UF:26.581,81 UTM:46.600,00 Dolar:646,33 Euro:760,55 Cobre US$/Libra:2,92 Petróleo WTI US$/Barril:47,09 Ipsa:4.104,19 Dow Jones:21.724,50

Claudio Alvarado (IES) y crisis DC: “Hay un punto en que navegar sin timón pasa la cuenta”

Martes 8 de agosto de 2017

El subdirector del think tank comenta el complejo momento de la Falange: “Las riendas ideológicas de la izquierda nacional hoy apuntan hacia un estatismo individualista que nada tiene que ver con el espíritu socialcristiano”.

Aguas agitadas ha debido navegar en las últimas semanas la DC y que la han tenido con agua entrando a la embarcación desde distintos frentes.

¿Las complicaciones? Varias. Primero, un continuo enfrentamiento entre Goic y sus huestes buscando un apoyo esquivo, situación ahondada por el “caso Ricardo Rincón”. A eso se suma la aprobación del proyecto de aborto en el Senado con votos DC y la ratificación del consejo democristiano de un pacto electoral con el MAS y la IC.

“Lo menos que puede decirse es que el propósito de reivindicar la identidad DC está lejos de materializarse. Pero ello no sorprende demasiado. Cualesquiera sean los méritos de Carolina Goic, ella, a diferencia de Mariana Aylwin, Jorge Burgos o Soledad Alvear, nunca estuvo incómoda con la Nueva Mayoría; de ahí que votara entusiasta sus reformas emblemáticas. En sus parlamentarios se observa similar tendencia: aunque hay excepciones -Patricio Walker, Iván Flores, Marcelo Chávez-, los diputados y senadores DC no se ven muy empeñados en marcar la diferencia”, analiza Claudio Alvarado, subdirector del IES.

Así prosigue su análisis: “En parte porque, la verdad sea dicha, nadie sabe bien en qué podría consistir tal empeño. Si la DC hoy tiene un proyecto que ofrecer al país (¿lo tiene?), no es claro qué lo distingue de la socialdemocracia. Es probable que ése sea su mayor drama: se mimetizó con sus aliados posdictadura al punto de olvidar su orientación fundamental. Revisando la historia corta -Aylwin, Krauss, Cumplido-, y más aún la larga -los orígenes falangistas, la motivación en las encíclicas sociales, la influencia de Maritain-, este partido anhelaba encarnar algo más, algo distinto. Como dijera Joaquín Fermandois al comentar una biografía de Frei Montalva, la generación del ex presidente, con sus luces y sombras, solía promover una política con hálito trascendente. Justo el tipo de inspiración que perdió el PDC, y que sus militantes genuinamente socialcristianos buscarán más temprano que tarde en otro lugar”.

Así analiza Alvarado con EL MURO la realidad de un partido sacudido y que pareciera no saber bien qué rumbo tomar.

-¿Por qué cree que Goic no ha logrado un respaldo claro al interior del su propio partido?
-En lo inmediato, sin duda le ha afectado su baja popularidad en las encuestas. Pero ese mismo fenómeno -el hecho de subordinar una y otra vez la acción política a las encuestas- manifiesta que estamos en presencia de un problema más profundo. A mi entender, él consiste en la falta de un proyecto político definido. Esto de seguro se explica por muchos motivos, pero entre ellos juega un papel importante el olvido de la inspiración fundacional de la DC por parte de buena parte de su dirigencia.
-¿El apoyo de algunos dirigente al proyecto de aborto en 3 causales fue un hecho que contribuyó a esta disonancia interna?

-Es un síntoma más, aunque particularmente grave, de ese olvido y de la falta de un proyecto político consistente. ¿Cómo explicar que los parlamentarios de un partido de inspiración cristiana, y cuyo congreso ideológico se pronunció en contra del aborto, apoyen una iniciativa como ésta? Acá no se trata sólo de la defensa de la vida humana inocente, sino además de un problema de perspectiva política, pues la DC termina abrazando categorías puramente individualistas al abordar temas de primer orden. Vaya comunitarismo.

-¿Y qué hay del acuerdo preliminar de pactar electoralmente con el MAS y la IC?

-Lo mismo: se trata de otro síntoma muy notorio de la desorientación que hoy cunde en el partido de la flecha roja, tal como en su minuto fueron la aceptación del programa de Michelle Bachelet y de la entrada del Partido Comunista a la coalición de centroizquierda. Hay un punto en que navegar sin timón pasa la cuenta, y eso es precisamente lo que sucede hoy con la DC. Sergio Micco no se refichó, Patricio Walker decide no continuar como senador, militantes jóvenes valiosos renuncian a sus militancias, y así, suma y sigue.

-¿Es posible aclarar con nitidez qué ideas son las que hoy defiende la DC?

-La historia de la DC, como la de todo partido, tiene luces y sombras, pero la fractura actual es bien llamativa justamente por este aspecto. Hoy no se vislumbra ningún tipo de claridad sobre su orientación y los contornos de su proyecto político. De hecho, se observan al menos dos divisiones muy marcadas. Por un lado, la división entre complacientes y flagelantes, concertacionistas y nuevomayoristas, viudos de Lagos y adeptos de "El otro modelo"; y por otro, la división entre quienes están dispuestos a tomarse en serio la inspiración cristiana en temas de vida, familia y libertad de educación, y aquellos  que no. En este contexto, nada de extraño que al momento de pensar en posibles alianzas futuras se evalué desde el MAS y la IC hasta RN, pasando por Ciudadanos y Amplitud.
-¿Es lógico que la DC siga siendo o se muestre como un partido de centroizquierda?

-Quizás se explica por el cuadro de confusión descrito, y sobre todo por las trayectorias biográficas de muchos de sus líderes, cuyas vidas están marcadas por la lucha contra Pinochet. Sin embargo, desde la perspectiva de las ideas y proyectos políticos de largo aliento resulta bastante difícil de comprender esa insistencia. Las riendas ideológicas de la izquierda nacional hoy apuntan hacia un estatismo individualista que nada tiene que ver con el espíritu socialcristiano y comunitario que supuestamente se encuentra en las raíces de la DC.

-Por último, ¿qué se puede esperar desde ahora en la candidatura de Goic?

-Pese a todo lo señalado, a Carolina Goic le basta un discurso moderado en temas socioeconómicos para irse ganando un lugar en la discusión. Si se quiere, ella intentará llenar el vacío que dejó la bajada de Ricardo Lagos. La gran duda es si basta con reivindicar la socialdemocracia para estar a la altura del ideario y la inspiración fundacional de la DC. Al menos a mí me parece demasiado insuficiente.

EL MURO

Foto: Agencia Uno

 

Relacionados

El "meme" del día

Underjackson...

Underjackson...