresiones más visibles de aquellos rebeldes años de la década de 1960” (p. 17), como lo fue la toma de Casa Central de la UC en agosto de 1967.

Entre las muchas virtudes del libro que comentamos, cabe destacar el extenso uso de las entrevistas realizadas, especialmente para el libro, de los principales protagonistas de los acontecimientos, como es el caso de Miguel Ángel Solar, Ernesto Illánes, Luis Hevia y José Antonio Viera-Gallo, entre otros.

Además, el libro contiene un  importante anexo documental donde destacan, por ejemplo, la “Carta del Presidente de la FEUC Miguel Ángel Solar al Consejo Superior de la Universidad Católica de Chile” de 6 junio 1967; la “Carta de Jaime Guzmán y otros dirigentes gremialistas al cardenal Giuseppe Pizzardo, Prefecto de la Sagrada Congregación de Seminarios y Universidades”, de 28 de abril de 1967 y la muy interesante transcripción del debate televisivo sostenido entre el entonces director de El Mercurio, Rene Silva Espejo y el Presidente de la FEUC, por las pantallas de Canal 13, el 19 de agosto 1967.

Todos elementos que sin duda harán de esta obra un material de consulta obligatorio para quien quiera profundizar en dicho período.

La obra tiene, además, el mérito de hacerse cargo de las distintas visiones sobre “la toma”, dejando atrás los mitos o versiones simplificadas de lo ocurrido, situando los hechos en el contexto de una época de efervescencia social, clima que, por supuesto, no le fue indiferente a los dirigentes estudiantiles de aquellos años y tampoco, a la misma Iglesia Católica, la que lentamente comenzaba a tomar posturas cada vez radicalizadas, y que se reflejarían  en una de las revistas mas influyentes de la Iglesia en aquellos años: “la revista Mensaje estimó que la revolución era un hecho en América Latina y que había dos alternativas: oponerse a ella o cristianizarla. La publicación se manifestaba por la segunda opción” (p. 32).

Así también, a través de sus páginas, podemos ver que “la toma” lejos de ser un hecho aislado, fue la culminación de un proceso que se venía gestando al menos desde 1963 entre el estudiantado de la UC, cada vez más crítico del rol de la universidad ante una “estructura social opresiva” y la necesidad de que los jóvenes se convirtieran en protagonistas de los cambios que se debían realizar. Más todavía en el caso de una Universidad Católica, en la que parte de su jerarquía a nivel latinoamericano y también nacional, llamaba a la acción para terminar con las “injusticias sociales”.

La toma de la UC fue un catalizador de la conflictividad social que amenazaba crecientemente al país y la obra describe muy bien las distintas aristas que fue generando, como el conflicto con el principal medio de comunicación de la época, El Mercurio, también la intervención directa o indirecta  de los partidos y dirigentes políticos más destacados, incluido el propio Presidente Eduardo Frei Montalva y en definitiva, las inevitables disputas con la propia jerarquía de la Iglesia Católica.

Por último, el libro tiene también el mérito de ir más allá de “la toma” de la UC y avanzar a las disímiles consecuencias que generó, como fue el hecho de que en las elecciones estudiantiles del año siguiente triunfaran los opositores a la misma y la FEUC de 1968 fuera encabezada por un represente del movimiento gremial, así como la toma de la Catedral de Santiago el 11 de agosto de 1968 y el surgimiento de los llamados “Cristianos por el Socialismo”, entre otros.

Para concluir y, a título personal, podriamos decir  lo que el autor afirma para el caso del famoso mayo francés de 1968. De “la toma” de la UC “…quedó más un espíritu que un cambio concreto”, y en definitiva,  representó más “un legado simbólico”, que un cambio de rumbo permanente.

Gonzalo Arenas Hödar

Abogado

Magister en Historia

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here