UF:26.611,09 UTM:46.787,00 Dolar:649,94 Euro:761,34 Cobre US$/Libra:2,82 Petróleo WTI US$/Barril:48,75 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:21.711,01

La Internet del futuro estará en todas partes y nos ayudará a tomar mejores decisiones

11 de junio 2015

A mediados del año pasado, de vacaciones con mi familia en Canadá, decidí practicar esquí acuático.

En ese momento, estaba confiado en que todo estaría bien. Era un hermoso día, sabía cómo hacer esquí acuático y estaba en buen estado físico. Por supuesto que iba a poder levantarme y salir del agua sin problemas.

Recién más tarde, cuando estaba acostado, buscando en Internet los síntomas de un tendón desgarrado, me di cuenta de cuánto me había equivocado.

Siendo un hombre de más de 30 años, en aguas gélidas, las probabilidades de lastimarme gravemente eran increíblemente altas. Una revista médica incluyó el esquí acuático entre las causas más comunes de mi lesión, junto con montar toros. Una cantidad enorme de información estaba disponible frente a mis ojos, sólo que no estaba ahí cuando la necesitaba.

¿Qué tiene que ver esto con el futuro de Internet?

Hoy, Internet es como una biblioteca. Contiene una gran cantidad de información accesible si sabemos dónde buscar. En la mayoría de los casos, obtener la respuesta correcta requiere hacer las preguntas correctas.

La Internet del mañana estará en todos lados y en todo. Apelará a enormes cantidades de datos para aumentar nuestra propia inteligencia. Y nos ayudará a tomar mejores decisiones, desde evitar interacciones peligrosas con medicamentos a diagnosticar enfermedades o decidir cuándo no es la mejor idea practicar esquí acuático.

Comienza con lograr que todo el mundo esté en línea

Llevó más de 45 años para que el teléfono se ganara un lugar en la mayoría de los hogares estadounidenses. Internet lo logró casi tres veces más rápido. Sin embargo, 4.400 millones de personas en todo el mundo aún no están conectadas.

En el futuro, esa cifra bajará drásticamente. Ahora,  Google está desarrollando globos aerostáticos para llevar Internet a rincones remotos del planeta. El año pasado, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) y el Instituto Tecnológico de Massachusetts anunciaron que habían desarrollado láseres capaces de proyectar Internet de alta velocidad a la luna. Internet se está volviendo cada vez más democratizada.

En tanto, para los que estamos conectados, Internet se está convirtiendo cada vez más en una necesidad básica. La Internet del futuro estará en todos lados, y mientras más gente la tenga, más importante será.

Segundo, en el futuro no demasiado distante, la pregunta no será qué aparatos están conectados, sino qué aparatos no están conectados.

Las computadoras fueron los primeros aparatos en línea. Luego llegaron los teléfonos inteligentes. Hoy estamos comenzando a ver el esbozo de un mundo totalmente conectado, donde desde zapatos hasta ganado nos brindarán un flujo constante de datos.

Sin embargo, esto recién comienza. La firma de investigación  Gartner Inc. estima que la cantidad de aparatos conectados en uso alcanzará los 4.900 millones este año. Para 2020, habrá 25.000 millones. Con procesadores más pequeños, redes más amplias y más fuentes de energía, no pasará mucho tiempo antes de que todo a nuestro alrededor se convierta en una computadora, desde nuestros auriculares a nuestras sillas.

Por supuesto, hay riesgos. Los aparatos conectados abren la posibilidad de problemas de seguridad y privacidad. No obstante, si podemos encontrar un equilibrio entre precaución y conveniencia, la propagación de aparatos conectados tendrá un impacto profundo en la forma en que hacemos casi todo.

Tercero, Internet mejorará su capacidad de convertir datos en información.

En 2013, los humanos generaron alrededor de cuatro zettabytes de datos. Eso equivale a 300 millones de personas sacando una foto digital cada segundo de cada día durante más de cuatro meses. Y la cantidad se está duplicando cada dos años.

No obstante, sólo una fracción de esos datos de hecho es analizada, empaquetada y entregada de forma útil. Por ejemplo, hay abundantes datos para determinar exactamente cuánta agua usamos y para qué la usamos. Sin embargo, la mayor parte de esa información no nos llega de forma tal que nos facilite usar menos agua. En el futuro, la información nos servirá más, permitiéndonos aprender más sobre nuestro comportamiento y ver cómo podemos mejorar.

Reactivo vs. proactivo

Finalmente, la Internet del futuro pasará de hacer cosas cuando se las pedimos a hacer cosas antes de que las pidamos.

Hoy, la mayor parte de la tecnología es reactiva. Preguntamos algo y obtenemos una respuesta. Es útil pero también limitador. ¿Y si no hacemos la pregunta correcta? ¿Y si no sabemos que debemos hacer una pregunta?

En el futuro, más conversaciones se producirán de forma proactiva. En el caso de mi accidente de esquí acuático, mi teléfono inteligente podría haber combinado información existente —incluidos datos de GPS (del lago, que estaba agitado), mi historia clínica (cuatro cirugías relacionadas con articulaciones), la temperatura del ambiente (frío) y datos de flexibilidad de mi contador de estado físico— para predecir que estaba considerando hacer esquí acuático, calcular las probabilidades de que me lesionara y aconsejarme que no lo hiciera, aún antes de que me metiera al agua.

O, si era lo suficientemente testarudo como para hacerlo de todos modos, una computadora que controlara el bote podría haber impedido que el motor me llevara demasiado rápido, entre otras cosas. La decisión de practicar esquí acuático seguiría siendo mía, pero tendría todos los datos necesarios para entender y minimizar los riesgos.

De muchas formas, la Internet del fututo se sentirá distinta a la actual. En lugar de buscarla, nos rodeará. Y en lugar de extraer datos de ella, nos enviará un flujo constante de información seleccionada y personalizada para ayudarnos a solucionar problemas y vivir mejor, y vivir mejor juntos.

La pregunta será si realmente escucharemos y usaremos esa información para tomar mejores decisiones. Algunas cosas no cambian nunca.

Fuente: The Wall Street Journal/ Tony Fadell

Foto: Agencia Uno

El "meme" del día

Celebrando el 21 de mayo ...

Celebrando el 21 de mayo ...