UF:26.657,27 UTM:46.786,00 Dolar:624,53 Euro:738,80 Cobre US$/Libra:3,16 Petróleo WTI US$/Barril:51,88 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:23.144,74

¿Dónde están los límites?

Mónica Zalaquett

Jueves 10 de agosto de 2017

Hace unos días la Presidenta Michelle Bachelet publicó un mensaje en su cuenta de Twitter dirigido al Tribunal Constitucional, refiriéndose al recurso de Chile Vamos para impugnar la ley de despenalización del Aborto en tres causales, requerimiento que fue acogido en una votación dividida por el órgano independiente y sobre el cual fallará el próximo 18 de agosto.

A través de dicha red social, dijo confiar en que el “Tribunal Constitucional acoja la voz de la mayoría”, declaración que causó molestia entre parlamentarios de la oposición, quienes criticaron el mensaje de la mandataria a un órgano colegiado, independiente y de rango constitucional, destacando además que precisamente una de las funciones de la institución es resolver las cuestiones sobre constitucionalidad que se susciten durante la tramitación de los proyectos de ley o de reforma constitucional y de los tratados sometidos a la aprobación del Congreso.

En este contexto, pareciera que se intenta vulnerar la autonomía del órgano ejerciendo presión por medio de estos llamados. En momentos de alto cuestionamiento a la clase política, a las Fuerzas Armadas, a los tribunales, a la Iglesia, entre otros  - y donde además se ha instalado un gran debate sobre la mantención del TC en Chile - sumar llamados de esta índole por nuestra máxima autoridad a órganos independientes y autónomos solo genera una presión que va en desmedro de  la credibilidad por parte de la ciudadanía hacia nuestra institucionalidad.

Hasta hace poco Chile era un ejemplo a nivel internacional en cuanto a respeto a la institucionalidad. Un actuar republicano que se construyó entre todos y que hoy voces minoritarias pero vociferantes, parecieran querer cambiar. Hoy, más que nunca, debiésemos proteger nuestro sistema democrático y respetar los roles de las distintas instituciones en favor de una necesaria estabilidad. Me revelo ante situaciones como estas, porque lo último que espero de nuestros gobernantes es que caigan en la tentación de utilizar frases populistas que solo confunden a la ciudadanía y que interfieren en el buen funcionamiento de los distintos estamentos del Estado.

Es de esperar, que el Tribunal Constitucional delibere acorde a su claro mandato y que este debate sea una oportunidad para defender su legitimidad, actuando acorde a derecho y no por presiones políticas. Solo así podrá reivindicarse frente una ciudadanía incrédula y desconfiada de sus líderes políticos e instituciones. No pasemos a llevar los límites que nuestra Constitución claramente establece.

Mónica Zalaquett

Socia-Directora de Triangular Integración Estratégica

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...