UF:26.646,14 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:746,15 Cobre US$/Libra:2,9 Petróleo WTI US$/Barril:50,66 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.349,59
La “doble frontera” que deberá resguardar Piñera de aquí a la primera vuelta

La “doble frontera” que deberá resguardar Piñera de aquí a la primera vuelta

Jueves 4 de mayo de 2017

Con José A. Kast compitiéndole desde la derecha, y Carolina Goic desde el centro, el más seguro abanderado presidencial de Chile Vamos tiene el desafío de obtener el primer lugar en noviembre para enfrentar con ventaja el balotaje.

El escenario ideal para Sebastián Piñera en la carrera por llegar a La Moneda siempre fue ser el candidato único de su sector, y que la Nueva Mayoría compitiera con un solo candidato, vinculado al mundo de la izquierda y no de la DC.

Finalmente ninguna de esas premisas se cumplió, ya que el conglomerado oficialista concurrirá a las elecciones presidenciales con dos candidatos (uno de ellos democratacristiano), y en la centroderecha, José Antonio Kast decidió restarse de las primarias de Chile Vamos y enfrentar al ex Presidente en los comicios de fin de año.

En este escenario, el exmandatario se ve expuesto a una “doble frontera” que deberá resguardar pensando en la primera vuelta si es que la quiere ganar con una ventaja que le permita obtener el triunfo en el balotaje. Y es que en el actual contexto, Piñera deberá evitar que Kast y Goic le resten votos que pueden ser decisivos para alzarse con el sillón de O´Higgins.

Porque en el bloque opositor están conscientes de que no es lo mismo ganar en primera vuelta superando el 40% de los sufragios, que con una cifra menor a esa. De hecho, desde el retorno a la democracia, en todas las elecciones que ha habido segunda vuelta, el candidato que obtuvo el triunfo en la primera ronda se quedó finalmente con la presidencia, pero en todos esos casos, incluido el propio Piñera en 2009, lo lograron superando la barrera del 40% en primera vuelta.

Y la tarea no será fácil para el ex Mandatario, considerando lo atomizada que estará la elección de noviembre, debido a la cantidad de candidatos que participará en esos comicios. Este factor ha terminado por diluir la esperanza que tenían algunos dirigentes de Chile Vamos de que Piñera pudiese ganar la presidencial en primera vuelta.

Con todo, y pese a que el expresidente deberá hacer frente a estas dos candidaturas que lo flanquean por los costados, en Chile Vamos son optimistas en cuanto a la eventual amenaza que ambas candidaturas representan.

Gonzalo Müller, analista político vinculado a la UDI,  se ciñe a las cifras que muestran las encuestas para minimizar el riesgo que representan para Piñera las candidaturas de Kast y Goic. Según el experto electoral, los dos aparecen y desaparecen de las encuestas con un rango entre 1% y 3% de las preferencias, entendiendo que los sondeos tienen un margen de error del 3,5%.

Además, el académico de la Universidad del Desarrollo indica que la presidenta de la DC, de crecer en las mediciones, lo logrará a costa de votantes de Alejandro Guillier. “Es cuestión de escucharla hablar. Ella quiere evitar que Piñera sea Presidente, quiere evitar que la derecha vuelva al gobierno, mantener una alianza de centroizquierda, quiere darle continuidad con gradualidad a las reformas de Bachelet. Entonces, estimo difícil que ese discurso tenga resonancia en un elector de Sebastián Piñera”.

Müller afirma que esto tampoco lo explica el eje izquierda-derecha, ya que a su juicio para una importante mayoría el voto sigue relacionado con izquierda-derecha, pero hay cada vez más personas que optan por Sebastián Piñera como oposición al actual gobierno. “A mí no me gusta este gobierno, por lo tanto, voy a votar por el otro”, sería la lógica de muchos electores de acuerdo a la opinión del dirigente gremialista.

El especialista considera que el impacto de ambas candidaturas será marginal en relación a la postulación de Piñera, enfatizando que en ningún caso amenazarán la posibilidad de que el empresario obtenga el primer lugar en la primera vuelta. “Esos votos pueden ser significativos para la segunda vuelta, pero no para alterar el resultado de la primera”, remarca el académico.

El personero reconoce que existe la lógica de que quien gana con cierta holgura en primera vuelta tiene gran parte del triunfo en el bolsillo en el balotaje. “Esto es verdad en la medida que el candidato logre un 40% para arriba. Aunque no ha pasado, entre más se aleja un candidato del 50% en primera vuelta, se vuelve más complejo triunfar en el balotaje, ya que ahí priman otros factores, como el tipo de alianzas que se den”, plantea Müller.

El analista considera que por la competencia que existirá en la izquierda, es muy difícil que Alejandro Guillier alcance el 40% en la primera vuelta, y pronostica que podría llegar al 30%-35%. “Por lo tanto, si le va similar que a Eduardo Frei en primera vuelta en 2009, uno esperaría que su resultado en el balotaje sea parecido al de Frei”.

En busca del centro

La directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, Gloria De la Fuente, tiene una percepción distinta, afirmando que las candidaturas de Kast y de Goic sí podrían alterar el resultado de la primera vuelta y perjudicar a Piñera para enfrentar la segunda ronda.

La investigadora señala que el voto de centro, como en el grueso de las elecciones, será decisivo en los comicios de fin de año, aun cuando hace hincapié en que no será sencillo para los candidatos captar el voto de centro, principalmente por dos razones.

La primera es que -de acuerdo a su análisis- hoy es más complejo poder distinguir quienes  son parte del electorado de centro, en tanto el electorado es cada vez más diverso, y por tanto disperso. Mientras que el segundo motivo es que resulta cada vez más complejo movilizar al electorado moderado, ya que en un sistema de voto voluntario, tienden a participar más las personas ideológicamente activas o identificadas con un sector.

Para la representante del think tank de izquierda la pregunta clave es ¿dónde está ese electorado de centro? “Mi impresión es que el centro político está un poco más corrido, en términos valóricos, hacia la izquierda que a la derecha”.

Agrega que hoy el electorado moderado no es sinónimo de un electorado conservador, como se relacionaba en la década de los 90, ya que ahora se trata de personas que creen más en las libertades y en los derechos de la ciudadanía.

De la Fuente plantea que ese será el desafío de Piñera para la primera vuelta, ya que no descarta que Kast le arrebate votos a Piñera, por ejemplo, de la denominada familia militar, si bien la candidatura del diputado le permite al expresidente ubicarse más hacia el centro dentro de la derecha.

“No obstante que varios candidatos se puedan intentar ubicar en el centro político, muchas veces las elecciones se terminan ganando en el margen, donde una cola de ese centro que se pueda capturar hace la diferencia”, remarca la investigadora. “Todo esto dependerá de cuánta gente vaya a votar”, remata.

Es en este punto donde Piñera tiene una tarea central, en términos de enfocar sus esfuerzos a evitar que Kast y Goic le arrebaten un número importante de votos. Sobre todo porque se trata de un electorado que el ex Mandatario tiene que salir a buscar para ampliar sus posibilidades de instalarse por segunda vez en La Moneda.

Carlos Cuadrado S./El Muro

Foto: Agencia Uno

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...