UF:26.581,81 UTM:46.600,00 Dolar:646,33 Euro:760,55 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:47,09 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:21.724,50

Héroes de la Libertad

José Ignacio Concha

Miércoles 26 de julio de 2017

Estas últimas semanas hemos presenciado dos hechos en dos lugares muy distantes uno del otro, pero íntimamente relacionados. Primero, en Venezuela, en el régimen dictatorial de Maduro, la salida de la cárcel del líder político Leopoldo López y del periodista chileno-venezolano Braulio Jatar, para cumplir ambos con arresto domiciliario. Por otro lado, en China, hace unos días falleció el activista por los DD.HH. Liu Xiaobo, que había sido laureado con el Premio Nobel de la Paz en 2010 por su lucha no violenta y duradera por defender los derechos humanos fundamentales en China, en palabras de la propia Academia Sueca.

¿Qué tienen que ver estas personas entre sí? ¿Dónde se relacionan Leopoldo, Braulio y Liu? Bastaría una simple reflexión para entender que todos ellos son luchadores por los Derechos Humanos, por sus pueblos, por causas justas, en definitiva, por la Libertad. Sólo buscan y han buscado libertad, ni más ni menos, algo tan simple y elemental.

Lo medular que comparten estas personas es que se les ha encarcelado, se les ha hecho prisioneros, se les ha privado su libertad y negado sus derechos fundamentales. Guardando las diferencias propias, cómo no recordar a otros grandes líderes y héroes de la libertad como Nelson Mandela en Sudáfrica o Lech Walesa en Polonia, que de una u otra forma también sufrieron el presidio o la persecución.

Sin embargo, lo más terrible de todo es que aún existen diferentes sectores y grupos políticos para quienes desafortunadamente pareciera normal hacer prisioneros a quienes piensan distinto, así lo confirman sus actuaciones, por ejemplo, al no condenar los actos de represión en Venezuela, resistirse a llamarlo dictadura usando categorías como “democracia diferente” o “democracia en crisis”; otros tratan de “justificar” las abominaciones bajo inexistentes parámetros; pero otros, simplemente y en la peor actitud, guardan silencio ante las atrocidades. Recordemos que muchos de los grandes males en la historia se han producido no porque sus autores fueran muy hábiles, sino por la desidia de quienes pudiendo evitarlos, no lo hicieron. El propio líder en la lucha por los derechos civiles en los EE.UU., Martin Luther King nos decía que “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”.

Parece insólito, pues, que en pleno siglo XXI después de experimentar los peores horrores de las guerras y las persecuciones, en diversos lugares del mundo y diferentes momentos de la historia, a algunos les parezcan normales este tipo de situaciones. Pretender vestir de normalidad situaciones totalmente reñidas con los fundamentos de la libertad y de la democracia es una actitud autoritaria, que no admite dobles lecturas. Se es demócrata o no se es, se cree en la libertad de las personas o no.

Así, tanto Leopoldo, Braulio y Liu han tenido actitudes propias de héroes, se han parado frente a sus opresores, han seguido un camino con valentía y sacrificios. Como olvidar la histórica frase de Leopoldo López Preso, pero Libre, donde el régimen chavista le impedía escribir, un acto tan normal y básico, para evitar que sus palabras salieran al exterior. Sabían que sus palabras podían alentar a otros miles para luchar contra la opresión.

Pero, ¿Cómo se ha llegado a ésto? ¿Cómo estos regímenes tienen tras las rejas a personas inocentes? Recordemos un interesante dialogo al final de la película “¿Vencedores o Vencidos? (1961)” entre los personajes del Juez Dan Haywood y Ernst Janning, donde este último le afirma “…nunca supe que se llegaría a eso. Debe creerlo” y la respuesta que da Haywood es la que todos debiésemos entender “…Se llegó a eso la primera vez que sentenció a un hombre … sabiendo que era inocente”.

Así pues, la primera vez que una persona fue condenada sabiendo que era inocente se llegó a las atrocidades que conocemos…. No nos extrañemos que ahora algunos insistan en justificar tales aberraciones, quienes creemos en la libertad y en la democracia esforcémonos al menos para no guardar silencio, eso sería escandaloso….

José Ignacio Concha

Abogado

   

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...