UF:26.637,26 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:749,60 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:49,91 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.372,00

Funcionarios Ministerio Público e irregularidades: “No hay fiscalización laboral externa”

Martes 5 de septiembre de 2017

Los dirigentes advierten que un organismo externo debiera fiscalizar al Ministerio Público para evitar que se sigan produciendo situaciones administrativas irregulares.

Al interior del Ministerio Público el ambiente no está siendo nada de agradable. Sus funcionarios están cansados de las prácticas anti-sindicales que las jefaturas ejercen y la falta de un organismo externo que fiscalice la legalidad de las actuaciones administrativas, ya que, por ejemplo, ante el resultado de un sumario, una calificación o desvinculaciones, los trabajadores no pueden apelar ante la Contraloría General de la República.

Paulina Ruiz, presidenta de la Federación Nacional de Funcionarios del Ministerio Público (Fenamip), en conversación con EL MURO asegura que la falta de control en el funcionamiento de la Fiscalía está llegando a un escenario cuestionable y que no puede continuar. “La situación de los trabajadores al interior del Servicio es compleja. Por una parte, se exige el rendimiento máximo y respuesta a la ciudadanía, sin embargo, las condiciones en que se encuentran los funcionarios no serían tan relevante. Tenemos funcionarios con patologías ocasionadas en virtud del desempeño de su cargo y casos de maltrato o acoso que no son debidamente abordados por la institución”.

La dirigente sostiene que “no tenemos bien definidas las políticas de recursos humanos y este tema es especialmente sensible en el caso de las jefaturas, porque en este minuto para ser fiscal regional ni siquiera se exige que haya sido fiscal adjunto antes, eso nos parece increíble. En el caso de los fiscales regionales salen electos en una terna, la Corte de Apelaciones de la jurisdicción que corresponda escucha las exposiciones de los candidatos y, luego, el propio fiscal nacional, miembro de la misma institución, lo designa, pero no hay pruebas de conocimiento, ni psicológicas, ni de manejo de equipo, ni de liderazgo, de nada. Entonces, el problema es el siguiente, ¿cuáles son las competencias que tienen, actualmente, los fiscales regionales?”.

Agrega que “lo mismo pasa con el cargo de fiscal nacional, donde la Corte Suprema propone la quina y es el Presidente de la República quien elige, pero tampoco lo someten a pruebas de ningún tipo”.

Según Paulina Ruiz, “esto no es un tema contra alguien en particular, sino a las personas que ocupan cargos. Para nosotros es muy importante que pasen por pruebas, ya que los problemas que hemos tenido los funcionarios van más por la forma cómo se han vinculado las jefaturas, especialmente, con los sindicatos”.

¡La silla musical!

-¿En qué sentido, puntualmente?

Se han generado muchas prácticas anti-sindicales al interior de la institución y, lamentablemente, éstas continúan en mayor o menor grado. Vemos que no hay manejo de equipos, manejo de conflictos por parte de ciertas autoridades. Eso, tiene mucho que ver con las exigencias que se les hacen al momento de postular y ser designados. No sólo tienes que ser un buen persecutor, también para estar a cargo de grandes equipos de personas, en el caso de los fiscales regionales cientos de personas y, en el caso del fiscal nacional, miles de personas, tienes que tener otras competencias, no sólo profesionales (empatía, liderazgo, manejo y resolución de conflictos).

-En la práctica, ¿la falta de fiscalización en qué se traduce, qué situaciones permite que se generen?

No hay fiscalización laboral externa no sólo para los funcionarios, sino también para los altos cargos. La falta de fiscalización genera que los postulantes  no puedan reclamar eventuales vicios o nulidad sobre los resultados o procedimientos en  los concursos públicos del Ministerio Público e, incluso,  se acceda a ser fiscal regional o nacional sin pruebas o competencias específicas. También se da la denominada "silla musical" en que fiscales regionales se perpetúan en dicho cargo, cambiándose de jurisdicción y rotando también a sus equipos.

-¿Es frecuente la práctica de la “silla musical”?

Nos genera ruido, postulan a otras regiones y así se mantienen uno, dos o tres períodos, entonces, eso tampoco debiera ocurrir, porque lo que acá debe primar es la carrera funcionaria y darle tiraje a los candidatos de base que tienen currículo, mérito, que se han puesto la camiseta por la institución. Acá, insisto, debe imperar el mérito.

-Un ejemplo es el del fiscal, Alberto Ayala que fue fiscal regional de la zona Metropolitana Oriente y, luego, jefe regional de Antofagasta…

Ahí hay un ejemplo, pero más allá de la persona del fiscal (Alberto) Ayala, es la posibilidad de que esto siga ocurriendo. Tiene que haber un mecanismo de control sobre el Ministerio Público, tiene que ser un control real y que abarque a todas las áreas de la institución, incluyendo el área laboral que, para nosotros, nos genera preocupación.

-Los funcionarios del Ministerio Público no pueden apelar sobre alguna situación administrativa ante la Contraloría General de la República...

Eso ha provocado la judicialización de los conflictos y ha traído consigo que quien, a lo mejor, no tiene recursos o no tiene la posibilidad de enfrentarse al Ministerio Público, no hace nada. En estas lides a la  Fiscalía la defiende el Consejo de Defensa del Estado, entonces, también los funcionarios se sienten amedrentados muchas veces, aun cuando han sido víctimas de arbitrariedades, de demandar porque se preguntan cuál va a ser su futuro laboral y personal, si demandan al Ministerio Público. Esto es el síntoma de una enfermedad en el Ministerio Público que es mucho más profunda, necesitamos a un organismo externo que venga a supervigilar este tipo de actuaciones de las que te hablo.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

 

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...