Las cualidades de un buen empresario

0
988

Estamos acostumbrados a escuchar en los medios y en el ambiente que nos movemos, sobre esto o lo otro -sea bueno o malo, que hizo un determinado hombre de negocios.

Lamentablemente, muchas veces nos quedamos con lo injusto, escandalosos y morboso del comportamiento de los empresarios, sin resaltar los rasgos positivos de muchos de ellos. Al mismo tiempo, olvidamos que ese empresario que se equivocó, -como lo hacemos todos los días-, también se puede levantar,  pedir perdón y aprender del error cometido. Entonces, ¿Porque no darle la oportunidad a la persona que se  cae?. En este caso no me refiero a un perdonazo en la justicia civil o penal, sino a un perdón social, a para de condenar esterilmente a los empresarios, y.al mismo tiempo, proponer soluciones que nos convengan a todos.

Entonces: ¿Cuales son las cualidades que hacen del empresario una persona valiosa, que aporta a la sociedad, de esos que levantan al país, y de los cuales no podemos prescindir?

a) Patriotismo: Consiste, entre otras cosas, en no haya un interés único en el porvenir económico de la familia o de los más cercanos, sino que en ayudar , aportar, dar ideas para solucionar los problemas que tenemos como sociedad. Ante las falencias culturales, morales y materiales que muchos chilenos tenemos, el empresario patriota tiende una mano. Al mismo tiempo, esta persona se interesa por el bienestar de los trabajadores y sus familias. Lo decía Benedicto  XVI en su encíclica social: la caridad no sólo se vive en las relaciones individuales , sino también en las económicas, en las sociales y en las políticas. La separación de la solidaridad del ámbito de la empresa es una de las grandes pérdidas que los empresarios pueden y deben revertir en el ámbito de la relación entre ellos con sus trabajadores y el resto de la sociedad.

b) Honestidad: Consiste en dar , entre otras cosas, una información correcta, oportuna y veraz de lo que ocurre en el interior de la empresa a clientes, accionistas y proveedores. Uno de los grandes problemas de los negocios es el de  la desconfianza, la que se genera, precisamente, por la falta de honestidad. Muchas veces preferimos que por alguna omisión o error que hayamos cometido, y que signifique un revés económico, la gente no se de cuenta , y ocultar esa equivocación. Pero un emprendedor honesto se comporta en forma distinta: prefiere dar la cara, asumir las pérdidas, y tener la conciencia tranquila.

Supe un caso de un proveedor de alimentos para aves: le aumentó 15 veces el precio de un producto para combatir una enfermedad intestinal en las gallinas. El productor de huevos se dio cuenta, y lo cortó inmediatamente. Al final, la persona que hizo la jugada trucha salió perdiendo, perdió un cliente. Y en el ámbito empresarial estos casos no son tan poco comunes.

c) Un buen empresario no cae en la idolatría de la plata y el poder, y no es esclavo de los bienes que tiene. Al mismo tiempo, tiene un estilo de vida sencillo, discreto, y alejado de los gastos superfluos. Así, se convierte en una persona consciente de los problemas del país, y tiene una real intención de solucionarlos. Esto tiene que ver con el patriotismo ¿ Cómo ver las necesidades del país si es que a los empresarios los mueve un materialismo cortoplacista?. La destrucción del medio ambiente  es una consecuencia de la falta de templanza.

d) Tener la capacidad de poder salir de su ámbito laboral:  Este empresario se preocupa por el desarrollo y fomento de las artes, el humanismo y las ciencias. Un ejemplo de esto puede lo que hizo el destacado empresario Ricardo Claro, que financió la llegada a nuestro país de la Filarmónica de Israel. Esto implica no ver a la actividad empresarial como una actividad “superior” a las demás.

e) Responsabilidad y trabajo bien hecho: Este emprendedor sabe que el éxito – o fracaso- de su negocio , dependerá, en gran medida, de su laboriosidad, del empeño que puso para solucionar un problema complejo. Al mismo tiempo, se da cuenta que en algunas áreas esta menos capacitado y se deja asesorar por quienes lo saben hacer mejor.

Por último, los empresarios que cumplen estas características hay algunos, pero faltan  más. Lo importante es que hayan muchos más.

Aníbal Domínguez Valdés.

Agricultor

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here