UF:26.581,81 UTM:46.600,00 Dolar:646,33 Euro:760,55 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:47,09 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:21.724,50
Diputado Saffirio: Nada ha cambiado respecto de la vulneración de niños en el Sename

Diputado Saffirio: Nada ha cambiado respecto de la vulneración de niños en el Sename

Jueves 20 de abril de 2017

Según el parlamentario hay dos aspectos en colisión: choca el interés superior del niño con los intereses económicos ($185 mil millones anuales) de las instituciones colaboradoras que han hecho, dice, horrorosamente mal su trabajo.

René Saffirio, ex militante de la Democracia Cristiana fue, precisamente, el parlamentario que en 2016 solicitó el listado de menores, jóvenes y adultos mayores del Servicio Nacional de Menores (Sename) y de instituciones que dependen de la entidad estatal y que han muerto en recintos, en los que debieron ser protegidos y resguardados por el Estado, pero no fue así. Las cifras públicas fueron desgarradoras: entre el 1 de enero de 2005 y el 30 de julio de 2016, 243 menores del Sename  fallecieron -113 de ellos, tenían algún tipo de discapacidad- y, en total, fueron 1.313 las víctimas.

Desde entonces, el gobierno encabezado por la Presidenta Michelle Bachelet anunció que se adoptarían medidas para evitar que nuevas muertes se produzcan al interior del Sename y de otras instituciones vinculadas a la entidad. El 24 de marzo de este 2017, la Mandataria firmó el proyecto de ley que divide al Sename, creando dos nuevos organismos: Servicio de Protección de los Derechos de la Niñez y el Servicio de Responsabilidad Adolescente, ambos dependientes del Ministerio de Justicia y del Ministerio de Desarrollo Social. Tras la firma del proyecto de ley, el Ministro de Justicia Jaime Campos, sostuvo que para su cartera de Estado, “éste es un día  histórico. Lo que se acaba de firmar es el equivalente, en materia de menores, al envío en su tiempo del proyecto de ley que reformó todo el sistema procesal penal".

Llama la atención que el Ministro Campos hable de esta iniciativa legal como una legislación tan significativa como la reforma al sistema procesal penal y el que la propia Presidenta Michelle Bachelet solicitara al Congreso, “el mayor compromiso para avanzar con la urgencia necesaria en la discusión y aprobación de esta nueva institucionalidad, estoy segura que nuestros parlamentarios así lo harán", pero, sin embargo, curiosamente, el Ejecutivo no le dio carácter de urgencia a la discusión, facultad de la cual goza. Cabe, entonces, preguntarse: ¿qué celeridad le pide el gobierno a los parlamentarios, si la administración de Bachelet no evidenció la primera señal al conferirle suma urgencia al proyecto?

En entrevista con EL MURO, el diputado René Saffirio mantiene su visión crítica respecto de la actuación del gobierno en la crisis que enfrenta el Servicio Nacional de Menores y que, por lo demás, se arrastra por años y que se ha ido agudizando. “Después de la última reunión de la Comisión Investigadora del Sename, a la que asistió el Ministro de Justicia (Jaime Campos) y la directora nacional del Sename (Solange Huerta), cuando le pregunté cuál era la disposición del gobierno para dar urgencia a estos proyectos –simple urgencia, discusión inmediata- la respuesta insólita del Ministro de Justicia fue decir ¡yo no puedo dar esa respuesta, porque no soy responsable de las urgencias! Eso, fue una respuesta que, obviamente, generó mucha inquietud en la sesión, ya que todo el mundo sabe que las urgencias las impone, exclusivamente, el Ejecutivo. El Ministro debió haber contestado si estos proyectos tienen urgencia o no en su discusión y tramitación”.

Saffirio, de manera categórica, señala que “una cosa es que el Ejecutivo presente los proyectos y los deje ahí y, al cabo de un año, diga: ¡Miren, esos proyectos están durmiendo el sueño de los justos en el Congreso, porque el Congreso no los ha acelerado! Ése es el típico discurso irresponsable que no asume que las urgencias, la rapidez de la tramitación de los proyectos depende, exclusivamente, del Ejecutivo y no del Congreso”.

Ante ese escenario, se le pregunta al diputado miembro de la Comisión de Familia de la Cámara Baja, por qué se envía un proyecto de ley que crea dos nuevos servicios, antes que se resuelvan los actuales problemas del Sename, con la intención que más de alguien podría tener de instalar parches, responde: “Es una pregunta que se le hizo al Ministro de Justicia en una reciente reunión que fue muy dura, muy compleja, incluso, con organismos no gubernamentales que apoyan la infancia, a gritos con el Ministro. Tanto la directora nacional del Sename como el propio Ministro de Justicia trataron de convencernos de que, al interior del Sename, se están tomando todas las decisiones necesarias para que los niños sean respetados en sus derechos, eso no es así, eso es falso. Nada ha cambiado, respecto de la vulneración de niños, niñas y adolescentes de centros del Sename”.

-A su juicio, si la responsabilidad es del Ejecutivo, ¿a qué atribuye esta falta de interés, derechamente, por parte del gobierno al presentar los proyectos de división del Sename y no estableciera alguna urgencia a la iniciativa?

Porque, simplemente no son temas que para el gobierno tengan urgencia, porque ninguno de esos proyectos está relacionado con tocar un tema que es de fondo como es el mecanismo de financiamiento de las instituciones privadas que, durante décadas han mentido al país y han ocultado los abusos y las muertes. Ninguno de los proyectos modifica el mecanismo de financiamiento y se sigue estimulando la permanencia indefinida de niños y adolescentes en centros del Sename, cuando en realidad lo que se debiera premiar, por parte del Estado, es el egreso de los niños, niñas y adolescentes, a través de procedimientos más acelerados de adopción, la reinserción en los casos en que sea posible con sus familias, o con familias de acogida. Como no pueden compatibilizar en un proyecto de ley, con el interés superior del niño y la defensa de los intereses financieros de las instituciones que reciben subvención del Sename, año a año, obviamente, entonces, que no les interesa agilizar el proyecto, porque saben que esa discusión va a generar un ambiente de distancia muy grande con los proyectos.

-¿Por qué es imprescindible modificar el mecanismo de financiamiento?

Ahí es donde radica la perversión más grande del sistema, porque se le paga a las instituciones por niño día/atendido, en consecuencia, el estímulo que las instituciones tienen es que esos niños permanezcan en lugares inapropiados, el mayor tiempo posible, porque si se les van pierden dinero. Lo otro es que los distintos operadores políticos se han apropiado de los $185 mil millones anuales que el Sename paga, es decir, aquí hay un lucro horroroso no sólo con las subvenciones, sino con la permanencia indefinida de niños, niñas y adolescentes en recintos del Sename.

-Pero, ¿este lucro existe porque los órganos competentes lo permiten, o sea, se da a vista y paciencia del propio gobierno?

Por supuesto. El país ya sabe que las instituciones están integradas por reconocidos lobistas que forman parte de los directorios y cuyas entidades administran centros del Sename, ya sea de internación o de atención ambulatoria, y reciben la mayor cantidad de dinero de parte del Servicio Nacional de Menores. Eso, se descubrió el 2016 y lo grave es que sabiéndose, no se tome ninguna medida. Ningún gobierno ha hecho nada al respecto, ni éste, ni el anterior, ni el anterior. A nadie le importó nunca este tema.

-¿Y no se hace el cambio del sistema de financiamiento, porque algunos sectores se van a ver perjudicados, perdiendo las millonarias subvenciones que reciben?

Evidente, entonces, hay dos intereses en colisión, choca el interés superior del niño con los intereses económicos de las instituciones colaboradoras que han hecho, horrorosamente, mal su trabajo, entonces, como esas instituciones, además, son controladas por personas que adhieren a determinados sectores políticos o sociales, entiéndase partidos políticos, grupos políticos, iglesias, evidentemente, que nadie quiere tocar el tema del financiamiento.  

-En relación al financiamiento del Sename y las instituciones que dependen de este servicio, ¿lo que hay detrás de las subvenciones a los centros que dependen del Servicio Nacional de Menores, es al final de cuentas, un negocio?

Creo que hay instituciones que no lucran con la subvención, también creo que hay otras que sí lucran con la subvención, porque es raro que entre 2006 y 2016 se haya pasado de gastar $5 millones al año a gastar $16 mil millones al año por aplicación de la norma especial del Nº 80 bis.

-¿Cuál es, específicamente, la norma especial Nº 80 bis?

Imagina que yo soy el Sename y contrato con la Fundación Mi Casa, mil cupos al año en sistema de internación. Si un juez de familia dispone que un niño se vaya a un centro de la Fundación Mi Casa y esa fundación dice ¡perdone, ya tengo los mil cupos completos!, entonces, la Fundación Mi Casa le pide al Sename que la autorice a recibir al niño con cargo al 80 bis, a partir de la resolución que tomó el juez de familia. El Sename, autoriza el uso del 80 bis y, ése gasto, ha pasado desde 2006 de cinco millones al año a $16 mil millones al año.

-¿Cómo se entiende ese aumento tan explosivo?

Nunca lograron explicarlo ni la directora nacional del Sename (Solange Huerta) ni el Ministro de Justicia (Jaime Campos) en la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados. La verdad es que me resulta absolutamente sospechoso.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...