UF:26.637,26 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:749,60 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:49,91 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.372,00

El tratamiento de immigrantes delincuentes, lecciones para Chile

Florian Kriener

Martes 24 de enero de 2017

En Alemania está surgiendo cada día más la solicitud de deportar a cada immigrante o refugiado que comete delitos. La discusión se profundizó después de la revelación que Anis Amri, el atentador de Berlin, no fue deportada aunque había estado carcelado en Italia por cuatro años. Hasta el momento, sí un immigrante o refugiado delincue en Alemania, él cursa por el sistema judicial penal como cada otro ciudadano, pero esto no necesariamente afecta su permiso de residencia o estadía. Los sectores conservadores, de la derecha y del centro ahora proponen que un delito cometido por un immigrante o refugiado debería causar directamente su deportación.

A primera vista parece justo. Sí nosotros a través de nuestros impuestos estamos dando un techo, comida, clases de alemán y cuotas mensuales a extranjeros, ellos deberían comportarse conforme a nuestras reglas y leyes. Pero ésta exigencia también se dirige a los alemanes que aprovechan del sistema de salud y educación o de la seguridad social. Sin embargo, para los alemanes que delincuen no se exigen penas adicionales aparte de los cuales entregados por la justica penal. En el fondo estamos exigiendo de los extranjeros, que se portan mejor que los alemanes. Esta exigencia es dificil de mantener, dado que los delincuentes de nacionalidad alemana normalmente cursaron por el colegio estatal, cuentan con seguridad social y no han vivido en una situación de guerra. En cambio, muchos immigrantes llegan de paises donde les ha tocado persecución y guerra y donde no pudieron asistir a colegios o contar con apoyo estatal. Además, cuando llegan a Alemania se enfrentan con dificultades de mantener su vida y alimentar sus familias. Estas circunstancias explican porque algunos immigrantes en Alemania empiezan a delinquir, sobre todo en el sector del narcotrafico. En resumen, se exige de un immigrante portarse mejor que un alemán aunque parte de una base de la cual el camino hacía la delincuencia es mucho más cercano. Ya no parece tan justa la deportación immediata de un immigrante por cualquier delito.

Pero la justificación podría emanar de las necesidades y requerimientos colectivas del pueblo alemán. Debido a los escenarios de horror pintado por el partido xenofóbo AfD, muchos alemanes, teman a los immigrantes y le atribuyen sin distinción particular las caracteristicas de hombre, jovén, delincuente, violador y terrorista. Se suma a este miedo la percepción que el estado alemán y los organos judiciales representan una puerta giratoria que no logra defender al pueblo y le entrega un tratamiento preferente a immigrantes. El caso de Anis Amri profundizará ésta percepción. Una ley que ordena la deportación automatica podría calmar a estos sectores crecientes.

Pero debería ser esto una justificación? El derecho penal analiza cada caso individualmente y determina las consecuencias penales. Las consecuencias administrativas que afectarán el permiso de estadia deberán ser fijados por entes administrativos que tienen la obligación de analizar cada caso desde otra perspectiva. Si se aplicaria este modelo, las generalizaciones sobreseieran el analisís individualizado de los casos de immigrantes delincuentes. Pero se tiene que tomar en cuenta que el derecho penal y adminsitrativo, como toda función estatal, debería antender a las necesidades del pueblo. Lo que se está mostrando en Alemania es el requerimiento amplio de un estado fuerte frente a los immigrantes. Para satisfacer este requerimiento sin duda seria viable implementar ésta restricción a los permisos de permanencia a los immigrantes.

En suma, la pregunta clave es cuantos recursos se pueden gastar para acoger a los immigrantes hasta que se desequilibre la balanza social. Como lo hemos visto en Alemania, el país cuenta con suficientes hogares, comida y recursos financieros para los refugiados. Pero el recurso escaso es el apoyo social. La bajada del apoyo social ha causado una baja significativa en la armonía del pueblo alemán; una verdadera polarización de alta tensidad. Para no desgastar completamente este recurso, medidas más fuertes en contra de immigrantes delincuentes se deberían tomar, entre los cuales destaca la deportación inmediata como consecuencia de delinquir.

Sí se cambia la palabra “musúlman” para la palabra “negro” llegamos a la actual discusión chilena. El miedo a los immigrantes con rostros diferentes contribuye al rechazo creciente. El analisís anterior para el entorno alemán también es valido para Chile.

Florian Kriener  

Estudiante de la U. de Heidelberg actualmente de intercambio en la U. de Chile  

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...