UF:26.646,14 UTM:46.693,00 Dolar:- Euro:746,15 Cobre US$/Libra:2,9 Petróleo WTI US$/Barril:50,66 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:22.349,59

El irrefutable fallo del Tribunal Electoral contra el fraude en elecciones de la CUT

Lunes 15 de mayo de 2017

Se confirmaron las irregularidades y la entidad solicitó que los nuevos comicios se ajusten a normas de transparencia, pero las miradas de desconfianza siguen instaladas en el gremio.

6 de mayo de 2017, Bárbara Figueroa, la dirigente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) admitió, tras nueve meses, que en las elecciones internas de la multi-sindical de agosto de 2016, se cometieron irregularidades, como la alteración de padrones y aparición de sindicatos fantasmas, situación que se tradujo en el crecimiento explosivo de afiliados en algunos sindicatos y menos en otros, votantes que no estaban habilitados para sufragar y pérdida de material electoral. Sin embargo, el reconocimiento por parte de la timonel de la CUT llegó sólo seis días antes de que el Tribunal Electoral confirmara la ocurrencia de anomalías en el proceso, con una serie de vicios que pusieron en tela de juicio la transparencia de las elecciones y la democracia de la organización.

¿Por qué Bárbara Figueroa se demoró en reconocer después de nueves meses que las elecciones de la CUT fueron un fraude?, ¿acaso era tan evidente que la sentencia del Tribunal Electoral Regional confirmaría las anomalías que el único camino que quedaba era reconocer que se trató de un proceso en el que hubo situaciones destinadas a favorecer a ciertos grupos dentro de la Central Unitaria de Trabajadores y perjudicar a otros dentro de la misma entidad para que los que se mantienen por años en la dirigencia no pierdan sus cargos, el poder y la influencia que han conseguido anquilosándose en los puestos?

Hay que recordar que Figueroa, a través de un escrito remitido al Tribunal Electoral Regional dijo: "Vengo en allanarme de las impugnaciones interpuestas en estos autos por compartir las alegaciones de los demandantes en cuando a la nulidad de la elección realizada con fecha 26 de agosto de 2016 y, por ende, la necesidad de efectuar nueva elección de Consejo Directivo para la CUT”.

Pero mucho antes, el 6 de septiembre de 2016, Bárbara Figueroa, en entrevista con el diario La Tercera descartó cualquier intervención en el proceso electoral de la CUT, respondiendo de esta forma a la acusación del ex presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Arturo Martínez, quien sostuvo que “las irregularidades las cometió el PC avalado por Bárbara Figueroa". Pero, a la acusación de Arturo Martínez, Bárbara Figueroa respondió: “Descarto cualquier intervención en el proceso, porque hubiese sido imprudente que en el marco de un comité electoral electo, cualquier dirigente sintiese que por su cargo tenía la potestad de vulnerar las definiciones del comité electoral. La presidenta del comité electoral objetó organizaciones nuestras, sindicatos que presentamos a la elección y su argumento fue que esas organizaciones no estaban presentando con rigor su información. Nosotros revisamos los antecedentes y esos sindicatos cuentan con certificados de vigencia y no tenían ninguna irregularidad. Cuando se nos consultó, dijimos, bueno pensando que esto podría dar la sensación o construirse la imagen de una intervención, dejemos que esos datos no ingresen y que el proceso siguiera su curso”.

La sentencia: nuevas elecciones amparadas en transparencia

EL MURO accedió al fallo del Tribunal Electoral Regional (fechado el 12 de mayo), documento en el que se señala que el Primer Tribunal Electoral Regional dictó sentencia definitiva respecto a las elecciones celebradas el 25 de agosto de 2016, señalando la nulidad de las mismas y ordenando la realización de nuevas elecciones. En tal sentido, en forma textual se indica en la sentencia que “se declara nula la elección, debiendo dicha organización sindical proceder a la realización de un nuevo acto eleccionario, con estricta sujeción a las normas legales y estatutarias que le sean aplicables”.

Asimismo, el dictamen ratifica que “existieron irregularidades que sólo podían ser corregidas, mediante la realización de un nuevo acto eleccionario y con las garantías de transparencia establecidas por nuestro congreso nacional, a fin de evitar los ya conocidos problemas acontecidos en la elección de agosto de 2016”.

En la sentencia se expresa que “es coincidente con lo que mayoritariamente han sostenido los diversos sectores representados en la Central, proceso ratificado a través de siete consejos directivos nacionales ampliados en estos ocho meses y un congreso nacional durante el mes de enero del 2017, que se abocó a corregir y generar mecanismos de regulación y transparencia de las organizaciones y del padrón electoral, hemos iniciado un proceso sin retorno a más y mejor democracia interna y transparencia”. ¿Y cuáles son esos mecanismos de regulación?, ¿por qué desde la CUT nadie habla de ellos, considerando que se tendrán que realizar nuevamente las elecciones este año?

Si bien, el Primer Tribunal Electoral Regional habla de la necesidad de que se lleve a cabo un proceso eleccionario con garantías de transparencia, el problema en el que hay que reparar y que no se puede olvidar, si de verdad y no sólo utilizando frases de buena crianza, se quiere evitar nuevos fraudes en las elecciones, es que se modifique el actual sistema que tiene la Central Unitaria de Trabajadores para sus elecciones internas,  porque de no haber ningún cambio, por más que se invoque la transparencia, nadie podría descartar que en las próximas elecciones se vuelvan a denunciar irregularidades.

La multi-sindical no cuenta con un sistema electoral de voto universal, se trata de una elección indirecta donde cada organización tiene una ponderación distinta a partir del número de afiliados, por eso, como ocurrió en las elecciones de agosto de 2016, algunos sindicatos “inflaron” el número de afiliados, sin ajustarse a la verdad. Ese modelo, si bien, se intentó modificar para implementar el voto universal, lo que se analizó en abril de 2011, en el marco del 9° Congreso de la CUT, se rechazó la idea por 715 votos en contra y 32 a favor.

Así las cosas y sin cambios concretos en el sistema de elecciones internas de la Central Unitaria de Trabajadores, pareciera que el panorama no genera mayores y reales expectativas de transparencia al momento de elegir a quienes encabezarán la tan cuestionada CUT. Quizás, más de lo mismo, algunos podrían pensar.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...