UF:26.637,26 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:749,60 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:49,91 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.372,00
Esteban Maturana (Confusam): “La CUT sigue siendo un apéndice de los partidos políticos”

Esteban Maturana (Confusam): “La CUT sigue siendo un apéndice de los partidos políticos”

Martes 2 de mayo de 2017

Dos marchas el 1 de mayo mostraron la profunda división que existe en la CUT. Para muchos dirigentes, la Central Unitaria de Trabajadores requiere con urgencia refundarse y poner término a los abusos en su interior.

“La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) está viviendo su crisis más compleja desde la salida de la dictadura y el retorno de la democracia. Y esta crisis tiene que ver con que la CUT reclama democracia, pero en sus procesos internos no la aplica”, así de directo se refiere el presidente de la Confederación Nacional de la Salud Municipalizada, Esteban Maturana, al estado en que se encuentra la multi-sindical, luego de las polémicas elecciones internas del año pasado, marcadas por una seguidilla de irregularidades y bajo un sistema de elección en el que un reducido grupo de afiliados termina eligiendo casi a dedo a quienes encabezan el movimiento.

Las denuncias divulgadas en el marco del último proceso eleccionario fueron delicadas, al punto que provocaron el quiebre en la CUT: aparición de sindicatos fantasmas, el crecimiento explosivo de afiliados en algunos sindicatos y menos en otros, lo que llevó a suspender el proceso y formar una mesa provisional a cargo de Bárbara Figueroa y del Demócrata Cristiano, Nolberto Díaz.

La CUT no tiene un sistema electoral de voto universal, sino que se trata de una elección indirecta donde cada organización tiene una ponderación distinta a partir del número de afiliados. Este modelo se intentó modificar para implementar el voto universal, pero el esfuerzo fue infructuoso. En abril de 2011, en el marco del 9° Congreso de la CUT, se rechazó la idea del voto universal por 715 votos en contra y 32 a favor. De esta manera, las elecciones internas de la Central Unitaria de Trabajadores seguirán siendo bien poco democráticas.

En entrevista con EL MURO, Esteban Maturana –dirigente de la Confusam-, señala que “desde la propia dirigencia han reconocido que sus elecciones son poco transparentes, no son limpias, son irregulares, se reconoce la existencia de padrones inflados y se sabe que en la CUT se vota por lo que se paga, no por lo que se tiene. Otro punto tiene que ver con la falta de transparencia, ahí hay un reclamo muy fuerte sobre los recursos que maneja la CUT, de cuánta plata ingresa, de cuánta plata sale, ¿de dónde viene la plata que ingresa a la CUT?, ¿en qué la gastan?, ¿cómo la gastan?, ¿qué pasa con los sueldos de los dirigentes? En la CUT, también hay familiares de los dirigentes que trabajan en cargos administrativos. Todos esos elementos dan cuenta de falta de transparencia”.

Maturana, de manera tajante, asegura que “esta CUT como la actual, simplemente, no nos sirve. Ha tenido una actitud ambigua y bien errática, por ejemplo, en su postura de las AFP, de la Reforma Laboral. Nosotros, consideramos esencial contar con una Central Unitaria de Trabajadores que tenga la fuerza necesaria para asumir con capacidad real los desafíos que tenemos en un país en donde la concentración de la riqueza, producto de la explotación del trabajo, es impresionante”.

Según el presidente de la Confusam, la “CUT requiere un congreso refundacional, donde se discuta cómo se eligen las directivas, cómo se transparentan las finanzas y cómo la CUT rompe el cordón umbilical de su dirigencia con los partidos políticos. Esos son puntos esenciales”.

-¿Cuál es su visión actual de la Central Unitaria de Trabajadores?

La CUT sigue siendo un apéndice de los partidos políticos que, históricamente, han controlado la central y entre estos está el Partido Comunista, el Partido Socialista, la Democracia Cristiana. Es indesmentible que el PC ha tenido una influencia importantísima. Hoy, evidentemente, en tiempos distintos donde, además, existe una indignación ciudadana por cierta forma de hacer política, el abuso, el autoritarismo, la corrupción y esto que los partidos se han transformado en mecanismos para el control del aparato estatal, defender los intereses de unos, esto hace que la autonomía es un valor indispensable para los trabajadores que, en su mayoría, no tienen militancia política, pero que necesitan de una central que, recogiendo la opinión transversal de los trabajadores, sea capaz de defender los intereses del trabajo. Ésa no es la CUT que tenemos, hoy día.

-A su juicio, ¿qué ha pasado con la CUT? Se lo pregunto, porque la Confusam, por años, ha sido una organización activa dentro de la Central Unitaria de Trabajadores y, ahora, están más bien distanciados y miran con cierta reticencia y desconfianza a la dirigencia de la multi-sindical?

Hace más de una década (2003 ó 2004) se realizó un congreso, estábamos presentes más de mil delegados se acordó, casi por votación unánime que la CUT debía necesariamente transitar hacia la democracia, tener elecciones universales, pero, posteriormente, Arturo Martínez y Bárbara Figueroa han desconocido ese mandato de ese congreso, han dado distintas explicaciones, han generado congresos medios truchos con los que han desacatado el mandato soberano de un congreso. Junto a eso, hacen elecciones que son instrumentalizadas por los partidos y esta situación de dependencia de dirigentes ha colmado la paciencia. Tampoco los resultados de la CUT han sido los esperables.

-¿A qué se refiere, puntualmente, al plantear que los resultados de la CUT no han sido los  esperables?

La última gran pelea que se tuvo en el país fue entorno a la Reforma Laboral y el rol de la dirigencia de la CUT deja mucho que desear, esa reforma fue reconocida por ex ministros del Trabajo de la Nueva Mayoría, por una ex directora del trabajo también de la Nueva Mayoría, como una reforma que más que avance fue un retroceso, un fracaso. Y, eso, tiene que ver con que la dirigencia que estuvo en la mesa de negociaciones con el gobierno confundió sus lealtades y tuvo mayor cercanía con las opiniones y con las necesidades del gobierno de construir acuerdos que con las de su propia base social.

-¿La Central Unitaria de Trabajadores, al final de cuentas, se ha transformado en los últimos años en una pega para los dirigentes, con sueldos mensuales que superan los $2 millones y que responden al gobierno de turno?

Quiero hacer algunas precisiones y una de ellas tiene que ver con los sueldos millonarios de los dirigentes sindicales, yo soy uno de ellos, tengo un sueldo no menor en el país. Mi sueldo tiene que ver, en todo caso, con que existe una norma legal que permite inamovilidad en sus funciones, se les mantienen los beneficios que están contemplados en sus respectivos contratos de trabajo, por lo tanto, mi remuneración en particular tiene que ver con una carrera funcionaria.

-¿Y en el caso de la CUT?

En el caso particular de la CUT, entiendo que también hay dirigentes con esas mismas garantías, pero no hay que olvidar que el desempeño de un dirigente sindical es un trabajo. Yo soy de los que cree que el trabajo de un dirigente sindical es una opción que debe ser considerada, al igual que en los países europeos, donde los dirigentes tienen sueldos y características propias de un ejecutivo de una gran empresa, porque es un trabajo necesario de buscar las fórmulas para que los derechos del trabajo sean respetados, que los trabajadores tengan la posibilidad de poder mejorar las condiciones laborales y, ¡por Dios, en Chile, hace falta un movimiento sindical absolutamente capaz de enfrentar al sector empresarial! Más allá del sueldo que se recibe, sea más o menos sueldo, lo que tenemos claro es que estas sucesivas directivas de la CUT, de los últimos años, no han estado a la altura del desafío de transformar a la CUT en una fuerza beligerante, en una fuerza capaz de gravitar con el peso necesario en las discusiones con el gobierno, con el Congreso y con los empresarios para avanzar en las demandas pendientes.

-Llama la atención que, si bien, aún no hay una nueva fecha para las elecciones internas, el mecanismo será el mismo y que permitió, en los comicios del año pasado que se registraran una serie de irregularidades. Y van a competir los mismos dirigentes que han sido cuestionados…

Es más de lo mismo y como va a ser más de lo mismo, nosotros hasta que la CUT no tenga elecciones democráticas, hasta que la CUT no tenga transparencia en el manejo de las platas y mientras no haya autonomía, seguiremos en nuestra misma postura de desconocer la legitimidad de esa directiva (al igual que el Colegio de Profesores, la Confusam dejó de pagar las cuotas mensuales en la Central Unitaria de Trabajadores, desde el año pasado como señal de rechazo a la gestión de la multi-sindical).

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...