UF:26.648,67 UTM:46.786,00 Dolar:630,08 Euro:739,60 Cobre US$/Libra:3,15 Petróleo WTI US$/Barril:51,47 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:23.328,63

“La doble cara del liberalismo político”Cristóbal Orrego. (Instituto Respublica, 2016), 222 pp.

Miércoles 7 de diciembre de 2016

Cristóbal Orrego (Instituto Respublica, 2016), 222 pp.

El libro publicado por primera en México el 2009, es ahora reeditado por el Instituto Respublica, en un intento de aportar al actual debate sobre la verdadera naturaleza del actual liberalismo político. En tal sentido, su autor, centra su análisis en los principales desafíos éticos y morales que presenta la actual evolución del liberalismo político, especialmente en la versión propiciada por John Rawls.

Al respecto, la obra señala como el principal problema del liberalismo actual, el que no “logra ofrecer criterios aceptables para delimitar las razones y principios públicos válidos para todos los individuos razonables … “(p. 28), siendo guiado muchas veces por un simple “emotivismo ético”. Al respecto, el autor realiza un interesante análisis sobre el llamado “consecuencialismo ético” por una parte y la convicción en los “absolutos mortales”, por la otra, esta última postura, destacando la obra del profesor John Finnis y su defensa actual al derecho natural.

En su análisis, es especialmente interesante la crítica que hace el profesor Cristóbal Orrego, a la idea de “razón pública” proclamado por John Rawls, intentando desafiar sus verdaderos límites y las deficiencias que representaría para una convivencia política acorde con la dignidad humana. En especial, se discute ampliamente sobre la pretendida exclusión de toda ética comprensiva, o de carácter religioso, que algunos de los actuales liberales, apoyados en los planteamientos de Rawls, de la discusión pública.

Así el profesor Orrego aboga por un concepto de razón pública “incluyente”, el que necesariamente debería permitir la argumentación y defensa de principios religiosos como partes de la discusión pública.

A pesar de lo anterior, el libro no es un critica despiadada al liberalismo. El mismo autor se encarga de señalar que el liberalismo “tiene una cara luminosa, que vale la pena defender” (p. 17), pero que de no contextualizarse bien puede dar origen a un “liberalismo trunco” (p.30)

Sin embargo, una idea queda flotando en el aire y que el autor no desarrolla. Nos referimos al concepto de “liberalismo católico neomodernista” y que es mencionado en el prefacio de esta segunda edición. Nombre por supuesto muy sugerente, pero del cual nada se dice posteriormente.

Por último, el libro toca algunos temas actuales de discusión, como el aborto legal, la clonación humana y la evolución del derecho de familia.

En resumen un libro interesante, bien escrito, y que permite adentrarse en los desafíos que el liberalismo imperante propone a las actuales sociedades, y el rol que debería jugar la religión o las creencias éticas comprensivas, en la configuración de las mismas.

KASPAR ALMAYER

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...