Propuestas tributarias

0
221

La gente que trabaja y emprende se pregunta con razón, ¿cuándo se cambia la reforma tributaria? Les molesta profundamente tener que destinar parte de su tiempo para entender una reforma que sólo genera confusión, y que ha provocado problemas a nuestra economía.

Los autores intelectuales de esta reforma -ninguno actualmente en el SII-, sostenían equivocadamente que si se comparaba nuestro país con la OCDE, en Chile se pagaba poco impuesto. No consideraban en su análisis que en la mayoría de los países de la OCDE la previsión y la salud es financiada por el Estado, con cargo a los impuestos, y que en Chile ambos conceptos son pagados por los privados, y no por el Estado. Es el privado el que paga su previsión y financia su salud. De hecho, lo hace muchas veces agregándole a lo que paga por ley (17%), un adicional, que paga directamente en la ISAPRE, en la AFP o con un tercero (compañía de seguros).

Pero no sólo paga eso, que es transversal, sino que debe soportar por cada bien que compra y servicio que recibe, un 19% de IVA. Pero al Estado nada de eso le es suficiente, pues si la persona trabaja, el empleador debe retenerle un porcentaje que varía en función de lo que se percibe. Normalmente la gente acuerda su renta en términos líquidos, por lo que el empleador es quien asume esa diferencia. Cabe subrayar que en el tramo más alto, ese impuesto llega a un 35%. Ahora, si la persona en cuestión es independiente, estará sujeta a la misma tasa; sólo que si desea emprender, estará expuesto a pagar hasta un 44%. En efecto, este último impuesto lo paga quien es dueño o accionista de una empresa sujeta al sistema parcialmente integrado, toda vez que en ese sistema el contribuyente sólo tiene derecho a un 65% del crédito.

Sin embargo, no sólo se pagan los impuestos referidos. Se deben pagar contribuciones por los bienes raíces, independiente de lo rico o pobre que se sea en la fecha que se cobra este impuesto; permisos de circulación para poder movilizarse en vehículo; si se pide un crédito o se hace un giro desde un cajero automático también debe pagarse impuesto (Timbres y Estampillas); deben pagarse peajes por transitar en carreteras concesionadas; patentes por ser titular de una sociedad (no importa en la lógica de nuestros tribunales que la actividad en cuestión en realidad no se ejerza por uno, sino que por un tercero en beneficio de uno ). Y si todo lo anterior no hubiese bastado, cuando uno muere, hasta un 25% de lo que uno deja en bienes paga también impuesto. Lo mismo si tiene la ocurrencia de querer ayudar a otra persona, pues también se paga impuesto si se dona.

Hasta antes de la Reforma Tributaria de Michelle Bachelet, los contribuyentes conocían muy bien su sistema tributario. Es cierto que había vacíos o lagunas que los contribuyentes aprovechaban, pero también es cierto que el legislador de tiempo en tiempo se encargaba de cubrirlas, y que lo hacía con mucha eficacia. Si no lo hacía, quien actuaba era el propio SII, que ejercía sus atribuciones con especial celo y bastante éxito.

Sin embargo, alguien consideró que en Chile se pagaba poco impuesto, y en vez de aumentar la tasa del Impuesto de Primera Categoría, o de establecer una norma de control por los retiros y los dividendos, estableciendo que tratándose de esos ingresos, el impuesto que aplicaría no podía ser inferior al impuesto de categoría, se puso creativo y optó por diseñar un nuevo sistema, único en el mundo, que partió por eliminar una norma, que criticada por todos, lo que hizo mientras estuvo vigente fue incrementar significativamente el ahorro y consecuentemente la inversión en el país.

Pero no le bastó con eliminar ese sistema, sino que además generó un doble sistema, que aparte de engorroso, resulta injusto y discriminatorio, toda vez que en un esquema se paga más impuesto que en el otro. Lo anterior, sumado a las numerosas facultades que se confirieron al órgano fiscalizador, configuraron un escenario traumático para el emprendedor, y especialmente para su asesor, que ahora tiene muchas dudas.

Para contribuir en parte con una solución a la problemática expuesta y hacer más fácil los cambios, me permito las siguientes sugerencias:

1. Eliminar el IVA en la venta de inmuebles.  La introducción de este nuevo hecho gravado, sólo ha generado distorsiones en el mercado inmobiliario y ha puesto trabas innecesarias a la circulación de los bienes.

2. Conservar un sistema simplificado para las PYMES, que opere bajo el formato del actual artículo 14 ter.

3. Para las empresas que no cumplan con las exigencias para ser 14 ter, o cumpliendo con dichas exigencias, prefieren sujetarse al régimen general propongo: La supresión de sistemas alternativos, estableciendo un único sistema integrado, que funcione bajo el esquema anterior, en que se paga si se retira, con la salvedad que el impuesto que se paga por ese retiro no puede ser menor al impuesto de Categoría.

Este cambio promueve el ahorro y el crecimiento, y no afecta los ingresos del Estado, porque el impuesto de Primera Categoría siempre será ingreso para el Fisco. No deberá devolverlo, pues lo que se paga a nivel de impuesto terminal por ese retiro o dividendo no puede ser menor a lo que se pagó.

Para corroborar el efecto propuesto, haré un comparativo entre el sistema actual, considerándolo vigente, más el propuesto, que es más simple y de mejor recaudación, y que es el que sigue y se justifica con la explicación que se articula en el número 4.

ANTECEDENTES

Determinación del IDPC
Utilidad Empresa 150.000.000
Tasa IDPC 27%
IDPC a pagar 40.500.000
Disponible para retiro 109.500.000

 

SISTIMA ACTUAL

I. Determinación del IGC de los socios
 Socio 1  Socio 2  Socio 3
Retiros 60.000.000 24.750.000 24.750.000
Incremento 22.191.781 9.154.110 9.154.110
Base Imponible IGC 82.191.781 33.904.110 33.904.110
IGC 15.622.479 2.046.203 2.046.203
Crédito IDPC (22.191.781) (9.154.110) (9.154.110)
Débito Fiscal por restitución 7.767.123 3.203.938 3.203.938
Impuesto a pagar 1.197.822 (3.903.968) (3.903.968)

 

II. Total de impuestos
Total IDPC pagado 40.500.000
Total IGC pagado por socio 1 1.197.822
Total IGC pagado por socio 2 (3.903.968)
Total IGC pagado por socio 3 (3.903.968)
Total impuestos por retiro total de utilidades 33.889.886
Tasa efectiva 22,59%

 

PROPUESTA SISTEMA INTEGRADO

I. Determinación del IGC de los socios
 Socio 1  Socio 2  Socio 3
Retiros 60.000.000 24.750.000 24.750.000
Incremento 22.191.781 9.154.110 9.154.110
Base Imponible IGC 82.191.781 33.904.110 33.904.110
IGC 15.622.479 2.046.203 2.046.203
Crédito IDPC (22.191.781) (9.154.110) (9.154.110)
Impuesto a pagar (6.569.302) (7.107.906) (7.107.906)

 

II. Total de impuestos
Total IDPC pagado 40.500.000
Total IGC pagado por socio 1 0
Total IGC pagado por socio 2 0
Total IGC pagado por socio 3 0
Total impuestos por retiro total de utilidades 40.500.000
Tasa efectiva 27,00%

 

DIFERECIA DE RECAUDACIÓN ENTRE AMBOS SISTEMAS

Total impuestos por retiro total de utilidades sistema integrado 40.500.000
Total impuestos por retiro total de utilidades sistema actual (33.889.886)
Mayor recaudación sistema integrado 6.610.114

 

 

  1. Bajo la fórmula que se plantea, aproximadamente el 77,70% de lo que se pague por las empresas no se devolvería. Cabe subrayar que en este esquema no se incluye lo que se recauda por el impuesto único pagado por los trabajadores, ni el IGC calculado sobre las otras rentas, excluidos los dividendos o retiros que pagarían el mismo impuesto de categoría, independiente de la renta que obtenga quien la perciba.
  2. En este esquema reincorporaría las reinversiones. Debe facilitarse el acceso de capital a los emprendimientos nuevos, sin que al hacerlo implique un costo para la empresa.

 

Christian Aste
Abogado de Villarroel, Levaros, Aste & Baraona

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here