UF:26.646,14 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:746,15 Cobre US$/Libra:2,9 Petróleo WTI US$/Barril:50,66 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.349,59

El legado de la Revolución Rusa en ojos de Svetlana Aleksiévich

Lunes 15 de mayo de 2017

El año 2015 Svetlana Aleksiévich obtuvo el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en la primera periodista en ganar dicho galardón, la Academia se lo otorgó porque “su obra polifónica es un monumento al valor y al sufrimiento de nuestro tiempo".

Nacida en la ex Unión Soviética, en los territorios que hoy corresponden a Ucrania, pero de familia Bielorrusa, Aleksiévich ha escrito seis libros, cinco de los cuales se encuentran traducidos a nuestro idioma.

La obra de Aleksiévich en general permite adentrarnos en las micro historias que se entretejieron una vez consolidado el poder comunista en Rusia y en las naciones que conformaron a la Unión Soviética, ella recoge los testimonios de personas comunes y corrientes, los aldeanos, las mujeres, los niños, los estudiantes, comerciantes, etc, que vivieron bajo el puño de hierro con el que los comunistas querían llevar a la felicidad a sus súbditos.

Uno de sus cinco libros traducidos al castellano se centra en la década de 1990 en Rusia, década que no fue de cambios sólo para Chile, el mundo estaba convulsionado, al finalizar la década anterior el Muro de Berlín se había derrumbado, y en la Unión Soviética -el país natal de Svetlana- se vivían cambios, algunas reformas (perestroika) y un poco de transparencia (glásnot).

Los años noventa comenzaban con el fin de la URSS, intentonas golpistas y la instauración de una larga dictadura en Bielorrusia. Todos esos hechos, pero con el prisma de los rusos comunes y corrientes, ella los traspasa al libro “El Fin del Homo Sovieticus” (Ed. Acantilado, 2015, 643 págs.). En el libro vemos el testimonio de los abuelos que sufrieron el Gulag, de sus hijos que conocieron el deshielo de Jruschov y de sus nietos que sólo miraban a occidente para tener lo que nunca habían tenido en sus vidas. A partir de gente común -que inspirados en un Hayek o un Solzhenitsyn se lanzaron a las calles a pedir más libertad- la autora esboza con nitidez el fin de una época y el comienzo de otra, de un futuro que se ve nebuloso, pero donde el alma humana no se deja doblegar por los autoritarismos, ahora, del siglo XXI.    

Así, siguiendo la lectura de una Premio Nobel de Literatura es posible armar un pequeño pedazo de la historia de la humanidad. Justo en el año del centenario de la Revolución Rusa, Svetlana Aleksiévich se convierte en una autora que no se puede pasar por alto, la invitación a leerla está hecha. No diga que no le avisamos.

Javier Silva Salas

Fundación Ciudadano Austral

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...