UF:26.657,27 UTM:46.786,00 Dolar:624,53 Euro:738,80 Cobre US$/Libra:3,16 Petróleo WTI US$/Barril:51,88 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:23.157,80

El afán del Gobierno por aplastar el exitoso programa de Liceos Bicentenarios

Viernes 6 de octubre de 2017

La Mandataria ha intentado borrar un proyecto que, creados en 2010, implementó el ex candidato de Chile Vamos y cuya finalidad es mejorar la educación pública, idea que la jefa de Estado, a meses de salir de La Moneda, se ha encargado de debilitar con sus proyectos.

¡Cada día puede ser peor!  Esa fue la frase de la Presidenta Michelle Bachelet en 2015,- en el marco de las catástrofes naturales- como si hubiera sabido, si ser vidente, que desde esa fecha, hasta hora, su gobierno iría de mal en peor. Y en materia de educación, la Mandataria  y sus ministros funcionales -sin ser entendidos en lo que hablan, en varias materias-, han demostrado que no entienden que está pasando en algunas áreas, y la educación municipal es el ejemplo.

En un país mal acostumbrado a hablar con precaución, se agradece la siguiente cita: “¡El talento está en todas partes!” Ésa es la frase con la que el ex Secretario Regional Ministerial de Educación de la Región Metropolitana, bajo la administración de Sebastián Piñera y ex coordinador nacional de los Liceos Bicentenario, Alan Wilkins, se refiere a lo que está ocurriendo en este gobierno con la educación municipal.

En entrevista con EL MURO, Wilkins, actual gerente de la Corporación Municipal de Melipilla, al ser consultado sobre los colegios llamados bicentenarios, señaló que en cuanto asumió Michelle Bachelet (en su segunda administración), se trató de eliminar este proyecto, porque cargaba con el nombre de Piñera como su creador, lo que a la Sra. B, al parecer, le molesta: “La verdad, que en este gobierno, los liceos han tenido muy poco apoyo. Me parece que es un error, porque lo liceos bicentenarios demuestran que la educación pública sí puede ser de calidad, cuando hay disciplina, cuando hay foco en los aprendizajes de los niños y, la verdad, que se los ha dejado bastante solos y estos colegios han demostrado buenos resultados académicos, han demostrado que son colegios que han atraído matrículas al sector municipal y han demostrado, también, que la gente está dispuesta a ir a un colegio municipal cuando hay calidad y es una pena que, eso, se deje de lado y no se dé el apoyo que se necesita”.

-¿Cuál es la metodología y el sistema de los colegios bicentenarios?

Aquí, hubo mucho sesgo ideológico al decir que no estamos de acuerdo con la selección, que no estamos de acuerdo con la discriminación y, la verdad, es que en la  mayoría de los colegios bicentenarios no seleccionaba. Y, por otra parte, se nos olvida que en todo sistema educacional tienen que haber colegios con diferentes proyectos educativos. Lo que duele es que la gente que tiene recursos para ir a los colegios particulares pagados, pueden elegir, donde encuentras colegios bilingües, de alta exigencia académica, que le dan énfasis al deporte, a la cultura, a la música, pero no se dan cuenta que en el mundo municipal, en los colegios públicos hay diferentes proyectos educativos.

-¿Cómo definimos a los colegios bicentenarios?

Son colegios que tienen claro el foco y que está puesto en que los niños tienen una alta exigencia académica y que ingresen a la educación superior. Eso, es un aporte a la educación pública. ¿Por qué no pensar que tenemos que tener colegios públicos con énfasis en el deporte, en la tecnología, en lo técnico-profesional, pero también colegios de alta exigencia académica para aquellos niños que tengan un mayor interés por los estudios y quieran también llegar a la universidad? Los colegios bicentenarios son un aporte y dan más oportunidades a las familias chilenas.

-¿Cómo una familia logra ingresar a un colegio bicentenario?

Hoy día, la verdad es que la mayoría de los colegios bicentenarios, tal como se dio en el gobierno anterior, los apoderados postulan y no hay mayor prueba de selección, porque hay que recordar que los liceos bicentenarios están desde Arica a Punta Arenas, en muchos lugares, donde tampoco hay muchos niños, por ejemplo, en el liceo bicentenario de Purén postulan 80 para 78 cupos, entonces, el que postula, queda. En el de Rengo, de Copiapó, de Aysén, son zonas donde tampoco tienes muchas postulaciones y la selección nunca fue el pilar, el pilar de los liceos bicentenarios fue un foco claro en el aprendizaje, colegios que valoraban mucho el esfuerzo y se promueve, colegios donde el respeto al profesor está en el centro de la atención, colegios donde se van evaluando constantemente los aprendizajes y aquellos niños que van quedando rezagados, se les hace un reforzamiento, un trabajo especial. Son colegios que tienen altas expectativas en sus niños, por lo tanto, se preocupan de generar incentivos al esfuerzo, al compromiso. Se genera toda una mística, donde el esfuerzo, la pasión y el respeto están presente.

-¿Cuántos liceos bicentenarios existen y rescatan los antiguos grandes liceos que hubo en Chile?

Sesenta se hicieron durante el gobierno de Sebastián Piñera, hay, hoy, 59. En el programa del ex Presidente, Piñera está la propuesta de generar 300 proyectos bicentenarios, que no, necesariamente, son todos liceos bicentenarios, pueden ser, quizás, otros proyectos educativos, pero la idea es implementar 300 nuevos proyectos que puedan ser una luz.

-¿Hay un estigma, a su juicio, de las familias a la hora de decidir que un hijo ingrese a la educación pública?

Yo hablo desde mi puesto actual, dirijo una corporación municipal donde tenemos 26 colegios municipales en Melipilla y somos la única comuna en Chile, donde hemos aumentado la matrícula. Efectivamente, los colegios municipales tienen un estigma, todas las encuestas señalan que las familias encuentran que no hay una buena convivencia escolar donde sus hijos no están seguros y piensan que son colegios que no tienen una gran variedad de talleres formativos, culturales, deportivos. ¿Qué es lo que me ha tocado ver? Me pongo el sombrero como sostenedor de colegios municipales en Melipilla, creamos una unidad especial que se dedica a trabajar la convivencia escolar, generamos talleres deportivos, culturales, aumentamos casi en 400% la oferta de talleres, por ejemplo, tenemos taller de Rugby y los niños viajan a Argentina y, eso, ha provocado que tengamos 500 alumnos más que el año pasado. Hemos demostrado que la gente sí está dispuesta a ir a los colegios municipales cuando se enfrentan los problemas que hay, de mala convivencia, de indisciplina, de falta de respeto.

¡La desmunicipalización de Bachelet!

-¿Cuál es su postura respecto de la propuesta de desmunicipalización de este actual gobierno de Michelle Bachelet?

Cuando se aprueba el proyecto de desmunicipalización, me parece un error. La mayor parte de los países de la OCDE tiene sus colegios municipales, pero a este gobierno, le gusta la OCDE cuando le conviene y cuando no le conviene no toma la experiencia de la OCDE. ¿Qué es lo que van a hacer? Se van a crear agencias que van administrar una cantidad de colegios que es imposible administrar. Yo manejo 26 colegios y ya me cuesta, imagínese que la primera agencia va a administrar 77 colegios.

-¿Es una iniciativa que, al parecer, como otras tantas, se hizo a la rápida?

Con esta demunicipalización planteada así, se aleja la administración, se hará más burocrático el sistema, más lejano y más lento a la hora de responder los problemas. Hoy, tenemos municipios que lo hacen mal, enfrentemos el problema, veamos qué podemos hacer,  a lo mejor por qué no pensar que un alcalde no puede ir a la reelección si tiene problemas de transparencia, de probidad en el uso de los recursos de educación, veamos cómo podemos atraer mejor gente a gestionar los colegios. ¡Pero no, acá nos gusta borrar todo y armar otra ley y, así, vamos perdiendo tiempo y nadie habla de la verdadera calidad! Se está promoviendo una desmunicipalización que aleja la administración de los colegios, cuando lo que los colegios necesitan es una administración cercana y que les solucione los problemas rápido. Ni siquiera este gobierno es capaz de decir cuánto va costarle al país la desmunicipalización. Entonces, seguimos pasando los colegios, los edificios, ahora, de los municipios al Estado, el año pasado se hizo con la ley que estableció que el Estado comprara los edificios de los sostenedores, nos llevamos comprando edificios, gastando plata como locos y nadie ataca la realidad y los problemas reales. Ahí, tenemos un foco mal puesto y nos olvidamos de la OCDE.

Daisy Castillo/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...